Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Sergio Vergara

El lado más triste de un artillero

Quien es una de las figuras del torneo de ascenso mexicano defendiendo los colores del Celaya, club que marcha en punta, cuenta su historia que vivió el 27 de febrero de 2010. El oriundo de Curanipe, Región del Maule, dijo que “con mi familia tuvimos que arrancar al cerro” para salvarse del tsunami

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 08 de Noviembre 2016

El terremoto de 2010 ocurrió en la madrugada del sábado 27 de febrero y  alcanzó una magnitud de 8,8. El epicentro se ubicó en el mar frente  Curanipe y Cobquecura, cerca de 150 kilómetros al noroeste de Concepción y a 63 kilómetros al suroeste de Cauquenes, y a 30,1 kilómetros de profundidad bajo la corteza terrestre.

Aquel megasismo aún ronda en la cabeza de Sergio Vergara. El oriundo de la primera localidad afectada, la cual se sitúa en la Región del Maule, contó que “con mi familia tuvimos que arrancar al cerro. Es una experiencia que no se la deseo a nadie, porque da mucho miedo. Después vimos todo el pueblo en el suelo, nuestra casa destrozada. Al ver a mis padres llorando, pensé en que tenía que sacar a mi familia adelante”, comentó el maulino al diario deportivo AS México.

Ocurre que el futbolista de 22 años la está rompiendo en el torneo de la segunda división azteca defendiendo los colores del Celaya.

“Lo que me está pasando ahora me ha servido mucho para poder ayudar a mi familia allá. Ya los traje a México para que conocieran cómo vivo y en el ambiente en que me desenvuelvo; cómo me tratan los aficionados y la gente en el club y así estén tranquilos”, lanzó.

 

FIRME

Vergara, que  no alcanzó a debutar en el fútbol de la primera división, es uno de los referentes del plantel que busca subir de categoría. Pero, no dio con el tono, teniendo en cuenta que “en el torneo pasado me costó mucho adaptarme al sistema de juego, al clima y al ritmo del Ascenso MX, pero poco a poco me he ido adaptando”.

Agregó al diario AS que “me quedaba a entrenar con el profesor después de los entrenamientos y ya me he adaptado al clima y al sistema de juego del entrenador. Mis compañeros, los dirigentes y todos me han tratado muy bien y eso ha influido en que ahora me esté yendo bien”.

El nacido en Curanipe confesó que, en un momento, “estuve con la intención de regresarme a Chile, pero los dirigentes me dijeron que no me fuera porque ellos veían potencial en mí y el fútbol mexicano me iba a hacer muy bien cuando ya me adaptara. Creo que fue la mejor decisión que tomé porque mira el campeonato que se me está dando”.

 

PASADA

A pesar de estar cumpliendo una buena campaña, nadie ha preguntado precio por el chileno. “Solamente sigo trabajando, porque las cosas llegan solitas, sobre todo por cómo lo estoy haciendo”, indicó quien salió de Chile a los 21 años de edad. “Me gustaría hacer mi carrera aquí en México y si se da ir a Europa, pero a Chile no regresaría hasta ya estar consolidado y pensando en el retiro. Ahí volvería al equipo que siempre me ha gustado y en el que debuté, la Universidad de Chile”, club que lo mandó a préstamo a Deportes Valdivia en 2014, institución en la cual jugó un año en Tercera “A”.

 

Volver

Comentarios