Miércoles, 21 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
A nueve años del “Calamazo”

Óscar Del Solar: “Siempre soñé y soñaré en volver para enmendar el error”

Un 8 de noviembre de 2009, el equipo talquino, al mando del mencionado DT, escribía una de sus historias más oscuras en el profesionalismo. El alinear seis extranjeros, le llevó al cuadro talquino bajar de categoría, en un hito que marcó negativamente al club

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 08 de Noviembre 2018

Muchos hinchas sostienen que desde el año 2009 Rangers no es el mismo de antes. El cambio de corporación a sociedad anónima o el hecho que ya no exista importante vinculación entre Rangers y Talca, o quizás lo desastroso de las campañas en los últimos cinco años, que mantienen a los piducanos en la Primera “B”, pueden ser factores para explicar, en parte, este periodo oscuro.
Ese inicio también viene enlazado con un hecho que hizo llorar a toda una ciudad. El famoso “Calamazo”. Un 8 de noviembre de 2009, los piducanos se jugaban su opción de llegar a play off, sí, play off. Los talquinos necesitaban ganar, como visita, a Cobreloa para conseguir su objetivo. En su defecto un empate los podría meter, a la espera de otros resultados, pero más importante que eso, ese resultado los salvaba de no caer a la Primera “B”. Mientras que una derrota a lo más los dejaría obligados a jugar liguilla de promoción.

DESGRACIA
Pero ni una ni otra cosa pasó, porque en aquella tarde, en el hasta ahí “Estadio Municipal de Calama”, Óscar del Solar cayó en desgracia y mandó a seis foráneos al campo de juego, siendo que el reglamento permitía cinco, consumando el descenso inmediato del club, considerando que en aquel año, esa falta era castigada con la pérdida de tres puntos, además de los que se encontraban en juego en el partido.
Nueve años más tarde, uno de los entrenadores más exitosos en la historia del club, al conseguir un vice campeonato el 2002, pero a la vez el más cuestionado, viajó hasta Talca para lo que fue el Nacional de fútbol universitario, donde dirigió a la Universidad de Concepción. Tras su eliminación en primera vuelta, Óscar Jorge Del Solar Villarroel, dialogó con Diario El Centro, donde entre otras cosas, se refirió a una etapa de su vida que, sin duda, marcó un antes y un después en su vida.

¿Qué significó volver a Talca?
-“Siempre me voy a quedar con los gratos momentos. Es una ciudad que me gusta, se respira cordialidad, porque estos días que estuve acá compartí con personas y no hubo ningún mal rato. Mis recuerdos son el sub campeonato del 2002, el ascenso del 2007, la excelente campaña del 2008 y de un desgraciado error que después cometieron muchos, pero que yo lo recibí como propio, y por el cual recibí muchos comentarios duros, pero estoy con mi espíritu y mi mente tranquila, porque todo lo que hice fue por Rangers, que es un club que lo llevo en el corazón”.
¿Cambiaría la forma en la que se fue de Rangers, considerando las decisiones que usted tomó, como una demanda al club?
-“Yo di la cara, di una conferencia de prensa, asumí mis culpas y contrariamente a muchas cosas que se dijeron, como que yo me había ido antes, que por cierto todas mis cosas estaban en el departamento. Hubiera querido quedarme, pero el club consideró que no era apropiado. Quería ser partícipe del ascenso del club. Yo soy un hombre de desafíos y no los eludo. Nunca me negué a estar”.

¿Qué significó volver a jugar contra Rangers, como entrenador?
“Me dolió mucho, porque estaba acostumbrado que en Talca me aplaudieran y me demostraran cariño, pero entendí que era lo lógico porque todo el mundo entendió que había sido algo premeditado y claramente las investigaciones que se hicieron demostraron que había sido un infortunio demasiado grande. El Estadio Fiscal para mí fue un lugar donde me sentía invencible y que a los equipos les costaba ganar. Yo sé que por las expectativas que generé con el éxito que tuve es porque se dieron críticas tan duras y se esperaba mucho de mí y se generó ese problema que complicó al club. Las veces que vine con Deportes Concepción y con Cobresal recibí reprobación que dentro de mí sabía que era entendible y que era parte de lo que habíamos vivido. Pero, de todas maneras, piensas que la vida tiene esos momentos que dices, no lo merecía”.

¿Qué cree usted que no merecía?
-“No digo que no era merecedor que la gente reprobara esto. Me refiero a que no merecía lo que pasó. Lo que merecía esa vez era haber salvado a Rangers de la Primera “B” y haberlo metido en play off, que era lo que estábamos buscando”.

¿Hubo un antes y un después para usted luego del “Calamazo”?
-“Hay un prejuicio para el club, pero hay un dolor muy importante para un ser humano que su vida se modificó, porque si no fuera responsable, no me hubiera importado nada, pero claramente siempre sentí y me hacía la pregunta de por qué había sucedido eso y por qué no había sido capaz de que eso no sucediera. Uno se cuestiona muchas cosas y por más que yo me destaqué por mi profesionalismo, rigurosidad, no entendía como había fallado en ese momento tan importante, pero la vida es de dolores, es de alegrías y hay que saber vencer un dolor grande para seguir creciendo”.
-Luego de Rangers, muchos pensaron que ni sintió el dolor al sumarse a Ñublense
“Yo necesitaba trabajar. Tenía que volver a proyectar una imagen confiable, entonces cuando hubo ofrecimiento asumí el desafío de ir a Ñublense, porque también necesitaba que el mundo del fútbol sintiera que yo seguía siendo una persona honrada y profesional”.

-Se cumplen nueve años de ese infortunio, como usted dice, ¿qué mensaje se le puede dar a la gente?
“Puedo decir que superé el momento. Me puse muy contento cuando ascendió Rangers el 2011 con Gabriel Perrone, porque sentí un tremendo desahogo. Desafortunadamente se cayó nuevamente. Yo lo único que les puedo decir es que amen a su club como siempre, que lo apoyen en las buenas y en las malas, que sus sueños de ver a Rangers en Primera División no lo pierdan, porque las personas viven de sueños y que sigan siendo como son, porque son uno de los pocos lugares de Chile que el local es local cuando se juega con los grandes”.

¿Ha podido cerrar ese capítulo en su vida?
“Siempre soñé y soñaré en volver. Sé que es prácticamente imposible, pero siempre he querido regresar, hacer volver a la gente a la cancha, hacer retornar el equipo a la Primera “A” y hacerlo todo lo competitivo que debería ser, porque tiene un estadio hermoso y esos recuerdos me gustaría poder rememorarlos, pero sé que prácticamente es imposible, pero siempre estoy con la ilusión de hacer algo para enmendar el error”.

 

Volver

Comentarios