Miércoles, 19 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Derrotó 4-2 Croacia ayer en la final de Rusia 2018

Francia bajó la segunda estrella tras cumplir un gran Mundial

La tienda gala lideró un modo que apuesta más por la firmeza defensiva, el orden, el equilibrio, el aprovechamiento al máximo del balón parado más el vértigo de Kylian Mbappe y de Antoine Griezmann. Primero fue el 98 y ahora este 2018 también quedará en la historia grande de los franceses

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 16 de Julio 2018

20 años después de lograrlo en su templo de Saint Denis, con Didier Deschamps como capitán y con Zinedine Zidane de gran figura, la selección de Francia impuso ante Croacia la ley del más fuerte para convertirse por segunda vez en su historia en campeona del mundo, esta vez en Moscú.
El coliseo del Luzhniki fue el magno escenario de este título galo. Francia lideró un modo que apuesta más por la firmeza defensiva, el orden, el equilibrio, el aprovechamiento al máximo del balón parado, más el vértigo de Kylian Mbappe y de Antoine Griezmann. Ambos lograron lo que otros grandes astros como Leo Messi, Cristiano Ronaldo y Neymar, no han conseguido.

 

ARMAS
Croacia no decepcionó, ni mucho menos. Jugó sus armas con todo lo que el corazón le dio tras el gran desgaste acumulado, pero un autogol y un penal cobrado a través del VAR, complicaron la planificación. Con el tercer tanto, premio al buen trabajo de Paul Pogba, ya se vino abajo.
Didier Deschamps cumplió con lo previsto. Formó con el once ideal, el que tan buenos réditos le dio a lo largo del torneo.


Zlatko Dalic también aportó por su equipo titular después de que en las últimas horas se hubiera especulado con la baja de algunos de los héroes, principalmente la de Ivan Perisic, determinante en la semifinal ante Inglaterra y que parecía que no llegaría a tiempo.
Los croatas ya habían hecho historia, pero querían agrandarla y entrar en el olimpo de los campeones mundiales para escribir la página más dorada, también veinte años después de que la generación del 98 que lideraban Davor Suker, Zvonimir Boban y Robert Prosinecki terminaran llevándose el bronce, después de caer precisamente ante Francia.
Pese a la teórica mayor fatiga de haber acumulado tres alargues, es decir, haber jugado un partido más, Croacia asumió su rol, pero al final los franceses fueron superiores.

 

JUEGO
Cuando el reloj marcaba los 17 minutos, un tiro libre de Antoine Griezmann fue desviado por Mario Mandzukic, quien marcó en arco propio y puso el 1-0 de los galos. Esto hizo que los ajedrezados adelantaran sus líneas, buscando igualar rápidamente las cifras.
Así, a los 28′, Ivan Perisic se despachó un tremendo zurdazo desde el área y dejo sin respuesta a Hugo Lloris, estableciendo el tanto de la paridad. El jugador del Inter, sin embargo, pasó de héroe a villano, pues a los 34′ desvió un cabezazo de Blaise Matuidi con la mano, y luego de que Néstor Pitana consultara al VAR, se cobró el penal que finalmente Griezmann cambió por gol (38′), poniendo el 2-1 con el cual ambos cuadros se fueron al descanso.
La desventaja de los balcánicos hizo que éstos salieran con todo en la segunda parte, donde Ante Rebic pudo poner el 2-2, pero Lloris estuvo notable para evitarlo. Cinco minutos más tarde, fue Danijel Subasic quien se lució tras un carrerón y remate de Kylian Mbappé, pero a los 59′ llegó el golpe de gracia. Luego de una desatención defensiva de los croatas, Paul Pogba remató desde afuera y puso el 3-1 que empezó a cimentar la victoria francesa. Como si fuera poco, a los 65′, fue el joven Mbappé quien disparó de media distancia y puso el 4-1 que aseguraba el título.

 

SENTENCIADO
Parecía que todo estaba sentenciado con la goleada de los Bleus, pero a los 68′, Mandzukic aprovechó un grosero error de Lloris en la salida y puso el segundo descuento. De ahí en más, los de Dalic buscaron el 3-4, pero la falta de finiquito, además de la creciente desesperación, terminó pasándoles la cuenta.
De esta manera, Francia coronó una Copa del Mundo perfecta en Moscú, ganando seis de los siete encuentros disputados y dejando atrás la final de la Eurocopa 2016, cuando dejó escapar el título en casa con Portugal. Los galos bajaron su segunda estrella y se consolidaron como uno de los países con mayor jerarquía en los torneos planetarios.

Volver

Comentarios