Miércoles, 21 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
Aumento de un punto para reducir déficit fiscal

¿Contraproducente o factible la propuesta de aumentar el IVA?

Las variables para sacar el país del deficit fiscal en el que está envuelto pudieran aumentar la desigualdad entre las diferentes clases sociales, a juzgar el criterio de diversos economistas que opinaron sobre el tema.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 21 de Junio 2018

TALCA.– El déficit fiscal del país presentó un récord negativo al cierre del 2017, al ostentar unos 8 mil millones de dólares de débito, lo que equivale un 2,8% del Producto Interno Bruto (PIB). Para revertir dicha situación el economista y académico de la Universidad de Chile, Raphael Bergoeing, plantea subir el Impuesto por Valor Agregado (IVA) en un punto porcentual para elevar recaudación fiscal.
La propuesta ha llamado la atención de muchos y el análisis de otros, sobre todo de algunos líderes de opinión que aplauden o desaprueban la estrategia por sus diversos pro y contras.
En palabras de Guillermo Riquelme, economista de la Universidad Autónoma de Chile, “cerca del 50% de todos los ingresos tributarios del país son básicamente asociados a la recaudación por el Impuesto por Valor Agregado”.
Por su parte, su colega Paulina Campos, de la misma casa de altos estudios, afirmó que es importante incrementar la recaudación fiscal cuando esté dirigida a financiar políticas públicas tan necesarias como la gratuidad en la Educación Superior, no sin antes evaluar el impacto de estas medidas, más aún en economías con distribuciones de ingresos y oportunidades tan desiguales como la de Chile, donde sólo el 30% de los hogares se encuentra sobre el ingreso promedio por encima de los 830 mil pesos, convirtiéndolo en el país más desigual de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.
De igual forma, Riquelme agregó que esta propuesta de aumentar un punto porcentual al IVA para revertir este déficit presupuestario tras la recaudación de unos 1.500 millones de dólares, es solo un estimado bastante cuestionable, si se presupone que este aumento repercutirá en el precio de los productos con el aumento de los mismos, lo que se traduce en una disminución en la cantidad de bienes de consumo adquiridos.

EL AUMENTO DEL IVA: DIRECTAMENTE PROPORCIONAL A MAYOR POBREZA
Al respecto, Arcadio Cerda, académico de la Universidad de Talca, afirmó que este nuevo impuesto al valor agregado afectaría en mayor proporción a los más pobres debido que la mayor parte de sus ingresos se destinan al consumo, siendo los sectores vulnerables los más perjudicados.
Otro elemento a considerar, según la economista Paulina Campos, antes de definir el mejor camino para una mayor recaudación fiscal, es el alto grado de endeudamiento que tienen los chilenos, según el FMI, donde la deuda de los hogares en el país alcanza el 42% del PIB, ubicando a Chile como el país con consumidores más endeudados de América Latina, en un contexto internacional altamente vulnerable y donde las tasas de interés de largo plazo seguirán aumentando.
Sin embargo, Raphael Bergoeing, autor de dicha teoría asegura que “estos recursos si fueran usados para beneficiar desproporcionadamente a los más pobres, le restaría validez a la preocupación por su impacto regresivo”.
En tal sentido, Paulina Campos añadió que “el gasto social y su financiamiento, son de gran relevancia para satisfacer estas demandas ciudadanas, así como para continuar reduciendo los niveles de desigualdad. Un país más desigual, tiende a una mayor polarización, complejizando la gobernabilidad y los acuerdos que en el mediano y largo plazo se traduce en menores tasas de crecimiento e inversión”.
En esta misma cuerda, Riquelme asegura que si el Estado cree recaudar mayor cantidad de dinero con el aumento del IVA, “no sería tan clara que la redistribución de estos recursos a los más pobre de forma eficiente como para que el impacto negativo de este aumento sea compensado con el beneficio que se le puedan aportar”.
Cerda le agrega su punto de vista al declarar que la posición con respecto a que los recursos adicionales serán destinado a los más pobres sería válido si es que esos recursos llegan en forma proporcional a “todas” las personas más necesitadas, aunque en lo personal el académico de la Universidad de Talca cree que solo algunos se beneficiaran “ya sea por conexiones o capacidad de pedir apoyo, son los que podrían verse más beneficiados. No serían igual además con las zonas rurales, quienes muchas veces solo por acceso ya están limitados recibir más benéficos estatales”.
Por su parte, Campos insiste en que es imprescindible evaluar los efectos indeseables de un mayor cobro de impuestos, en pos de reconocer que la presencia de estos costos resulta fundamental a la hora de evaluar cualquier sistema tributario, antes de decidir respecto a un incremento en el IVA que grava directamente el consumo, afectando de manera más significativa, a los más pobres.

UN IVA DIFERENCIADO
Una de las variantes a la hora de aplicar esta estrategia, donde el país se recupera del déficit fiscal con el aumento del IVA sin exponer a los sectores más vulnerables es la que propuso el economista de la Universidad Autónoma, Guillermo Riquelme, al hacer mención de que en Chile el cobro del Impuesto por Valor Agregado no es diferencial como en otros países de la región.
La postura del académico maulino plantea un alza en el IVA a los productos que son más suntuarios, donde sus consumidores son en su gran mayoría de altos ingresos, protegiendo a los más pobres con una baja en el IVA de los productos básicos. “Acá en Chile es irrisorio que tu pagues un 19% del IVA por comprar un kilo de pan. Para mi, insisto, pensar en un IVA que sea diferenciado por el tipo de producto que se consume es fundamental”.

AJUSTE FISCAL A RAÍZ DE ESTA DEDUDA
Desde lo gubernamental, el criterio de Alberto Cardemill, asesor regional del Ministerio de Hacienda, es que todas estas ideas sobre impuestos y su eventual alza o rebaja de tasas, se están estudiando. La idea general es una disminución de impuestos a las personas y potenciar un incentivo al ahorro y la inversión.
El funcionario agregó que “bajar el IVA sería deseable, pero significaría para el próximo año una baja substancial del ingreso fiscal. Por eso hay que compaginar lo deseable con lo posible. La propuesta de Ajuste Tributario resolverá eso. Lo más probable es que la propuesta plantee una rebaja de impuestos directos e indirectos, progresiva y calendarizada”.

Michel Hechavarria

Volver

Comentarios