Miércoles, 19 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Pablo Villoch, referente en innovación territorial:

“Chile es un semillero de innovación social”

Los desafíos que enfrenta la humanidad requieren prácticas, métodos, enfoques y principios nuevos que impulsen soluciones colectivas y sustentables.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 10 de Diciembre 2017

TALCA.- “Todas aquellas personas que sientan que pueden contribuir a un cambio positivo en su entorno, pueden hacer uso de las herramientas de la innovación social”. Así lo aseveró Pablo Villoch, especialista en Liderazgo Estratégico para la Sostenibilidad y cofundador de la consultora Glocalminds, quien previo al taller Formación de Líderes en Innovación Social que brindará el jueves 14 de diciembre en Talca junto a MauleLab, compartió conceptos e ideas sobre esta filosofía.
Es licenciado en Dirección de Empresas por la Universidad de Deusto en España, con estudios en Gestión Intercultural en el Instituto Tecnológico de Monterrey, México y en Relaciones Internacionales de la Universidad Alberto Hurtado en Chile. Sin embargo, desde hace seis meses, visita la región del Maule, a propósito de reconocer los elementos necesarios para avanzar hacia una mejor sociedad.
“Uno de los principios de la innovación social es partir desde lo que hay, reconcomer cuáles son las fortalezas del territorio y construir desde las capacidades de asistencia. No se trata de fijarse en lo que falta, sino en lo que ya hay”, comentó Villoch, quien destacó del Maule recursos como: ciudadanos motivados; riqueza territorial en la Cordillera, los paisajes y lagunas; además de comunidades comprometidas con su identidad territorial
A juicio del experto todo cambio positivo debe iniciar desde la identidad. “Es clave, porque no sirve copiar y pegar modelos. Cada región tiene que construir sus propios proyectos”.

¿La innovación social es un concepto nuevo?
“Lo que busca la innovación social es resolver viejos problemas de nuevas formas. Parte del supuesto de que más de lo mismo ya no es suficiente. Los desafíos que enfrentamos como humanidad y a nivel territorial requieren nuevos abordajes. El concepto se acuña hace unos diez años, pero estos fenómenos existían antes de que se diera el concepto (…) Cuando la Madre Teresa de Calcuta hizo su obra hubo innovación social. Lo interesante es que desde 2010 es una tendencia. Por la fecha se comenzó a hablar del tema acá en Chile y las sociedades lo están entendiendo”.

¿Qué es un desafío para la innovación social?
“Es una tensión que uno siente entre lo que hay y lo que podría haber. Hay una brecha entre lo que existe y lo que me gustaría que hubiese. Todo aquel que detecta que su alrededor no se relaciona con sus sueños está frente a una primera señal de un desafío para la innovación social que merece ser liderado”.

¿Es Chile una sociedad abierta a la innovación social?
“En los últimos siete años ha habido avances en innovación social en Chile. El Estado ha apostado y generado líneas de apoyo, además de políticas públicas y fondos a los que aplican iniciativas regionales como MauleLab. También varias universidades construyen programas de formación y las empresas se incorporan, entonces el tema se ha puesto sobre la mesa. Chile es un semillero de innovación social”.

¿Es posible innovar socialmente en el Maule?
“Por supuesto. He visitado el Maule los últimos seis meses y asistido sistemáticamente a reuniones con comunidades e instituciones en Hualañé, San Clemente y Colbún, y veo que los desafíos existen. Este año hubo terribles incendios que afectaron a muchas personas y unos años atrás fue el terremoto, entonces siempre habrá desafíos. Existen conflictos socioambientales, en educación, salud, gobernanza y otros múltiples ámbitos en los que como humanos y comunidades nos enfrentamos. Es natural que estos conceptos lleguen primero a las capitales, a Santiago, pero es momento de aplicarlo en la región”.

¿La innovación social es solo para jóvenes?
“Quienes lideran proyectos de innovación social en Chile están en un rango de edad entre los 25 y 40 años de edad. Son personas que socializan sin miedo y que tienen habilidades para la tecnología, además de una apertura de mente que les permite interactuar de manera sencilla”.

¿Todos pueden ser agentes de cambio?
“Necesitamos que todos sean agentes de cambio, porque el cambio pasa por uno mismo. Lo decía (Mahatma) Gandhi, que cada uno debe ser el cambio que desea ver en el mundo y eso implica también un esfuerzo de coherencia interna. Antes de querer cambiar a otros, mejor trabajar desde sí mismo (…) Necesitamos gente de todas las edades, clases, culturas y profesiones, porque hay desafíos en todos los sectores y territorios”.

¿Cuáles son los valores de un agente de cambio en innovación social?
“Debe tener empatía, escuchar las necesidades del otro y tener una conexión emocional profunda con los dolores del territorio y la comunidad. Debe tener una curiosidad genuina para indagar y preguntar, además de compromiso inquebrantable con un propósito personal para ponerlo al servicio del mundo. Debe tener autoconocimiento de sus talentos, dones y capacidades para ponerlas al servicio de la sociedad”.

Rosmir Sivira

Volver

Comentarios