Miércoles, 21 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
La misa funeral fue presidida por el administrador apostólico, monseñor Galo Fernández

Vecinos y comunidad eclesiástica despidieron al sacerdote Florentino Molina

Se declaraba de origen humilde y campesino. Fue tractorista en su juventud, agricultor y también gásfiter.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 24 de Agosto 2018

TALCA.- La Parroquia San Sebastián de la Población Carlos Trupp estaba repleta de gente. Todos quisieron estar presentes en el último adiós del sacerdote Florentino Molina, quien falleció a los 91 años.
Es que el padre “Floro”, como era nombrado cariñosamente por sus cercanos, era muy querido, respetado y valorado, ya que era uno más en la comunidad.
Ayer fue la misa funeral, presidida por el administrador apostólico, monseñor Galo Fernández y los miembros de la Diócesis de Talca.


Posteriormente fue trasladado a su última morada, el Cementerio Municipal de Talca, donde se vivieron momentos muy emotivos.

 

“MUY CERCANO”
“Era un sacerdote humilde, carismático, de pocas palabras, pero lo que decía, lo decía con mucha consistencia y fuerza, fuerza de la fe y espiritual. Él era feliz, pese a lo poco que tenía”, comentó en el funeral Guacolda Rojas, quién trabajó con el padre Floro durante 13 años en la comunidad de la Carlos Trupp.

 

ORIGEN
Debido a su edad y estado de salud, los últimos meses el padre Floro estuvo atendido en la casa Padre Manolo de Talca.
Pero su trayectoria fue amplia y abarcó varios sectores de la ciudad.
Su testimonio se basó en sus vivencias, desde que se fue de su hogar a los 17 años, cuando fue tractorista, sembró arroz, y también su oficio de gásfiter. La cercanía con su pueblo era todo.


Karin Lillo

Volver

Comentarios