Miércoles, 14 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
En el Maule, la actividad agrícola sopesa cambios en el suelo

Cambio climático produce diversos efectos en economía de regiones

Según Inacer julio-septiembre, actividades económicas registraron conductas mixtas entre territorios.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 19 de Noviembre 2017

TALCA.- El comportamiento de los sectores económicos, registrado por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) en el Indicador de Actividad Económica Regional (Inacer), muestra un comportamiento mixto con múltiples explicaciones.
Actividades económicas que fueron de crecimiento en algunas regiones, registraron caída en otras, lo que refiere que no se trata de una condición generalizada del sector.
En el trimestre julio-septiembre, el Maule registró un decrecimiento de -1,6% y un registro acumulado de -2,8%.
En la región, el sector silvoagropecuario cayó, pero creció en Coquimbo y La Araucanía, mientras que la industria manufacturera también disminuyó su dinámica en la Séptima Región, pero creció en nueve de diecisiete regiones de Chile.
Al respecto, fue consultado Guillermo Riquelme, académico de la Universidad Autónoma de Chile, detalló que el factor climático ha sido determinante para cada región y ha incidido de manera particular en cada suelo. Explicó que se trata de un escenario estructural.
“Algunos productos agrícolas, por el cambio climático, se desplazan a otras regiones. El efecto climático no solo afecta condición de agua o sol, sino también de suelo, lo que hace que algunas plantaciones ya no sean de producción óptima en el Maule y se desplacen entre suelos. Algunas regiones y actividades están también en ese proceso de ajuste”, comentó.
Como resultado, productores agrícolas migran de actividad, lo que genera también un cambio en la matriz productiva.
Al ser el Maule una región de tradición agrícola y verse impactada por incendios forestales a principios de año, además de extensas sequías y modificaciones en las conformaciones del suelo, la dinámica productiva se muestra a la baja.
Detalló que regiones con comportamiento positivo en esta actividad han sido aquellas favorecidas por las condiciones de suelo, y por tanto de clima.
Riquelme detalló que a escala nacional se atraviesa una condicionante climática natural, que favorece a algunas regiones y perjudica a otras.

¿RAZÓN COMÚN?
En orden de mayor a menor escala nacional, Aysén, Tarapacá, Maule, O’Higgins, Atacama y Coquimbo, mostraron decrecimiento económico en el trimestre recién reportado por el INE.
Sobre el factor común que podría presentarse entre las regiones con índice negativo, Riquelme explicó que O’Higgins y Maule mantienen un comportamiento similar, porque aparte de la minería de Rancagua, dependen fundamentalmente de la agricultura y el comercio. Sin embargo, no ocurre lo mismo con las demás regiones, geográficamente ubicadas en espacios disímiles. Cada región registra efectos en su economía por razones particulares.
“Con O’Higgins tenemos una condición muy similar. Pero con Aysén no tenemos mucho que indicar, por ser una región muy pesquera de salmón y otras más. No tenemos una comparación posible. Lo que sí se puede decir es que cada región se ha deteriorado bajo sus propias condiciones”, expresó el analista, quien reiteró que el factor que pudiese relacionar estas economías es el impacto climático.

 

En los extremos del país

 

De todas las regiones, el Maule es la cuarta de seis con decrecimiento.
La región de mayor depreciación económica fue Aysén con -8,4% y la de más alto crecimiento fue Arica y Parinacota con 7,6%. Ambos territorios se hallan a los extremos del país y muestran economías diametralmente distintas, fundamentadas en actividades distintas.

 

Acumulado negativo

Hasta el noveno mes de 2017, el Maule presenta una variación acumulada de -2,8%, mientras que en igual periodo de 2016 el indicador era de 7,2%.  Producto de la disminución de la producción de energía eléctrica para finales del año anterior, incendios forestales a principios de 2017 y severos efectos climáticos, las cifras de la región son de decrecimiento. Sin embargo, otras seis regiones del país registran signo negativo en su variaición acumulada. Se trata de Antofagasta (-4,3%), Aysén (-4,0%), Atacama (-3,5%), Taparacá (-2,8%), O´Higgins (-2,0%) y Coquimbo (-1,5).

Rosmir Sivira

Volver

Comentarios