Lunes, 28 de Mayo de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
Verónica Bravo

La “Mujer de Hierro” disputó principal desafío mundial

La deportista talquina, fue la única mujer chilena en competir en la prueba del Ultra- trail de Mont- Blanc, competición que reúne a los deportistas más importantes del orbe. La exponente local espera que en el Maule se aprovechen los grandes parques para practicar este tipo de deportes.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 11 de Septiembre 2017

l trail running o también conocido en los países de habla hispana como carrera por senderos, es un deporte que año a año empieza a ganar más adeptos en el mundo. La gran posibilidad que da el poder compartir con la naturaleza y principalmente con montañas, que entregan vistas privilegiadas, hace de este deporte un atractivo.

Esta disciplina se diferencia del senderismo y de las maratones, básicamente, debido a que los corredores no corren por una pista establecida. El desarrollo de sus carreras están marcadas por la gran dificultad que entregan los senderos, las huellas, los rastros, por cerros y montes. Por si fuera poco, los deportistas deben sortear grandes bajadas, como también intensas subidas, sumado a que en más de una ocasión deben cruzar ríos y esteros.

Pero la complejidad de este deporte no termina ahí. Las condiciones climáticas también son un factor importante a la hora de las competencias, teniendo en cuenta que en diversas ocasiones las bajas temperaturas le juegan más de una mala pasada a los competidores. Ese mismo factor le trajo más de un problema a Verónica Bravo, la única mujer chilena que compitió en el ultra- trail de Mont- Blanc.

 

PRESTIGIOSA

La talquina participó en una de las competencias más prestigiosas y a la vez más duras de esta disciplina a nivel mundial. Un recorrido de 170 Kilómetros, en los Alpes atravesando Francia, Italia y Suiza hace de esta carrera un verdadero desafío.

Los más de dos mil corredores que llegan a la competencia, enfrentan una verdadera odisea para poder finalizar la carrera, que más allá de cualquier medalla o premio el orgullo de poder sortear todas las condiciones adversas hace a cada uno de los participantes unos verdaderos ganadores.

La representante de  la Brigada de Rescate Andino del Maule tardó 43 horas y 24 minutos en poder terminar su carrera, es decir casi dos días sin dormir estuvo la denominada “Mujer de Hierro”, quien manifestó: “Para mí como deportista es súper importante porque primera vez que una mujer chilena clasifica dos veces a esta competición y termina la carrera del Utmb. Fue un orgullo representar a la mujer chilena y estoy súper feliz porque es una carrera muy linda. Lo especial es que pasas por tres países. Allá hay una cultura deportiva en la montaña, allá, desde los niños, hasta las persona de tercera edad caminan haciendo treking, en las montañas”.

 

CAMINO

Pero el camino no fue fácil. Las condiciones climáticas le jugaron más de una mala pasada a la también profesora de Educación Física, los primeros 40 kilómetros de carrera: “Estuve en un lugar donde estaba nevando muy fuerte, hubo además ráfagas de viento, se anunció un temporal. El tiempo fue muy adverso, nadie pensó que íbamos a tener esas condiciones. De hecho se eliminaron dos cotas de la ruta original por la gran nevazón, pero se mantuvo la distancia de 170 KM.”.

La exponente maulina subrayó que “por esto no podía soportar el congelamiento, debido a un accidente que tuve el 2006, en donde tuve quemaduras por congelamiento, entonces perdí sensibilidad en mis manos. Me costó mucho, de hecho no pude comer bien, no podía sacar las cosas de mi mochila, a tal llegó lo extremo de las condiciones climáticas, que en un refugio tuve que pararme porque estaba con grados de hipotermia que daba para terminar y retirarme de la carrera”.

Sin embargo, esa fortaleza mental que aún la tiene compitiendo en las pruebas más difíciles del mundo, luego de aquel accidente en donde estuvo a punto de perder sus pies la llevó a no rendirse: “Me dije  a mi misma acá voy a estar un buen rato (refugio), y tengo  que cambiar mis objetivos. Mi idea  en ese momento fue terminar la carrera, considerando como estaba. Así es como me la jugué, di vuelta la página y utilicé otra forma de logística. Ya quizás no más rápido, pero sí más seguro”.

Ya con el cambio de objetivo, Verónica siguió con la mente puesta en terminar a como diera lugar su carrera. Para estas competiciones cada corredor puede optar a un asistente, en ruta en ciertos puntos establecidos por la organización, quien puede entregarle equipamientos que van necesitando los propios deportistas. En este caso Verónica viajó junto a Juan Mata, quien cumplió esa función.  Y quien también fue pieza fundamental en lo anímico, considerando que además es su pareja.

 

ÚLTIMOS

Luego de haber pasado por los tres países y superar las pruebas más duras, llegaron “los últimos kilómetros en donde iba alucinando. Cuando iba en las últimas cumbres, le dije a mi pareja que estaba dormida e iba hablándole. Confundía las piedras con  implementos. El cansancio ya era algo insoportable. Fue una prueba muy difícil”.

Pese a ello, ya en la última pasada la talquina, quien, además, tiene injertos de   piel de tiburón, luego del grave accidente de 2006,  se recuperó y pudo disfrutar su carrera. “Me pasó que en la última bajada recordé todo lo difícil que fue el proceso para poder llegar allá. Sentí mucho orgullo porque dejé muchos obstáculos atrás por eso  fue un momento maravilloso”.

 

POSTULACIÓN

Para poder llegar a esta instancia, la deportista que de los 7 a los 22 años fue seleccionada  en atletismo y tuvo participación en panamericanos, sudamericanos y también en un mundial junior acudió al Fondo Nacional de Desarrollo Regional del Gobierno Regional. Finalmente el CORE aprobó recursos  que le permitieron poder costear sus pasajes y también algunos implementos, en conjunto además de las empresas auspiciadoras.  Pero para ello “tuve que hacer casi una tesis en menos de una semana, compré mi pasaje cinco días antes. Además, con todo eso yo soy docente universitaria, necesitaba planificar, entonces fue muy difícil llegar allá”.

 

MAULE

La propia deportista, quien también tuvo una participación en el reality de TVN, Pelotón terminó diciendo:  “La región del Maule tiene lugares espectaculares para poder desarrollar deportes como este. La reserva Altos de Lircay es uno de mis lugares favoritos y es perfecto para practicar deporte. Ojalá se le empiece a dar más auge a este tipo de actividades, teniendo en cuenta que es beneficioso para  la salud y también te permite conectarte con lo hermoso de la naturaleza”.

 

 Pedro Pablo Herrera

 Fotografía: Juan Mata

Volver

Comentarios