Miércoles, 26 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Tiene claro la meta

Camila Castillo se ilusiona con tener una actuación olímpica

La tenimesista talquina con 29 años aspira a clasificar a Tokio 2020 y para ello viajará a Madrid, España, a un proceso de entrenamiento y alta competencia. Durante toda su carrera deportiva ha demostrado sus condiciones y talentos que la pueden llevar a la competencia de los cinco anillos

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 20 de Febrero 2018

La técnica y su buena pegada la hacían distinta al resto de las tenimesistas. En sus primeros pasos en el tenis de mesa, de inmediato Camila Castillo Avendaño mostró que tenía la “pasta” para estar dentro de las mejores del país.


A los 10 años comenzó esta larga historia que hoy cuenta con grandes logros a nivel local, nacional e internacional. En las aulas del Colegio Montessori, los estudiantes de este establecimiento educacional se distraían en los recreos jugando ping-pong, como también se le denomina a esta disciplina.
Eran solamente hombres, pero de a poco le dieron la oportunidad a esta niña para que también jugara sus partidos en ese breve tiempo antes de entrar a clases.
Como marcó diferencias, el técnico en ese instante del taller de tenis de mesa, Gustavo Gómez Castro, de inmediato la invitó a entrenar bajo el alero de la Asociación de Talca, de la que también era entrenador.

 

MOMENTO
El lugar en el que practicaban, por esos días, era en el recinto del club deportivo Juvenil Seminario, donde los mejores exponentes de la capital regional del Maule se reunían para ir progresando. Y en ese selecto grupo no podía faltar la talquina que hoy ya tiene 29 años, toda una vida ligada a este deporte.
“Me gustó de inmediato este deporte, al conseguir logros de inmediato. Tras tres meses fui tercera de Chile en la categoría. Y eso me motivó para seguir en esto. Me encantó el hecho de ganar, dándome cuenta que era el amor de mi vida”, indicó la vigente tenimesista.
Desde ahí que nunca más se separó de la paleta, su fiel amiga y compañera. Pero los resultados no llegan por sí solos, sino que hay que mantener un riguroso plan de trabajo que va de la mano con el talento y las condiciones que mostró desde su génesis en esto Camila Castillo Avendaño.
Con escasos 12 años tuvo el honor y el privilegio de defender, por primera vez, los colores patrios, nada más y nada menos que en un certamen Latinoamericano, efectuado en 2000 en Guatemala, sorprendiendo a todos al conseguir el primer lugar por equipos, también cosechó una medalla de oro en dobles mixtos, una de plata en dobles damas, además de ocupar la quinta plaza en individuales en la serie pre-infantil.
No cualquier deportista consigue los éxitos que pudo alcanzar esta talquina, ya que con mucha personalidad y hambre de triunfos representó a la selección nacional en una cita de alto nivel de competencia.
Consultada por la experiencia vivida en ese instante, por el hecho de jugar por Chile, la maulina acotó: “Es lo máximo que te puede pasar, el vestir los colores de tú país. Al principio fue difícil dejar a mis papás, porque apenas tenía 12 años y también por salir de Chile. Fue una gran experiencia el estar con el buzo de Chile y tener que jugártela por todo un país. Es algo que nunca olvidaré”.
A la temporada siguiente, en el 2001, en un Sudamericano desarrollada en Lima, Perú, fue parte del equipo criollo que obtuvo el tercer puesto, consiguiendo la presea de bronce en la categoría pre-infantil.

 

LOGROS
Como los logros estaban a la vista, su técnico Gustavo Gómez Castro habitualmente la llevaba a entrenar a Santiago, más precisamente al Comité Olímpico de Chile (Coch) y en esa estadía pudo tener un cierto roce con paleteros de elite.
Gracias a una beca, Camila se radicó en el Centro de Alto Rendimiento (CAR), donde estuvo por tres años dedicada absolutamente a entrenar y a adquirir mayor conocimiento, lo cual lo pudo concretar producto de las facilidades que le entregó en ese momento el centro educativo en el que estudiaba. “En todo momento el equipo de UTP del Colegio Montessori me brindó todas las posibilidades para compatibilizar el deporte con el estudio. Siempre estuvo la disposición a poder ayudarme en mi carrera deportiva y en eso también tuvo que ver la directora Carmen Mella”, puntualizó.

 

PASADA
Durante su pasada por Santiago, también fue monarca nacional en la serie infantil, razón por la que sacó pasajes al Sudamericano, que se realizó en Chile. Y en esa oportunidad, nuevamente respondió al ser tercera en individuales y campeona en dobles, con otra talquina, Giovanna Gómez Hernández.
El 2006 fue un año de dulce y agraz, pues cumplió el sueño de ir a jugar profesionalmente a Suecia, siendo tercera en la liga de ese país europeo, pero en esa temporada su madre falleció tras combatir con una cruel enfermedad.
Fue un golpe duro en su vida, pero eso le sirvió para proyectarse en este deporte con más fuerza. Su madre luchó por verla triunfar, así que se cumplió el sueño de ambas al concretar una carrera llena de éxitos.
Luego de eso, pasó a un periodo de adaptación en la categoría adulta, la que requiere de mucho entrenamiento, al ser la más competitiva del país y la de mejor calidad en cuanto a sus exponentes.
Durante este tiempo, logró ser una de las mejores paleteras de Chile, estando en pre-selecciones. Lo mismo que en la actualidad.

 

META
A sus 29 años, su gran meta es clasificar a Tokio 2020 y para ello viajará a Madrid, España a un proceso de entrenamiento y alta competencia. Serán 12 semanas las que estará en el Viejo Continente, practicando con reconocidas tenimesistas y con la selección hispana.
Lo anterior se podría concretar de conseguir los recursos necesarios. Pese a ello, Camila está confiada en que las autoridades y las empresas privadas puedan ayudarla. “Si alguna empresa quiere apoyar en este proceso olímpico, sería de gran ayuda para esta deportista. Por otra parte, quiero agradecer al alcalde Juan Carlos Díaz y a su equipo de trabajo por la gestión que están haciendo para poder ayudarme, así como también a la directora regional del IND, Alejandra Suazo por la disposición a ayudar y a gestionar recursos”, sostuvo.
Camila Castillo Avendaño va por buen camino en su afán de representar a Chile en la competencia de los cinco anillos. Es un sueño que lo veía lejano, quizás una utopía, pero que se podría concretar, ya que las cualidades las tiene, ahora debe concluir este proceso para ir por ese anhelo.

Félix Ruiz

 

Volver

Comentarios