Martes, 25 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Puso su sello en la Roja

El “Macanudo” salió reforzado

Juan Antonio Pizzi se consagró como técnico siguiendo la estela de su predecesor, Jorge Sampaoli. Empleó a los mismos jugadores y terminó ganándose el respeto del banquillo, donde todos los engranajes han continuado funcionando como si no se hubiera producido un cambio de entrenador

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 28 de Junio 2016

El seleccionador de Chile, el argentino Juan Antonio Pizzi, al ganar la Copa América Centenario, se consagró como técnico siguiendo la estela de su predecesor, Jorge Sampaoli.

El título continental es el más importante que luce en la bitácora  del santafesino, tanto desde que se sentó en los banquillos por primera vez hace once años, como cuando fue un delantero de carácter fuerte y pericia en el remate.

Pizzi siguió el mismo libreto que Sampaoli, usó los mismos jugadores y se ganó el respeto del banquillo chileno, donde todos los engranajes han continuado funcionando como si no se hubiera producido un cambio de entrenador.

También emuló a su predecesor en el banquillo chileno por haber arrebatado a su Argentina natal el título de campeón en la final.

Poco antes del inicio de la Copa América, el centrocampista Francisco Silva, en tono de broma, dijo que Pizzi y Sampaoli se diferenciaban en “la estatura y el pelo”.

En apenas seis meses al frente de la Roja, Pizzi ha logrado recuperar el estilo de juego intenso y fuerte con el que Chile se proclamó campeón el año pasado.

MAQUINARIA

Poner en marcha la maquinaria chilena no ha sido una tarea fácil, pues tuvo un mal inicio en las eliminatorias del Mundial. Debutó con una derrota contra Argentina en Santiago y en la preparación de la Copa América perdió dos amistosos ante México y Jamaica, resultados que no presagiaban nada bueno.

Pero Chile creció partido a partido, volvió a sacar la garra del año pasado y dio exhibiciones de fútbol ofensivo como en la goleada ante México por 7-0 en los cuartos de final.

Para Pizzi, de 48 años, este es su mayor éxito deportivo y se suma a los dos títulos nacionales que ha logrado como entrenador, el primero en Chile con el Universidad Católica en 2010 y el segundo en Argentina, el Torneo Inicial logrado con el San Lorenzo en 2013.

Esos éxitos, unidos a una carrera que inició en clubes de Argentina, Chile y Perú, le llevó al Valencia en 2014, pero pasó sin pena ni gloria al igual que en su etapa de jugador en ese equipo español dos décadas antes. Después recaló en el León mexicano antes de recibir la invitación de la selección chilena.

 

LO ALTO

Dos técnicos dejaron su cargo por los malos resultados de sus equipos en una Copa América Centenario que deja también a varios tocados y a algunos otros, como Juan Antonio Pizzi o Jürgen Klismann, reforzados en sus puestos pese a las dudas que transmitían antes del torneo.

Los peores parados fueron el brasileño Dunga, con escasa popularidad en su país a pesar de haber ganado la Copa América de 2007 y la Confederaciones de 2009 y que fue cesado tras su eliminación, y Ramón Díaz, el argentino que dirigía a Paraguay y que presentó su dimisión “indeclinable”.

Al igual que le ha ocurrido a Dunga, Diaz no ha contado con un apoyo inquebrantable, ya que un sector de la afición paraguaya no lo identificaba con la selección y, en algunos casos, ni con el país.

También salieron tocados de la edición del Centenario un veterano como el uruguayo Óscar Washington Tabarez tras la eliminación del equipo celeste en la primera fase y Juan Carlos Osorio, cuyo cargo al frente del banquillo de México peligró tras la goleada de Chile por 7-0.

Y tampoco está claro el futuro que le espera a Gerardo ‘Tata\' Martino como preparador de Argentina. El nuevo fracaso en una final, rematado con el adiós de Messi a la selección, ha abierto las puertas a una renovación del plantel y ha disparado las críticas hacia su figura en su país.

Volver

Comentarios