Miércoles, 26 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
En sus funerales

Mohamed Alí fue despedido a lo grande

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 11 de Junio 2016

A los gritos de “Alí, Alí, Alí” y “bienvenido a casa, campeón”, el barrio de Parkland, en el oeste de Louisville, donde pasó su infancia el legendario púgil estadounidense, se volcó para ver pasar el cortejo fúnebre con el féretro de Muhammad Alí, fallecido hace una semana a los 74 años.

Desde primera hora de la mañana, cientos de vecinos aguardaban en el 3302 de Grand Avenue, la casa donde el gran boxeador se crió, para rendir homenaje a su ídolo.

“Le vamos a echar de menos. Era capaz de unir a todo el mundo: blancos y negros, ricos y pobres, mayores y niños”, afirmó a Efe Melissa Thompson, vecina de Parkland, en un puesto improvisado de venta de agua. Para Thompson, el boxeador es “una inspiración hoy en día. Le pongo de ejemplo ante mi hijo” para que vaya a la universidad y “alcance sus sueños”, dijo.

 

QUERIDO

“No se mordía la lengua. En el ring, y fuera del ring, era único”, subrayó Halvor Silcott, quien aseguró que el barrio ha cambiado desde que Alí se fue para convertirse en el boxeador más grande de la historia.

Al tres veces campeón mundial de los pesos pesados le fue suspendida su licencia de boxeador durante tres años por negarse a ir a la Guerra de Vietnam y fue un crítico frontal de la discriminación racial existente en su país en las décadas de 1960 y 1970.

El mítico ex “monarca”  del mundo del peso pesado y campeón olímpico en Roma en 1960, sufría desde hace años la enfermedad de Parkinson.

“Antes era un barrio de negros, decían que era de clase media negra, pero era básicamente de negros. Antes había el problema de la segregación. Ahora son otros: drogas, alcohol, bandas. El boxeo fue lo que le permitió salir”, indicó Silcott.

Volver

Comentarios