Viernes, 17 de Agosto de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Expertos analizan el avance de las divisas digitales

Criptomonedas: ¿Las divisas del futuro?

El aumento de los precios y de las capitalizaciones del mercado de las criptomonedas ha generado que se apliquen regulaciones para tratar de no afectar a la banca tradicional.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 23 de Marzo 2018

TALCA.- En 2009 el Bitcoin le abrió paso la nueva era de la economía digital a través de transacciones comerciales basadas en el intercambio de criptomonedas o divisas digitales. Actualmente, suman más de 20 los criptoactivos a nivel mundial. “Chaucha “y la recién llegada “Luka”, son las representaciones chilenas en este mercado económico y su objetivo primordial es educar a los chilenos sobre esta nueva manera de hacer negocios.
Son 80 los establecimientos comerciales en Chile que han aceptado recibir criptomonedas para efectuar las transacciones comerciales. Es importante resaltar que en la Región del Maule aún este sistema no funciona. Esta semana, la compañía telefónica Virgin anunció que permitiría pago con las divisas electrónicas, mientras que Google, Facebook y Twitter informaron que prohibirán los anuncios sobre los criptoactivos por prácticas y situaciones dudosas.

BANCA TRADICIONAL
El creciente aumento de los precios y de las capitalizaciones del mercado de las criptomonedas, de un 260% para 2017 en el caso de Bitcoin, la más usada y popular, han generado que muchas personas se interesen en su utilidad. A diferencia de las monedas físicas, las digitales no están reguladas por ningún gobierno y su valor se determina de acuerdo a la oferta y demanda.
Es tal vez esta característica la que según Andrés Valenzuela, director de la Escuela de Ingeniería Comercial de Universidad Católica del Maule, podría definir el fututo de las criptomonedas. “Los bancos mundiales están preocupados y amenazados por el avance de esta moneda, ya que a través de este tipo de negociaciones se eliminan los intermediarios y, por ende, los costos por transacciones. Con la criptomoneda no se necesita cuenta bancaria, tarjeta, ni pagar intereses altos por monedas extranjeras, puede comprarse en cualquier parte del mundo, todo es computacional”, explica.
Advierte que si el mercado sigue avanzando y las criptomonedas abarcan en algunos años el préstamo de dinero digital, “este podría convertirse en el jaque mate para las entidades bancarias tradicionales”. Precisamente, para proteger la economía tradicional y evitar que pueda usarse para fines ilícitos, en países como Rusia, Italia, Austria y Corea del Sur han tratado de regular su circulación y uso.
Al respecto, Alejandro Cataldo, ingeniero y académico de la escuela de informática empresarial de la U. de Talca, sostiene que la intención original de la moneda digital es desintermediar a los bancos e instituciones financieras de las transacciones, “pero yo no sé si lo van a lograr porque las mismas entidades bancarias están tratando de meterse en este mercado desarrollando criptomonedas como el Ethereum, que presenta menos volatilidad que Bitcoin. Lo que yo considero es que ambas opciones coexistirán en mercado financiero internacional y los Gobiernos buscarán regular las divisas digitales para que no afecte la economía tradicional”.

USO DE TECNOLOGÍA
Los avances han sido tal, que según explica Valenzuela la bolsa electrónica Nasdaq añadió a su cartera transas de bitcoins y criptomonedas. “En el fondo vamos a terminar comprando acciones sobre estas monedas digitales”, explica.
Cataldo rescata que las criptomonedas generan un aporte que podría ser aplicado a otros ámbitos en el futuro. “Los bloques de cadena o blockchain son el registro perpetuo de toda la historia de la moneda y su uso, que evita que se hagan transacciones dobles o fraudulentas. Se trata de un sistema encriptado, ultraprotegido, que registra cada movimiento. Esta tecnología podría ser aplicada en la salud para la elaboración de las historias médicas, ya que permitirá el historial de manera confiable y sin posibilidad de alteración”, explicó.

CON MIRAS AL FUTURO
“En la medida que la utilice ciertos niveles comercio, va a ampliarse el mercado y su capitalización. Más personas se interesarán en ellas y abarcará más transacciones. No es casualidad que ya los Gobiernos busquen regularizarla, esta es la moneda del futuro y ya los países se están preparando para su consolidación” asegura Valenzuela.
Convivir y coexistir son los verbos que para los años posteriores se pondrán en práctivca entre los mercados financieros digitales y tradicionales. “Las criptomonedas no se van a ir, van a seguir en constante avance y las instituciones financieras de tradición apostarán por la regulación y por abarcar también este mercado”, sostiene Cataldo.

Fraymar Pagua

Volver

Comentarios