Martes, 20 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Se tomó en serio esta nueva etapa de su carrera

El “Hacha” Marentis tiene las metas claras: ser un referente nacional del kickboxing

A sus 27 años, Nicolás pretende seguir consiguiendo la experiencia y el conocimiento necesario para consagrarse en el medio local y luego posicionarse de buena forma en el ámbito internacional. Para este 2018, los objetivos no son pocos en lo deportivo y en los talleres que encabeza en su natal Linares

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 23 de Abril 2018

Como buen linarense Nicolás Ignacio Marentis Arriagada partió en el mundo del deporte practicando vóleibol, disciplina que siempre ha tenido un semillero importante en Linares, que es prácticamente la capital de esta disciplina.
Eso fue entre los 11 y los 21 años. Sin embargo, a los 13 años se dio cuenta que tenía otra pasión distinta a esta disciplina, que era el kickboxing, aunque lo hacía a escondidas ante la negativa familiar.
Es un deporte en el cual se mezclan las técnicas de lucha o combate del boxeo con las de algunas artes marciales como el karate. Son peleas de tres rounds de dos minutos con uno de descanso en el caso de la serie semi-profesional, mientras que en el plano profesional son tres minutos de combate en esos tres rounds.
Se trata de una especialidad que se puede practicar en el aspecto competitivo, defensa personal o bien como una forma de hacer deporte.

 

INICIO
En un inicio, el exponente del Maule Sur entrenaba y se preparaba solo, además de ver videos para adquirir mayor conocimiento. Fue así como se fue metiendo de lleno en esto. Luego fue dirigido por Alfonso Muñoz en la Villa San Ambrosio.
Gracias a su temperamento, sus objetivos claros y a su afición ha podido mantenerse en un óptimo nivel. Desde pequeño solo pensaba en el kickboxing, en todo horario, hasta en el colegio, incluso andaba trayendo los guantes para medirse con otros compañeros o alumnos de otros cursos.
En su pasada universitaria mantuvo esa tradición, ya que emigró a Viña del Mar, ciudad en la que continuó con su pasión, al sumarse a un grupo de deportistas, quienes formaron una especie de club de la pelea. Tras eso, retornó a su natal Linares para iniciar nuevos proyectos personales, aunque en 2016 optó por cumplir su anhelo de desarrollarse en el kickboxing, ya que las condiciones siempre las tuvo, además del hambre de triunfo y de la personalidad que lo ha llevado a tener grandes resultados.
Los deportistas, tal como lo es Nicolás Marentis, deben ser ambiciosos, no conformarse con poco. Y en gran medida eso tiene que ver con la confianza y con el tema psicológico, que va de la mano con el aspecto técnico, táctico y deportivo.

 

VITAL
Es vital que se vayan perfeccionado y adquiriendo mayor experiencia para mejorar y afrontar nuevas competencias. Por ahora, en esta disciplina se mantiene invicto, contabilizando siete peleas a lo largo de su carrera.
Producto de su pegada, lo apodaron el “Hacha”, ya que sus golpes son fuertes, certeros y efectivos, lo que le ha valido para ser reconocido entre sus pares a nivel nacional. Pese a ello, las ambiciones son muchas, no solamente se quiere quedar con lo efectuado hasta la actualidad, sino que va por más.
“Mi objetivo es ganar los Juegos Panamericanos que se realizaran en Cancún en el mes de octubre, certamen al que estoy prácticamente clasificado a falta de dos fechas, pero como, al parecer, no hay rivales me quedaría con ese cupo. Brasil, Colombia y Perú son países que cuentan con exponentes poderosos y que están dentro de los que me interesa vencer y enfrentarlos”, dijo el linarense.
La rutina de entrenamiento indica que son dos sesiones diarias, las que tratan de acondicionamiento físico, musculación y cardiovascular por la mañana y en la tarde solamente el tema técnico- táctico, según mencionó.


VELADA
Durante la temporada pasada, el crédito local se impuso en el torneo nacional de contacto pleno, más bien en julio, en Lo Prado, Santiago. Fue un combate pactado a tres rounds, venciendo a un crédito local por nocaut.
Después de esa gran presentación, la otra pelea que tuvo fue la que se desarrolló en el Gimnasio “Ignacio Carrera Pinto” de Linares. Ante un gran marco de público, Nicolás Marentis se vio las caras ante Joshua “Búfalo” Reyes de Concepción, quien fue campeón sudamericano en el año 2016, lo que grafica que es un competidor de primer nivel al dejar la victoria en casa también con un nocaut y ante su gente.
“Fue una gran noche, fue un sueño pelear en Linares y ante más de mil 800 personas. Fui apoyado por mi madre, mis familiares, amigos y además conté con el gran apoyo del alcalde Mario Meza al concretar esta actividad de gran nivel, contando con pantalla gigante, un sonido de primer nivel, digno de un evento deportivo”, comentó.

 

OBJETIVOS
Nicolás vive, respira, come kickboxing. Y eso lo demuestra en sus palabras, en su manera de ser y en cómo ve la vida. De hecho, compara este deporte con la vida, ya que cada persona debe luchar para conseguir las metas personales.
Es por eso que dentro de sus objetivos está pelear un título sudamericano, pero sabe que para eso debe dejar mucho de lado, para darle mayor énfasis a estos sueños, preparándose también mentalmente para este desafío. Es un camino largo, pero que se acorta por sus ganas y por el deseo de superación. “Siento que no he ganado nada, por eso quiero ir por logros mayores. Decidí entrenar con el actual campeón mundial, Iván “El Terrible” Galaz, quien es de Santiago. Me comuniqué con él y me acogió de buena forma, así que viajo una vez por semana a entrenar a la capital con la finalidad de prepararme para los siguientes compromisos”, indicó el exponente linarense de 27 años, que el 13 de mayo viaja a Tailandia a perfeccionarse y a competir.

 

ESCUELAS
A la par de sus entrenamientos y competencias, realiza talleres de kickboxing en distintos establecimientos educacionales municipalizados de Linares, donde entrega los conocimientos básicos a los alumnos que están en interesados en aprender algo más de esta disciplina.
“Además de estas actividades efectúo las clases de kickboxing en el Gimnasio Energy Linares, donde también me preparo, lo mismo que mis alumnos, los que también están comenzando su carrera deportiva, ya que queremos que Linares sea una comuna reconocida por tener grandes luchadores”, cerró.
El fruto del trabajo y la constancia ha llevado a este maulino a mantenerse invicto en esta especialidad, pero su sueños y anhelos son mayores al tener en mente desafíos a nivel internacional. Ahora todo dependerá de este linarense de grandes condiciones, cualidades y tremenda actitud, al ir de frente sin importar el rival.


Félix Ruiz

Volver

Comentarios