Lunes, 15 de Julio de 2019
Secretario de Estado analizó temas fundamentales para la región

Antonio Walker, entre el vino y el agua

La autoridad, en entrevista con Diario El Centro, hizo especial énfasis en las medidas para transparentar la producción de vino, así como las grandes y pequeñas obras de riego en el Maule.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 16 de Diciembre 2018

TALCA.- Ya habían pasado 13 días desde la fecha pactada en aquella histórica reunión entre viñateros y parlamentarios -el 22 de octubre pasado- para entregar soluciones a este sector productivo. El ministro de Agricultura, Antonio Walker, junto con restarle importancia a los plazos, subrayó que el actual gobierno -a tan solo nueve meses de gestión- está abordado uno de los problemas históricos en industria del vino.


“Tenemos un tremendo desafío en la viticultura chilena”, destacó el secretario de Estado, haciendo énfasis en la necesidad de hacer más rentable el vino que se produce en el país, para que su precio supere la barrera de los 28 dólares la caja, como promedio, en los mercados internacionales.
El ministro añadió que las prioridades están puestas en un sector comprendido por 150 mil hectáreas y que produce más de mil millones de litros, ubicando a Chile en el cuarto lugar entre los países exportadores de vino.
“El vino chileno se posicionó como un producto bueno, bonito y barato”, expresó la autoridad, aludiendo a la necesidad que este logre sea cotizado como los vinos de Nueva Zelanda, Sudáfrica o Australia, asumiendo la calidad como el camino para lograrlo.

 

“PÓNGANSE DE ACUERDO”
Walker destacó que, en aquel histórico encuentro, le dijo a los gremios algo que, anteriormente, nadie le había propuesto: “Pónganse de acuerdo para que nosotros, como gobierno, plasmemos en un proyecto de ley o en normas las modificaciones que ustedes quieren hacer”. Así les otorgó un plazo hasta noviembre, hecho que nunca tuvo lugar, por no haber llegado a una conciliación entre las principales asociaciones gremiales y los representantes de las grandes viñas.
“Les dijimos que en noviembre íbamos a zanjar nosotros el tema”, aseveró el ministro, asegurando que se trabajó durante todo ese mes para seleccionar los siete puntos que fueron anunciados para transparentar la producción de vino.


“Entones, el gobierno si cumplió. Ahora, que algunos parlamentarios hayan dicho que el gobierno no ha cumplido, creo que es una forma de politizar un tema que es muy técnico y muy sensible para los viticultores”, afirmó el secretario de Estado.
“Este es un gobierno que le pone el pecho a las balas y el cascabel al gato”, aseguró la autoridad, al anunciar que con las propuestas asegurarán el cumplimiento de la ley, mediante un aumento de la fiscalización por parte del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), ante el incumplimiento de las normas establecidas a través de las mezclas que se realizan entre las uvas viníferas y de mesas sin ser declaradas oficialmente.

 

“NO ES BUENO”
Tras la valoración de muchos criterios provenientes de viticultores, enólogos, asesores técnicos, viñateros, empresarios y especialistas en marketing, entre otros, en cuanto al tema vino, el ministerio quiere “ordenar la casa para terminar con la falta de transparencia”, enfatizó Walker, de cara a la primera vendimia que debe enfrentar.
“Es una cosa que no han hecho otros gobiernos, porque esto viene ocurriendo en los últimos 15 ó 20 años”, dijo.


“En este tema, grandes, medianos y chicos, han tenido posturas distintas”, aseguró el titular de la cartera agrícola, haciendo mención a las diferencias entre viñateros y algunas asociaciones gremiales. También aseveró la importancia que tiene la producción de vino para la región, debido a la concentración en el Maule del 50% de las plantaciones vitivinícolas existentes en todo el país.
“No es bueno frente al mundo que en Chile haya habido esta polémica”, aseguró la autoridad, valorando –además- el accionar de los parlamentarios de la región para defender los temas agrícolas, a pesar de sus diferentes colores políticos. “Eso no lo he visto en otra región”, señaló.
“Cuando uno es gobierno, tiene que preocuparse y trabajar por los más débiles y por aquellos que más le cuesta. Para nosotros, un agricultor del Maule que tenga media hectárea o una empresa que tenga mil hectáreas, tienen la misma influencia. Nosotros, principalmente, nos debemos a la gente que tiene menos voz”, destacó.

