Jueves, 15 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos nubosos con lluvia debil
En las zonas afectadas por los incendios

Una reconstrucción educacional que va desde la infraestructura hasta la parte emocional

La ministra (s) de Educación, María Isabel Díaz, entregó detalles de lo que es el trabajo en esta materia, y que se plantea como un esfuerzo en distintos frentes, ya que no solo es la pregunta del “desde dónde” volver a empezar, sino también por las condiciones, en su amplio sentido

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 13 de Febrero 2017

TALCA.- Fueron cuatro establecimientos educacionales con pérdida total y uno con pérdida parcial en la Región del Maule tras los megaincendios forestales. Las comunidades afectadas han pedido en las reuniones con las autoridades que los ayuden a que en marzo próximo, por lo menos en éste ámbito, se vuelva a la normalidad.

La ministra (s) de Educación, María Isabel Díaz, aseguró que hasta ahora se ha trabajado con la meta de lograr volver a clases el 6 de marzo, fecha oficial de comienzo del año escolar.

“Tenemos todo el impulso se hacerlo el 6 de marzo, ese fue el compromiso. Ahora, muchas veces hay factores que no dependen completamente de nosotros, pero estamos bien optimistas porque aquí hay una voluntad tanto del sector público como del sector privado, y también los alcaldes están muy comprometidos de poder lograr que esos niños ingresen el 6 de marzo”, dijo.

 

INFRAESTRUCTURA

-¿Cómo serán las nuevas características del Liceo Enrique Mc Iver de Santa Olga?

El Liceo Enrique Mc Iver es uno de los más grandes que hay y había una proyección de transformarlo en polivalente. Eso sigue en pie y hay muchos interesados de empresas privadas de poder aportar para hacer un liceo de características muy modernas. Y el alcalde tiene ahí ya su terreno listo, y en eso estamos trabajando el Ministerio de Educación, la municipalidad, la empresa privada. Y ahora también se ha sumado el Ministerio de Obras Públicas y eso es también bien importante porque ya estamos con proyecciones ahí en mano, para poder trabajar en la viabilidad de ese proyecto que es bien significativo para la comunidad de Santa Olga.

 

-¿Se ha conversado ya sobre la posible oferta académica?

No conversamos precisamente porque yo creo que hay distintas visiones. Y lo que hay que hacer es que esta oferta converse con lo que ocurre con la demanda de las fuentes laborales que hayan. Y también la zona. Hay que ver, porque es una zona que es forestal y habrá que ver las alternativas, eso se hace en una decisión conjunta de los distintos actores comprometidos, entonces eso es parte de soñar el nuevo liceo y hay muchos intereses en el sentido de apoyarlo.

 

-Entre las otras infraestructuras dañadas hay escuelas que tenían dos y ocho alumnos respectivamente. ¿No estuvo la opción de quizás cerrar esas escuelas y reubicar a los alumnos?

Nuestra misión es fortalecer la educación rural y esas escuelas también tienen potenciales demandas adicionales que han ido surgiendo, y por lo tanto tenemos que proteger el funcionamiento y resguardar el funcionamiento de esas escuelas, a menos que las comunidades manifiesten otra cosa. Pero está la voluntad de reconstruirlas dotándolas de todo lo que se requiere, con el equipamiento, porque es bien importante que las escuelas rurales tengan las mismas oportunidades que están teniendo las escuelas urbanas, pero con sus sellos distintivos que son propios de la ruralidad.

 

RECONSTRUCCIÓN

EMOCIONAL

La ministra (s) asegura que se ha estado trabajado en que los alumnos reciban todos aquellos elementos adicionales para su desempeño escolar que perdieron: uniformes, mochilas, útiles escolares, computadores en aquellos casos que tenían. Pero ¿Qué pasa con el estado anímico de estos niños?

“Hay experiencia acumulada en esto -responde- y nosotros contamos con programas de apoyo psicosocial tanto del Mineduc como de Junaeb, tenemos también Unicef, tenemos distintas variantes en esto. Y lo más importante es no pensarlo solamente en la primera semana, sino este es un apoyo psicosocial que se mantiene en el tiempo porque es una situación traumática y que afectó no solamente a la familia, a los niños; sino también a los docentes y a los directivos, y por lo tanto es necesario hacerlo. Forma parte del itinerario pedagógico, y hay que incorporarlo firme, muy decidido, y que se mantenga por lo menos durante un año, porque eso requiere un tiempo”.

“Los sicólogos siempre hablan de procesar la experiencia. Cuando se procesa la experiencia hay que buscar las distintas alternativas y canales. Hay experiencia en esto y hay un programa que nosotros le llamamos por ejemplo Programa Habilidades para la Vida que justamente hace un trabajo sobre el impacto que se debe sistematizar cuando ocurre este tipo de situaciones”, concluye.

Daniela Bueno

 

Volver

Comentarios