Jueves, 15 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos nubosos con lluvia debil
Fue el recinto elegido para esta jornada

El Maracaná, escenario de grandes eventos deportivos

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 05 de Agosto 2016

El estadio Maracaná de Río de Janeiro fue levantado hace 66 años con alma de gigante y hoy añadirá a su legendaria historia uno de los mayores espectáculos del planeta: la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos.

En 1950 el Maracaná nació con dimensiones colosales, cuadruplicaba en capacidad al resto de estadios de Río y podía albergar casi a un 10 % de la población de la entonces capital de Brasil, algo fundamental en una época que la televisión daba sus primeros pasos.

 

CONOCIDO

En Brasil sigue siendo conocido como “el mayor del mundo”, a pesar de que perdió ese título hace años y ahora solo puede dar acogida a 78 mil 838 espectadores, una cifra muy inferior a los cerca de 200 mil que se citaron en la final del Mundial de 1950 para ver a Uruguay acuñar el término “maracanazo”.

Desde 1964 su nombre oficial es Mário Filho, un legendario locutor deportivo, pero los cariocas han continuado refiriéndose a él con la denominación del río homónimo que pasa por la zona y que, a su vez, toma su nombre de una pequeña cacatúa llamada “maracaná” en idioma tupí y, con cierto cariño, muchos lo apodan “Maracaná”.

 

HISTORIA

Este afecto por el estadio fue decisivo para que fuera escogido como sede de las ceremonias y del encendido del pebetero, algo inédito en la historia olímpica, pues estos actos siempre habían tenido lugar en el estadio de atletismo.

Además del “maracanazo”, el recinto vio hitos de la historia del fútbol, como el milésimo gol de la carrera de Pelé, en 1969, la despedida del fútbol de Garrincha en 1973 y, por supuesto, dos mundiales, además de 333 goles de Zico, el máximo goleador del estadio, casi todos con la camisa del Flamengo.

También fue protagonista de momentos para el olvido del fútbol chileno, cuando el otrora portero nacional Roberto Rojas fue protagonista de ese hecho, al hacerse un corte en la ceja para fingir haber recibido un impacto de bengala. Un episodio que le costó a Chile la desclasificación de las eliminatorias del Mundial de 1994.

Además ha recibido al papa Juan Pablo II y conciertos de artistas como Frank Sinatra, Madonna, los Rolling Stones. En ceremonias también tiene experiencia, pues acogió la apertura de los Juegos Panamericanos de 2007.

Volver

Comentarios