 

AGUA QUE NO HAS DE BEBER...
“Vamos a comernos las aceitunas de a una”, expresó el ministro Walker, ante la indagatoria de lo que sucederá con el porcentaje de agua en el vino, señalando que, en una primera instancia, se asumirán los problemas de las mezclas de uvas viníferas con uvas de mesa.
El secretario de Estado anunció que, a partir de enero, se comenzará a desarrollar una mesa técnica público-privada para analizar, en profundidad, el tema del porcentaje de agua en el vino.
“Vemos que en Brasil no se permite el agua, pero también vemos una legislación americana (EE.UU.) que no le pone restricción al porcentaje de agua, y una legislación chilena que permite ocupar hasta un 7% de agua en el vino. Y vemos un mundo técnico que nos dice ojo con las variedades tardías con un sólido soluble muy alto, con muchos grados de azúcar, donde necesitamos el agua para equilibrar el vino”, explicó.


La autoridad confesó que, en una conversación con su homólogo de Brasil, dicha autoridad le manifestó que los niveles de agua en el vino chileno pueden ser causales de cierre del mercado local para este producto.
“Vamos a hacer implacables. El SAG tiene una máquina que ha estado guardada en una bodega durante muchos años y que permite medir el porcentaje del agua en el vino. Esa máquina va a funcionar a partir de este año”, confirmó el ministro de Agricultura.

 

¿DEJALA CORRER?
El Maule tiene las mayores ventajas comparativas para convertirse en una de las regiones más importantes en el ramo agroexportador, despachando al extranjero más de dos mil millones de dólares en el sector silvoagropecuario, por lo cual, el agua es clave para sostener esta poderosa industria silvoagropecuaria.


Es por ello que la autoridad anunció la concesión del embalse de Convento Viejo, lo cual impactará positivamente la cobertura de riego en el Maule, a lo que se suman las propuestas para construir otros embalses como La Jaula, en Longaví,


Haciendo especial énfasis en el óptimo aprovechamiento del agua, Walker destacó la necesidad de aumentar el volumen de riego tecnificado en la región, del cual es tan solo un tercio del total, asegurando que esta modalidad aprovecha el 95% del vital líquido, mientras que otras formas, como el riego por surco, solo utiliza el 40% del volumen total regado en las áreas cultivables.
“Es por eso que lo primero que vamos hacer como ministerio es aumentar la superficie del riego tecnificado, para extender la superficie regada del Maule. Y por eso, vamos multiplicar la frecuencia de los concursos de la ley de riego”, afirmó la autoridad.


El secretario de Estado destacó que los pequeños embalses, de hasta cinco millones de metros cúbicos, van a poder ser concursables en la ley 18.450, lo que significa que el Estado cofinanciará la construcción de estos reservorios estacionales de agua.
“Creemos que más que el gran embalse, lo que necesitamos en el Maule son muchos pequeños embalses”, aseveró.

 

CARRETERA HÍDRICA
En el caso del proyecto de la carretera hídrica “Reguemos Chile” y su paso por la región, así como la posibilidad de que se alimente con las reservas de agua maulina, a pesar de la vigencia de la resolución 105/83, la autoridad aseguró que primero esta iniciativa debe ser declarado como un proyecto de interés nacional, para luego, realizar su estudio de prefactibilidad.
“Una vez que se haga este estudio, evaluaremos la factibilidad técnica y económica que tiene el proyecto, para aprovechar esa cuenta de ahorro que tiene Chile, que son 10 mil millones de metros cúbicos que se vierten hacia el mar”, subrayó Walker.


El ministró destacó que, para regar una hectárea, es necesario unos 8 mil metros cúbicos. “O sea con esta agua que vierte hacia el mar, se pueden regar 1,2 millones de hectáreas adicionales a las que ya tenemos, lo que provoca que esto haya que estudiarlo en serio”, expresó.
El proyecto sería una gran oportunidad para el país, de cara a la demanda de un 70% más de alimentos en el mundo por la existencia en el 2050 de más de 10 mil millones de habitantes. Walker afirmó que el Maule jugará un rol importante por sus volúmenes de agua.

Michel Hechavarria

 

Volver