Miércoles, 26 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Marcelo Pérez Sanhueza

El talquino que espera triunfar en el básquetbol estadounidense

Con tan solo 18 años el ayuda base, que defendiera en la última temporada a Liceo de Curicó, jugará por Miami Christian School, gracias a una pasantía que le permitirá seguir su carrera deportiva en el principal país del baloncesto a nivel mundial

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 28 de Agosto 2017

 

Los sueños están para cumplirlos y Marcelo Jesús Eduardo Pérez Sanhueza lo sabe. El talquino de 1 metro y 93 centímeros, viaja el dominfo 3 de septiembre a Estados Unidos a defender los colores del Miami High School, gracias a una pasantía debido a su gran proyección en el básquetbol.

El hijo del destacado ex seleccionado nacional en la disciplina, Cristián Pérez, ya piensa en lo que será su nueva incursión en el extranjero, se ilusiona en llegar a la liga más importante de básquetbol como es la NBA, pero asegura “tengo los pies sobre la tierra porque creo que lo más impoortante es seguir desarrollándome y buscando  oportunidades nuevas, más allá en Estados Unidos, que es donde nació este lindo deporte”.

El joven estudiante que cursaba cuarto medio en el Liceo de Hombres de Talca, ahora terminará este ciclo en norteamérica, tuvo una destacada participación en Liceo de Curicó y en el equipo de Las Ánimas, lo que le permitió la posibilidad de viajar hasta Estados Unidos. También tuvo un paso por Olimpo de Bahía Blanca en su proceso formativo.

El zurdo que ya es comparado con el reconocido basquetbolista argentino Emanuel Ginóbili dijo que “queda una deuda con Español de Talca y no cierro nunca la posibilidad en jugar nuevamente. Ojalá en un futuro se dé la opción, porque soy hincha de Español”.

 

-¿Qué tal te parece esta oportunidad?

“Estoy muy feliz. Son oportunidades que no se dan dos veces en la vida y no muchas personas tienen la posibilidad que tengo yo, así que voy a tratar de aprovecharlo al máximo y estaré enfocado a lo que voy”.

 

-Tu papá fue un destacado basquetbolista ¿por ahí parte tu carrera?

“Sí, partió gracias a mi papá, él fue seleccionado nacional, siempre jugó en los mejores equipos de Chile y desde chico me empecé a meter en este deporte. Partí en las series menores, donde jugaba él. Después tuve una salida a Argentina, luego me seguí desarrollando en equipos como Las Ánimas o el club Liceo de Curicó, desde donde pude dar el paso de calidad que necesitaba”.

 

-¿ En qué consistió tu paso a Argentina?

“Fui a los 15 años a Olimpo de Bahía Blanca, por un año y se dio para ver en qué nivel estaba yo a esa edad, respecto a Argentina. Se sabe que allá son potencia mundial y me di cuenta que no estaba muy alejado, tenía muchas cosas que mejorar, pero de a poco lo he ido haciendo y qué mejor retribución que dar el salto que estoy dando ahora”.

 

-¿Cuáles son los objetivos de cara a esta nueva experiencia?

“En este nuevo desafío, creo que el principal objetivo es hacer un buen papel en el  Miami Chistian  School y luego de eso conseguir una beca universitaria para seguir mi carrera en los Estados Unidos”.

 

¿Te ilusiona la posibilidad de ser seleccionado adulto?

“Ya pude ser seleccionado en el pre mundial. Me gustaría seguir participando en estos procesos, creo que es lo más lindo y creo que como se clasifica ahora, que es jugando hartos partidos, sí me ilusiono con participar, pero creo que están primero los objetivos que tengo en Estados Unidos. Eso lo debo administrar bien”.

 

-¿Qué sabes de la institución a la que vas?

Sé que del colegio a donde voy, salieron jugadores como J.J. (Juan José) Barea, que es un jugador que jugó en Dallas y los dos coaches que tengo allá, por lo que he visto son grandes mentores y te sacan todo el potencial para dejarte en una buena universidad”.

 

-Se dice que tienes un parecido con  Emanuel Ginóbili…

“Igual es difícil, porque Ginóbili es un grande en todo ámbito. Creo que recién estoy tomando mi identidad como jugador y creo que decir que me parezco sería ser agrandado, pero es un alago ser comparado con ese gran jugador”.

 

-¿Cómo te describes como jugador?

“Me considero un jugador polifuncional  que puede rendir jugando de  base, como también de ayuda base, tengo  buen tiro de exterior, me gusta  penetrar harto y el tiro de  dos, que es una de mis especialidades”.

 

¿Qué dice la familia con esta noticia?

“Mi familia está súper contenta. Más que un sueño mío, es un sueño de toda mi familia y que se dé de esta manera nos tiene muy contento. Me han brindado todo el apoyo que he necesitado siempre. Y por eso los extrañaré harto, al igual que a mis amigos”.

 

¿ Por qué no se dio la posibilidad de tener mayor continuidad en Español, considerando que eres talquino?

“Yo estuve en las series menores de Español y jugué un año inclusive en la Libcentro en 2016, pero luego di un paso al costado porque sentía que necesitaba desarrollarme más y en ese entonces Las Ánimas me daba la posibilidad de jugar minutos importantes en la Liga Nacional de Básquetbol, con jugadores extranjeros entonces eso me dio  otro roce para evolucionar más. Luego, en el siguiente paso, que fue en Curicó, pasó lo mismo y eso me ayudó bastante a ir soltándome más”.

 

-¿Queda una deuda pendiente de jugar en Español de Talca?

“Queda una deuda, no cierro nunca la posibilidad en jugar en Español. Ojalá en un futuro se dé la opción para jugar, porque soy  talquino.  Mi familia es de acá y además soy hincha de Español y también de Rangers”.

 

Pedro Pablo Herrera Orellana

Volver

Comentarios