Sábado, 16 de Diciembre de 2017
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Controversial tema

Abogados exponen visiones sobre Reforma al Código de Aguas

Profesionales, que llevan tiempo ligados a las organizaciones de usuarios de agua, entregan sus razones que explican el rechazo a la iniciativa legal

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 04 de Diciembre 2017

TALCA.- Con el fin de entender qué buscan los agricultores y el porqué de su rechazo al proyecto de ley, conversamos con dos abogados expertos en el tema, Diego Castro y Juan José Crocco, que llevan años trabajando con las organizaciones de usuarios de agua (OUA) y que además forman parte de la Confederación de Canalistas de Chile.

 

¿Ustedes creen necesario realizar una modificación al actual Código de Aguas?
“Las OUAs creemos que es indispensable una modificación del Código de Aguas (CA) y la apoyamos en la medida que se demuestre que ella se fundamenta en cuestiones técnicas, en un diálogo con los usuarios de las aguas y no en argumentaciones ideológicas y demagógicas como ha sido hasta la fecha. Creemos que toda ley es perfectible y proponemos la modificación de no menos de 150 artículos”.

 

¿Podríamos decir entonces que hay que actualizar el Código de Aguas?
“En los años en que se inician los estudios y las primeras propuestas legislativas para la promulgación del Código de Aguas e incluso al momento de su promulgación inicial (1951), el uso del agua transportada por los ríos y esteros de nuestro país, consideraba principalmente usos agrícolas, y cómo toda legislación que es reflejo de un período histórico, no fue posible prever los innumerables usos que en la actualidad se le da a las aguas. Así como indicábamos, al momento de su promulgación el Código consideraba el uso de las aguas superficiales fundamentalmente para fines agrícolas y excepcionalmente para la generación de “fuerza motriz “, pero no consideraba otros usos que hoy por hoy son habituales, y que van desde el uso del agua para el consumo humano, la belleza escénica de una cascada; la conservación del patrimonio ambiental; el uso para una piscicultura; pasando por la generación de energía y tantos otros muchos usos.
Por lo ya indicado se hace imprescindible adecuar la normativa legal, a los actuales usos de las aguas y requerimientos de una sociedad, que pretende ser una potencia agroalimentaria”.
¿Cómo afecta el cambio climático al actual Código de Aguas?
“El Cambio Climático es hoy por hoy una realidad insoslayable, que debemos asumir y considerar. En la época en que fue redactado el CA no se contemplaba dicho cambio climático y lamentablemente no obstante que la autoridad como una justificación de las modificaciones propuestas reiteradamente habla del Cambio Climático, no se ha dictado ni propuesto ninguna normativa que desde el Derecho de Aguas asuma, se haga cargo de la incertidumbre e infinidad de conflictos que de dicho cambio climático se derivarán”.

 

¿No sería prudente incorporar nuevas áreas de legislación como los glaciares o campos de hielo?
“Día a día, acceder y/o utilizar de cualquier forma y para cualquier propósito glaciares y campos de hielo, los cuales que constituyen la principal reserva de agua dulce para nuestro país, sin que exista control ni procedimientos reglados, es una insensatez. La legislación relativa a este tema es exigua y limitada y el Código de Aguas no la contempla en lo absoluto, de hecho las actuales propuestas modificatorias casi no se pronuncian sobre este importante tema a futuro. Por lo que ciertamente, es uno de los grandes temas ausentes en la discusión”.

 

Las OUAs deben avanzar hacia una gestión integrada del manejo de cuencas, ¿la actual reforma incluye estos temas?
“El agua es fuente de vida, y no exclusivamente para sobrevivir con su consumo en su estado natural, sino porque sustenta la principal fuente de energía eléctrica de la que dependemos y es indispensable para la producción de los alimentos y muchos de los productos industriales que consumimos. Siendo entonces un recurso tan esencial para nuestra sociedad, es demente sostener que la modificación de una decena de artículos será capaz de hacer frente a los innumerables cambios que nos depara el futuro.
Es por eso que, necesitamos transitar desde una gestión desarticulada y desconectada entre usuarios-organizaciones y la Autoridad, para lograr una gestión integrada e inteligente de los recursos hídricos. Esto solo se puede lograr estableciendo las bases para una confianza duradera entre la Autoridad y los usuarios-organizaciones, con el objeto de poder trabajar en conjunto en las soluciones que serán necesario implementar. Soluciones que sin duda serán más eficientes y eficaces si se originan en el seno de dichas OUAs, a que si se intentan imponer por la fuerza desde una Autoridad central”.

 

¿Qué se debe mejorar en la legislación relativa a la Dirección General de Aguas?
“Uno de los aspectos más curiosos de toda la actual reforma, es que no tendrá costo alguno para el Estado. A pesar de incorporar una serie de nuevas y complejas facultades para la DGA, no se plantea que esto tenga impacto financiero fiscal.
Actualmente estamos modificando todo lo que tiene que ver con las facultades de la autoridad, sin detenernos a pensar el tipo de autoridad llamada a ejercerlas y sus capacidades reales.
Para lograr una gestión integrada de los recursos hídricos se hace necesario contar con una Autoridad que sea un referente en materia de aguas, que genere las confianzas para que toda OUA pueda consultar y resolver de manera rápida y eficiente los problemas que se les puedan plantear, legislando a través de incentivos más que con persecuciones y amenazas de sanción, pues esto lo único que logra es sembrar la desconfianza y el miedo, alejando a las OUA de las Autoridades”.

Volver

Comentarios