Sábado, 16 de Diciembre de 2017
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Siguen las aventuras del curicano

Chaleco López conquistó un nuevo desafío

Los 6 mil 893 metros sobre el nivel del mar motivaron a deportista curicano a ascender el Volcán Ojos del Salado. Otra meta cumplida por este maulino

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 21 de Diciembre 2015

El volcán Ojos del Salado, ubicado en la Región de Atacama y a 184 kilómetros de Copiapó, destaca por sus 6 mil 893 metros sobre el nivel del mar. Y fue precisamente esta altura la que motivó a Francisco “Chaleco” López, a llegar lo más alto que pudiera.
“Nunca había tenido la oportunidad de hacer algo en altura y eso fue parte de lo que más me atrajo de esta aventura, una de las que más he disfrutado arriba de una moto. Además, el hecho de hacerlo en una moto eléctrica implicó mayor dificultad y planificación lo que me llena más de satisfacción cuando pienso en los resultados”, señaló el reconocido deportista curicano.



ANTECEDENTES
La moto que se usó López fue una KTM eléctrica modelo freerider con baterías. Una de sus mayores cualidades es que se conduce de forma sencilla. Pero el mayor desafío fue saber cómo se comportarían las baterías frente a las extremas condiciones climáticas de la zona y cómo lograr que los 30 kilos de cada una sobrevivieran bien en el lugar.
“La moto se maneja muy bien, pero la gran apuesta fue lograr mantener las baterías en buen estado frente a los - 25 grados que enfrentamos allá”, agregó el maulino.
El ascenso del volcán fue logrado por etapas, comenzando a los 2 mil metros de altura, luego a 4 mil, terminando en un campamento base a 4 mil 500 metros. Finalmente “Chaleco logró superar los 6 mil metros de altura, llegando a 6 mil 080 sobre el nivel del mar.
Consultado, acerca de la travesía, sostuvo: “Cuando supe que había cumplido mi meta y que las dificultades de encontrar la ruta correcta, de pasar planchones de nieve, de haberle ganado al poco tiempo que ya tenía el último día para llegar arriba, levanté los brazos y empecé a gritar como loco de la felicidad. No fue fácil y lo entregué todo. El sacrificio valió la pena y todo el trabajo físico y trabajo en equipo valió la pena”.

Volver

Comentarios