Lunes, 24 de Junio de 2019
A la fecha está en prisión preventiva

Vecinos califican como injusta la detención de hijo imputado por abandono

Periodista: Michel Hechavarria - Fecha de Edición: 09 de Junio 2019

Como injusto y cuestionable catalogaron el arresto de Ricardo Antonio Martínez los vecinos de la población Manso de Velazco, al afirmar que no es del todo cierto el abandono familiar de su madre, Inés Martínez, de 70 años, quien falleció ayer en el hospital Regional de Talca, donde ingresó el pasado jueves en riesgo vital, debido a deshidratación, hipotermia y debilidad porque llevaba 15 días sin comer.

 
Ricardo Martínez, quién fue formalizado el pasado viernes por la fiscalía en el Juzgado de Garantía de Talca, uno de los hijos de la víctima, podría afrontar una condena por este delito de cinco años y un día de cárcel, según el artículo 352 del Código Penal, donde se sanciona con presidio mayor a quien abandone a un familiar ascendiente, más aún, si de ello resulta que la víctima sufre lesiones o muere.

 
En gran medida, justamente debido a la magnitud de la sanción penal, el tribunal ordenó la medida cautelar de prisión preventiva en contra del imputado, a petición de la fiscalía. En aquella ocasión, la Defensoría Penal Pública se opuso, argumentando pruebas como declaraciones de testigos y familiares, descartando que se configure el grave delito de abandono de persona desvalida. De hecho, la Defensoría también anunció que recurrirá a la Corte de Apelaciones de Talca.

 

DIRIGENTE VECINAL
Dicha postura fue confirmada ayer por Mirian Opazo, presidente de la Junta de Vecinos de la Población Manso de Velazco, donde tenía domicilio la víctima, asegura haber coincidido con Ricardo a inicios de la semana pasada, en un negocio cerca de la casa de la madre, donde adquirió distintos productos para llevarlos a la mujer.

 
De esta forma, Mirian negó el abandono del imputado a su madre, afirmando que se trata de una persona de buenos valores y correcta conducta social, cuestionando el hecho que se le enjuicie como el responsable de dejar morir a su familia.

 
También sostuvo que la convivencia entre la difunta, el hijo acusado y su esposa, tuvo asperezas en más de una ocasión, a causa de los problemas de carácter de la anciana. Pese a ello, advirtió que el matrimonio no se desvinculó, a pesar de las responsabilidades laborales de ambos.

 

“NO ES UN DELINCUENTE”
Todo ello fue ratificado también por Víctor Cáceres, otro de los vecinos cercanos a esta familia, quien aseguró haber visto a Ricardo recientemente en la población. “Incluso a mitad de semana, cuando estuvo por acá, me dijo que lo echaron de la pega, porque no creían que venía a ver a la mama que estaba enferma”, afirmó.

 
Víctor destacó que se trata de un jefe de familia que tiene sus propias responsabilidades, las cuales no le permitían acudir con la frecuencia que quizás demandaba la situación por la cual atravesaba su madre y su hermano, pero que igualmente nunca abandonó a la mujer por el periodo de tiempo del que se le acusa. “Ahora lo procesan como si fuera un delincuente o un mal hijo cuando no es así”, aseguró.

 
Otros de los que atestiguó que Ricardo no dejaba de frecuentar a su madre, fue Sergio Cáceres, también vecino, quien aseguró que “el muchacho es muy conocido por todos. Al que usted le pregunte le van a afirmar que él nunca abandonó a su madre. Tanto él como su señora venía permanentemente a verla”, sostuvo.

Volver