Sábado, 22 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia moderada
El béisbol en Talca cumple una década

Beisbolistas masifican este deporte y se ubican en la elite del centrosur del país

A pesar de los continuos escollos, los practicantes de esta disciplina en el Maule se han ganado su propio espacio dentro del acontecer deportivo. En la zona y en otros puntos de Chile el interés por practicarlo va en aumento

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 14 de Mayo 2018

TALCA.- Como un buen número de deportes, el béisbol llegó a la región de la mano de los migrantes. Corría el año 2008 y Carlos Huerta, de nacionalidad cubana, intentó contagiar a las jóvenes generaciones de talquinos, protagonizando un taller en el Colegio San Jorge, con niños de 10 y 11 años, para enseñarles a los interesados el juego de las bolas y los strikes.
Cuenta Víctor Huerta que “tuvo que empezar de cero, porque los muchachos cuando le decía que me tiraran la pelota, en vez de lanzarla con la mano le daban una patada como si fuera fútbol”.
La intención era buena, pero la ejecutaba con escasos implementos, al contar solamente con un guante, un bate y una pelota. La carencia de recursos, la imposibilidad de la institución docente de apoyar la iniciativa y el poco interés de los menores, hizo zozobrar este taller en muy poco tiempo.
Pero no todo fue en vano, porque la iniciativa fue noticia para los medios de la región, hecho que trajo consigo que otro grupo de cubanos residentes en Talca, se pusieran en contacto con su compatriota para jugar lo que, para su país de origen, es catalogado como el pasatiempo nacional.
“Recuerdo haber contactado a Víctor Huerta, al ver un reportaje y apreciar su motivación personal para entrenar a muchachos en un colegio”, afirmó Rolando García, uno de los pioneros de béisbol talquino.
“Del encuentro se empezó a cocinar la idea de agrupar a los interesados en incorporarse a jugar béisbol y tratar de formar el primer equipo de béisbol en esta zona”, declaró Víctor Huerta luego de que varios lo contactasen a raíz de su incipiente iniciativa.
Fue así que comenzaron a darse cita en un terreno de fútbol en la Universidad Católica del Maule los interesados en jugar, donde domingo tras domingo se comenzó a practicar este deporte por un grupo bastante cosmopolita, integrado por cubanos, colombianos, chilenos y un mexicano, según testimonios de algunos de sus protagonistas.
“Empezamos a jugar con fines recreativos y para entretenernos nosotros mismos, con implementos inventados, con bases de cartón, pelotas remendadas, todo bien arcaico”, sostuvo Huerta, mientras que Rolando García prosiguió diciendo: “A partir de ese momento, comenzamos con cierta regularidad a jugar”.

FUNDACIÓN
Fueron pasando los días, y a la iniciativa seguían sumándose personas, hecho que los conllevó a formar un equipo. “Como a todos los integrantes del equipo le gustaba la cerveza, le pusimos Laguer de Talca, ese fue el primer club que se fundó en la ciudad y en la región”, comentó Huerta.
La idea de institucionalizarlo se hizo a través del Instituto Nacional de Deportes, con la asistencia de un ministro de fe.
Los juegos eran entre los propios integrantes de este equipo, según Víctor Huerta, quien puntualizó: “Hasta que apareció un compatriota en Chimbarongo que estaba enseñando el deporte en esta comuna, trajo su equipo, siendo este encuentro lo que se pudiera catalogar como el primer partido de los Laguers de Talca”.
Rolando García recuerda que los primeros cotejos fueron a fines del 2008 e inicios del 2009. “Cuando tuvimos la suficiente cantidad de personas, comenzamos a jugar contra un equipo que había en Chimbarongo y luego con los Bucaneros de Concepción”, indicó.
En tanto, Víctor Huerta, dijo: “Fuimos dándonos a conocer por las redes sociales, y nos contactaron de Concepción al enterarse de que acá se jugaba béisbol, vinieron a jugar acá. En ese primer encuentro nos cayeron a palos, porque esa gente estaba bien preparados a pesar de que la gran mayoría eran chilenos, luego nosotros fuimos a allá, siendo este el primer intercambio ente regiones”.

