Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Nervios de acero

Chile repitió la historia

La selección adulta ganó la Copa América de 2015 y la Copa Centenario 2016 mediante lanzamientos penales. Por esa misma vía, con un equipo alternativo, llegó a la final de la China Cup, tras dejar en el camino a Croacia

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 12 de Enero 2017

La selección chilena, entrenada por Juan Antonio Pizzi, logró ayer el pase a la final de la primera China Cup, al imponerse a Croacia después de empatar a uno en el tiempo reglamentario, y jugará la final del torneo cuadrangular ante Islandia, la gran revelación de la Eurocopa 2016.

Los chilenos, que viajaron al país asiático con nueve debutantes y una plantilla escogida principalmente de equipos de la liga nacional, comenzaron el partido muy seguros en el juego, con apenas errores en la primera media hora del encuentro.

Fruto de ello llegó temprano el gol, obra de un gran tiro cruzado de César Pinares tras pase de Eduardo Vargas, el mejor de La Roja, pero que pecó de individualismo en algunas jugadas y en el remate final, instancia en la que habitualmente está fino cuando viste la tricota nacional.

 

RELAJÓ

El tanto relajó algo al vigente bicampeón de América, que en el último cuarto de hora antes del descanso dio licencias en defensa, y así llegó una de las oportunidades más claras para Croacia, con un cabezazo de Perosevic que pasó cerca del poste izquierdo.

Vargas tuvo poco después ocasión de marcar el segundo, en una jugada en la que él y Leonardo Valencia quedaron solos ante el portero y, ante la duda de si pasar al compañero o disparar a puerta, se vio cerrado por Livakovic, portero del Dinamo de Zagreb.

Ya en el segundo tiempo, los pupilos de “Macanudo” Pizzi volvieron a controlar el partido y dispusieron de hasta tres ocasiones muy claras, dos de ellas de Vargas, pero Livakovic se convirtió en una pared para el delantero chileno del Hoffenheim alemán.

 

INTENTOS

Pero los balcánicos también lo intentaron en los minutos finales, y finalmente lograron batir a Cristopher Toselli con una excelente volea de Andrijasevic, que empalmó a la perfección después de la asistencia de Tudor.

Chile reclamó una mano en el área croata en los últimos momentos del encuentro, que el árbitro no cobró, y tras los 90 minutos reglamentarios, sin prórroga, se pasó a la tanda de penales, en la que los criollos no fallaron los cuatro que lanzaron y Toselli atajó dos de los croatas, ambos a su derecha.

En dicho encuentro, uno de los puntos altos de la Roja fue el debutante César Pinares, quien mostró su habitual buen manejo y coronó su actuación con el golazo que abrió la cuenta.

El talentoso jugador finalizó una vistosa jugada personal de Eduardo Vargas con un remate de zurda cruzado, el cual batió la resistencia del arquero croata, Dominik Livakovic.

 

CONFESÓ

Tras el partido,  confesó que “debutar con un gol en la selección es el sueño del pibe”.

“Lo importante es que ganamos el partido y con un equipo nuevo, lo que nos deja muy contentos. También nos asociamos como equipo y pude jugar de buena forma, sobre todo en el primer tiempo”, cerró el mediocampista de Unión Española.

La Roja e Islandia, que el martes derrotó a los anfitriones, se medirán el domingo, desde las 4.35 horas de Chile, en la final en el mismo estadio donde se disputó el partido de ayer, el Centro de Deportes Guangxi de la ciudad meridional de Nanning.

Volver

Comentarios