Domingo, 17 de Diciembre de 2017
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
La Copa Confederaciones fue esquiva

Alemania terminó con el sueño de Chile

La Roja perdió por la mínima diferencia ante el actual campeón mundial. Un error garrafal de Marcelo Díaz fue letal para un equipo que batalló, pero que debió conformarse con el segundo lugar

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 03 de Julio 2017

La selección de Alemania se proclamó ayer campeona de la Copa Confederaciones al derrotar por la cuenta mínima a Chile, en un partido que se definió con un error garrafal en defensa de la Roja.

De esta forma, los alemanes inscribieron por vez primera su nombre en este torneo, en el que Brasil había ganado las tres últimas ediciones.

Fue un trabajo de mucha efectividad alemana, en el que los pupilos de Joachim Löw aprovecharon inteligentemente las desinteligencias de Chile y mantuvieron la calma en todo momento, muy al contrario que el equipo rival, que fue todo pasión y nervios.

 

YERRO

El yerro de Marcelo Díaz a los 20 minutos marcó el trámite de la final, ya que hasta ese momento la Roja tenía desacomodada a la escuadra campeona mundial.

Alexis Sánchez no tuvo su día, pero tampoco el resto de los integrantes de la generación dorada del fútbol chileno, que no supieron reponerse del duro de ese tanto desafortunado.

Los dos técnicos repitieron equipo en relación a las semifinales, con la excepción de Mustafi, el central del Arsenal, que volvió al once titular de Alemania.

Chile salió a ejercer una presión alta a los alemanes desde el primer minuto con hasta cuatro jugadores presionando la salida del balón, lo que obligó a Ter Stegen a dar más de un pelotazo.

 

PRIMERA

La primera ocasión llegó antes de los cinco minutos, en una buena combinación del equipo nacional que terminó con un disparo al borde del área chica de Arturo Vidal que el meta del Barcelona acertó a despejar con los pies.

En el primer cuarto de hora los alemanes apenas pasaron el medio del campo, mientras Alexis Sánchez y Eduardo Vargas pusieron a prueba en otras dos ocasiones a Ter Stegen.

A los 20 minutos el tocopillano tuvo en sus pies el primer gol después de que el portero teutón no fuera capaz de contener un disparo desde fuera del área de Arturo Vidal.

Y es que un minuto después ocurrió un accidente que marcaría la final. Marcelo Díaz intentó pasar a un rival cuando era el último jugador y el balón se lo quitó Werner, que ante la salida desesperada de Claudio Bravo  cedió el balón a Stindl para que marcara en los 20’.

 

GOLPE

Tras el duro golpe de ese tanto, Chile pareció haberse recuperado, pero fue por instantes, ya que Leon Goretzka pudo de nuevo marcar con un disparo cruzado desde la derecha.

El mismo jugador dio un pase de gol a Werner en un contragolpe, pero este falló en el control, y Draxler puso los nervios de la marea roja con otro disparo que pasó muy cerca el poste izquierdo defendido por Bravo.

Estaba claro que los nervios se apoderaron de los futbolistas nacionales, ya que Jara repitió el error de Díaz y le regaló el balón a los alemanes, pero por suerte para los chilenos, Bravo tapó el remate de Goretzka.

No habían pasado diez minutos y Pizzi reemplazó a Díaz para que ingresara Leonardo Valencia, pero los chilenos comenzaron a frustrarse, a protestar al árbitro por cada jugada y a caer en el juego de mucho roce.

Así, Jara dio un codazo a Werner en una jugada en la que mereció una roja directa, pero el VAR le perdonó la vida y lo dejó en amarilla.

A falta de 20 minutos los chilenos se recompusieron y comenzaron a atacar, aunque expuestos al mortal contraataque alemán.

Ter Stegen, que había tenido poco trabajo tras el descanso, despejó a córner un disparo desde fuera del área de Charles Aránguiz en los 79 minutos.

Al minuto siguiente ingresó al campo de juego el talquino Ángelo Sagal, quien en los 84’ tuvo en sus pies el empate tras una jugada en la que Edson Puch fue el que fue partícipe en la generación.

Alexis Sánchez también probó a Ter Stegen  de tiro libre en los descuentos, pero el barcelonista despejó y garantizó el título para su equipo.

Entre los vítores de su gran afición, que no dejó de creer, los chilenos siguieron empujando, pero no estuvieron a la misma altura que en las anteriores dos finales, cuando La Roja derrotó a Argentina en la Copa América. En esta ocasión un error marcó el trámite del partido.

Volver

Comentarios