Sábado, 22 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia moderada
No queda otro camino

Se necesita un recambio generacional

Destacados protagonistas del deporte nacional, discutieron la realidad de la formación de especialistas de alto rendimiento en el país, tras los malos resultados en los últimos Juegos de Río de Janeiro 2016

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 06 de Octubre 2016

La participación de Chile en los últimos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en Brasil estuvo compuesta por una delegación de 42 deportistas, -la más numerosa desde Sidney 2000- que compitieron en 16 de los 28 deportes reconocidos por el Comité Olímpico Internacional. Sin embargo, al igual que en Londres 2012, no se obtuvo ninguna medalla.

Las críticas son cruzadas. Bajo rendimiento; falta de apoyo a los deportistas; la inexistencia de una política que incentive el deporte en el país; federaciones mal administradas. Estas fueron algunas de las preguntas que se analizaron en el coloquio “Juegos Olímpicos: Qué se gana cuando se pierde”, organizado por la Universidad San Sebastián y en el que participaron Juan Carlos Cabezas, director del Instituto Nacional del Deporte; Erika Olivera, maratonista olímpica; Gabriel Lama, judoca olímpico; Claudio Cantín, director de Chile Olímpico y Nelson Carreño, académico de la U. San Sebastián.

 

COINCIDENCIAS

En conjunto los invitados coincidieron en que el problema del deporte en Chile no pasa exclusivamente por un tema de financiamiento, sino de la necesidad de generar una política de largo plazo, que trascienda los gobiernos de turnos, para que se mantenga en el tiempo, y que se preocupe de formar deportistas.

Además,  indicaron que se requiere revisar los procedimientos de entrega de recursos y que hay que incorporar herramientas de gestión con indicadores que midan resultados, no solo de logros deportivos, sino de cómo se administran los recursos que se entregan, como se captan nuevos talentos y cómo se forman las futuras generaciones.

Según los expositores, el gran problema que deja en evidencia los Juegos Olímpicos es que no existe una generación de recambio.  “Hacen falta figuras que nos representen e inspiren”, dijo la maratonista Erika Olivera.

“En triatlón femenino- explicó-  está Bárbara Riveros; en masculino no tuvimos representante; en natación tuvimos a Kristel Kobrich, en gimnasia a Tomás González, y en atletismo a Natalia Duco y Karen Gallardo; pero si miras la generación qué viene… todos los día me pregunto quiénes vienen”.

 

DEFENSA

El ex judoca Gabriel Lama, defendió el trabajo de los deportistas para llegar a instancias competitivas de alto rendimiento como los Juegos Olímpicos. “Todos queremos medallas olímpicas, pero si realmente es lo que queremos los Ministerios del Deporte, Educación y Salud, deben generar instancias para ello y las federaciones convertirse en facilitadores de la ejecución de los distintos deportes”, aseguró

Por su parte,  Claudio Cantín explicó que como Chile Olímpico, buscan velar por una política nacional que hoy no existe, “lo que hay son estructuras cortoplacistas, de máximo a 10 años que pretenden apoyar a deportistas que ya están funcionando competitivamente a nivel internacional. Pero lo que falta es buscar abajo y la responsabilidad se le está entregando solo a los clubes”.

Al respecto, el director del Instituto Nacional del Deporte, Juan Carlos Cabezas, coincidió con este análisis. “Necesitamos una mirada sistémica y trazabilidad en nuestros procesos, ya que estos no conversan entre ellos. Falta un programa de búsqueda de talentos, pero además tenemos que focalizar la entrega de los recursos”, dijo Cabezas.

 

Para levantarse

Los expertos coinciden que tras el fracaso de Río, se puede seguir el ejemplo de Colombia, donde se diseñó un plan a diez años.

Se aunaron los criterios para el financiamiento público y privado, se capacitó a los deportistas y dirigentes en la administración de los recursos y diseño de planificación. Además,  se instaló un sistema de trazabilidad de los procesos y la búsqueda y promoción de nuevo talentos, sin dejar de lado incentivos económicos para los deportistas de alto rendimiento.

Volver

Comentarios