Lunes, 24 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Tras paridad ante Iberia

Se acabó el sueño del ascenso

A pesar de realizar una primera fracción casi perfecta, Curicó Unido no pudo sostener un 2-0 a favor en el estadio La Granja, cediendo ante un rival que durante el complemento fue más certero y aplicado

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 08 de Mayo 2016

Iberia esfumó el sueño curicano de retornar a la máxima división del fútbol nacional, tras conseguir una paridad 2-2 en la cancha del estadio La Granja, resultado que en la llave global dejó en el camino de la postemporada de la “B”, a la escuadra comandada por el técnico, Luis Marcoleta.

Ante la obligación de revertir el resultado acaecido en el sur (0-1 en contra, en Los Ángeles), los anfitriones salieron “con todo” en búsqueda del tanto inicial. La presión que ejercieron los pupilos de Marcoleta generó que los azulgranas se replegaran en campo propio, cediendo la posesión del balón.

Las aproximaciones al pórtico defendido por Franco Cabrera fueron constantes, pero quizás por algo de ansiedad o por una falta de fineza, la paridad en blanco se mantenía. La más clara de esos pasajes fue cuando el reloj marcaba el minuto 17, tras un centro de Yashir Pinto, uno de sus compañeros de ataque, Camilo Ponce, alcanzó a conectar el balón, pero el meta Franco Cabrera ahogó el grito de gol.

 

MACHACANDO

El protagonismo seguía del lado de Curicó Unido, por lo que a nadie le sorprendió la apertura del marcador. A los 27’, centro de Christopher Díaz, que encuentra al argentino, Alfredo Ábalos, ubicado en plena área chica, quien sin marca, consiguió empalmar un cabezazo, el cual se desvía en el defensa, Emerson Ayala, venciendo la resistencia de Franco Cabrera.

Si bien con ese resultado, al menos los albirrojos optaban a una definición por penales, a fin de evitar tal escenario, los embates “torteros” continuaron siendo recurrentes. La presión en la salida que ejerció el local dio sus frutos.

A los 38’, Camilo Ponce consiguió recuperar un balón tras un mal pase de Emerson Ayala, habilitando a Alfredo Ábalos, quien luego de eludir a un par de rivales, encajó el balón al costado derecho del pórtico de Cabrera. Fueron 45 minutos que rayaron en la perfección, los que contrastaron con los que vendrían después.

 

REMONTADA

Recién, tras el pitazo inicial de la segunda fracción, reaccionó Iberia. Regresó al campo de juego con otra actitud, lo cual se complementó con la evidente baja en el rendimiento que mostró Curicó, que no pudo repetir el nivel que plasmó en el acto inicial.

Aprovechando algunos errores y desaplicaciones de la zaga local, las piezas en ataque de la visita comenzaron a ensamblarse, consiguiendo rápidamente el que fue el primer descuento.

Corría el minuto 51, cuando tras un centro desde la derecha y un pivoteo hacia el corazón del área, Óscar Salinas resolvió con un remate cruzado, tanto que fue un verdadero “balde de agua fría” para los curicanos.

Con ese resultado, los dirigidos por Nelson Soto al menos forzaban una definición desde los 12 pasos, por lo que obligaban a Curicó a marcar otro gol. Lamentablemente, los locales evidenciaron un distanciamiento entre sus líneas, careciendo del oficio necesario para al menos mantener aquella ventaja.

En cuanto a cantidad, las llegadas de Iberia fueron muy inferiores a las de Curicó, pero con una mayor efectividad. El golpe de gracia llegó al minuto 72, cuando desde mitad de cancha, Juan Manuel Lucero, comenzó un carrerón por la banda izquierda, hasta llegar a las cercanías del área. Luego de enganchar hacia el centro, logró habilitar a Rodrigo Echeverría, quien arremetió entre los centrales, para quedar mano a mano con Jorge Deschamps, quien nada pudo hacer para impedir la que fue la paridad definitiva, resultado que les dio el boleto a la siguiente fase.

 

SIN IDEAS

A pesar de que el técnico Luis Marcoleta dispuso del ingreso de algunas variantes, Curicó no tuvo los argumentos para revertir aquel escenario.

Quizás la más clara oportunidad para, al menos, estirar la definición desde los 12 pasos, fue la chance que dispuso el argentino Marcos Flores, quien no pudo resolver en inmejorable posición, tras un centro desde la banda izquierda.

Los cuatro mil 79 espectadores que arribaron al estadio La Granja se retiraron con el dolor de ver como su equipo se quedó en el camino, en un torneo donde Curicó fue uno de los principales animadores, siendo de hecho, la escuadra de mejor rendimiento de la segunda rueda en la “B”.  Tras el pitazo final del árbitro, Claudio Puga, varios jugadores de la banda sangre diagonal no aguantaron la pena, derramando varias lágrimas sobre el césped de La Granja.

Con el torneo para los curicanos ya finalizado, ahora será resorte de los dirigentes proyectar la siguiente competición, teniendo como tarea número uno el poder renovar el contrato del cuerpo técnico comandado por Luis Marcoleta, quien no ha escondido su intención de permanecer en la tienda albirroja.   

Volver

Comentarios