CHILENIZANDO
La poca cantidad de participantes en el inicio, provocó a los practicantes intentar masificar el deporte, tratando de cautivar a los chilenos con un disciplina que nada tenía que ver con su idiosincrasia.
Lo inclusivo que es el béisbol fue una de las propiedades que usaron los primeros practicantes del deporte, según señala Rolando García, quién testimonió que “en un partido de béisbol uno ve jugadores altos, bajos, gordos, flacos, porque el béisbol es un deporte de habilidades colectivas”.
Mientras que Huerta expresó: “Lo que más le llamó la atención es que acá no se discrimina a nadie, que es un deporte donde no importa el tema físico de los que lo practiquen. Todo chileno que asomaba la cabeza donde estábamos, nosotros le decíamos que se uniera a jugar por dos motivos. El primero que necesitábamos gente y segundo la idea era que se masificara la práctica del deporte, y el que estuviera interesado, viejo, joven o niño, nosotros lo sumábamos y de esa forma nos fue llegando gente”.
El mismo personero agregó: “En la actualidad hay muchos chilenos que son regulares en los equipos que juegan como titulares por encima de cubanos y venezolanos que están en la banca. En Linares se da, hay más chilenos en la nómina titular que de otras nacionalidades”.

TERRENOS
El gran escollo es el espacio para jugar, teniendo en cuenta las particularidades que debe tener un terreno de béisbol, y que “nadie quiere entregar esas dimensiones físicas para desarrollar una actividad que no es considerada como popular”, aseguró Julio Gandarilla, otro de los precursores del béisbol en la región.
“Los primeros partidos tuvieron lugar en la cancha número dos de la Universidad Católica del Maule, hasta que se terminó esa opción y tuvimos que andar tipo nómadas. Hubo domingos que nos fuimos a jugar a Aurora, en San Clemente, o teníamos que jugar en otros terrenos conseguidos”, sentenció Víctor Huerta.
Hasta hoy, los beisbolistas de la región solicitan a las autoridades la asignación de un terreno para edificar ellos mismos su terreno de béisbol, hecho que se vuelve imprescindible para el desarrollo de este deporte y teniendo en cuenta la masificación del mismo debido a la inyección de migrantes que han arribado a la región y que practican el mismo, pues según Huerta “ el crecimiento va a razón de 2 o 3 equipos por año”

MASIFICACIÓN
Con el tiempo han ido mejorando, a lo que se ha sumado la llegada de más personas que practican el deporte de otras nacionalidades y muchos otros chilenos que se unieron. Un solo equipo se hizo poco, “porque algunos no jugaban, los que eran menos habilidosos tenían menos oportunidades de ser titulares y entonces por estos motivos se fueron conformando otros equipos”, aseveró Víctor Huerta.
Con la llegada de venezolanos se han conformado otros dos equipos, están los Turpiales y los Cañones del Pacifico, que se transformaron en los Leones del Español de Linares, y los Caimanes.
Todas estas nóminas están comprendidas en el grupo norte de la Liga del Pacifico Sur, junto a los Laguers de Talca, competición que recoge a otras nóminas de la región del Biobío, principalmente de las ciudades de Concepción y Los Ángeles, quienes conforman el grupo centro, y otras entidades de la región de la Araucanía, donde los principales exponentes son de la ciudad de Temuco.
A una década del establecimiento del béisbol en la zona, los Laguers de Talca, su principal exponente, conserva en sus vitrinas tres títulos de la otrora copa del Sur, siendo en la actualidad el campeón vigente de la Liga del Pacifico Sur.

Michel Hechavarria

Volver

Comentarios