Miércoles, 26 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Fiestas Patrias en el río Claro

Un festejo que de chilenidad tiene cada vez menos

Visitantes criticaron que en esta celebración hay cada vez menos venta de productos típicos, y echan de menos juegos tradicionales, y más locales de artesanía, ya que había solo uno de artículos de mimbre

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 20 de Septiembre 2016

TALCA.- “Veníamos comentando que las ramadas no están como en años anteriores. Es como andar en el centro porque venden de todo, pero no hay juegos típicos ni música chilena. Se echa de menos, más locales de artesanía, para que parezcan Fiestas Patrias”, opinó Gilda Díaz, quien ayer fue a  celebrar su cumpleaños junto a su familia a las fondas del balneario del río Claro, de esta ciudad.

Y eso salta a la vista al recorrer los puestos del que debiera ser el epicentro del festejo patrio en la ciudad, que con orgullo grita a los cuatro vientos que acá se firmó el Acta de la Independencia.

Muy lejos de los productos típicos, propios de esta tierra huasa, este año se podía encontrar casi de todo, literalmente. Junto a los terremotos, empanadas y anticuchos llamó la atención la alta cantidad de locales de venta de llaveros, ropa, juguetes, pendrives con música “pirateada” de los más diversos estilos, poleras e, incluso, ampolletas LED, por nombrar solo algunos.

Gloria Letelier contó que “queríamos ver la artesanía, pero no hay nada. Antes había greda, madera, pero ahora solo mimbre. Me parece ridículo, porque lo que más hay es trago y comida. Creo que está mal organizado y hay que atravesar todo y al final hay solo un local, más un par de puestos con manualidades, pero muchos de cerveza”.   

A su vez, Adriana Castillo señaló que ayer fue el primer día que acudieron con su marido, hijos y sobrinos y estaban partiendo con un anticucho. “Hay harta  gente, pero pese a ello no hay aglomeraciones y está tranquilo”, opinó. 

 

LOCATARIOS

Carlos Salas, junto a su esposa Nadia Flores, expusieron productos en mimbre, pero lamentó que “se están olvidando de los artesanos. Venimos desde hace cinco años a esta feria, y la gran sorpresa que me llevé es que soy el único artesano. Parece que la organización le está dando preferencia a la reventa de cosas”.

Recordó que antes en este evento se exigía ser artesano y llevar materiales para mostrar a la gente cómo desarrollan su trabajo. “Insistimos mucho, e incluso mi señora tuvo que ir a la municipalidad de Talca a hablar con los encargados para que nos aceptaran, a pesar de que los organizadores nos conocían. Costó un mundo y al final sobraron como diez stands”, criticó.

En otro sector, entre churros y jugos naturales, estaban Luis Rodríguez y su esposa Carmen Salazar, en su  local de venta de ampolletas LED y otros artefactos con esta tecnología. Si bien reconoció que se trata de productos que no guardan ninguna relación con un evento como Fiestas Patrias, dijo que “igual funciona porque es la novedad, así que nos ha ido muy bien”.

Agregó que “los puestos se van a remate y uno ve qué coloca. Solo preguntan si uno planea vender comida, por el tema del agua y sanidad”.

 

María Isabel Triviño

 

Balance

 

José Pardo, vendedor del Rincón de Moe, contó que “en comparación con el año pasado ha estado bajo el flujo de gente, pero el que se queja es de lleno, porque igual ha habido ventas, aunque menores que el 2015. Igual salvamos los costos y queda un poco de ganancia”.

En tanto, el teniente de Carabineros José Silva dijo que en estos días “no se han encontrado muchos delitos, ni tampoco agresiones y el comportamiento de la gente ha sido bueno. No ha habido tantas personas ebrias en la tarde porque vienen en familia, pero en la noche es un poco más complicada la situación”.

Volver

Comentarios