Sábado, 16 de Diciembre de 2017
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
En Maule brecha salarial es 5% mayor al promedio nacional

Cultura y debates de género mal entendidos afectan participación laboral de la mujer

Cargas económicas asumidas por empleadores en procesos de la maternidad, generan discriminación hacia la mujer. En opinión de expertos la carga debería ser compartida

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 03 de Diciembre 2017

TALCA.- Particularidades económicas del Maule ponen el acento en talantes específicos. La diferencia salarial entre hombres y mujeres, por ejemplo, es una realidad con una marcada brecha que parece no retroceder.
El promedio nacional de esta diferencia salarial es del 20%. No obstante, según expertos como Guillermo Riquelme, académico - investigador del Centro de Estudios y Gestión Social de la Universidad Autónoma de Chile, y Rodrigo Saens, académico de la Universidad de Talca (UTalca), la brecha en el Maule es del 25%, es decir, 5% sobre la media nacional.
Saens, insta a “no comparar peras con manzanas”, puesto que al hablar de brecha salarial es preciso cotejar hombre y mujer con igual nivel de preparación, experiencia profesional y responsabilidades a cargo. De existir algún contraste, aseveró, que la comparación no es válida. No se trata de diferencia de género, sino educacional.
Sin embargo, ambos expertos advirtieron durante el conversatorio Economía Regional, celebrado en el Auditorio de Inacap, sede Talca, que en el Maule, las causas también son de tipo cultural.
Riquelme explicó que, culturalmente, se ha relacionado a la mujer con los quehaceres del hogar, cuidado de niños, enfermos y adultos mayores, pensamiento que incluso está asociado a las carreras profesionales que eligen, referidas a la salud, educación y otros.
Dada esta condición, le resulta complejo insertarse en mercados laborales de ingeniería y tecnología.
Al compartir entonces su carrera profesional con las demandas del hogar, se forma una brecha significativa económicamente para los dueños de empresas, entre la “productividad” de hombres y mujeres.
A esto, agregó Riquelme, que son las mujeres quienes migran al mercado laboral informal, motivado a sus funciones en el hogar, lo que igualmente la sume en vulnerabilidad laboral.
En este sentido, cuestionó que no exista flexibilidad laboral, aun cuando las sociedades cambian y evolucionan. Eso les impide crecer en la carrera y obtener mejores sueldos.

 


FERTILIDAD
Han sido múltiples los debates sobre equidad de género, “pero en la práctica no se observa una mejora”, comentó Riquelme quien refirió que la política de género, relacionada con beneficios como ampliar el posnatal y el fuero maternal, perjudican, aún más a la mujer.
Saens sostuvo que la carga económica de estos procesos, la soporta el empleador, quien entonces discrimina a la mujer por trasladar los costos de la maternidad al salario y otros; se trata entonces de un aspecto negativo laboralmente.
Estima que si el fuero protege al hijo, debería ser para padre y madre, No obstante, culturalmente es la mujer quien cuida del bebé.
En este respecto pudiese haber una compensación entre el empleador del padre y la madre del niño, por ser hijo de ambos.
Se trata de debates de género mal entendidos que afectan laboralmente a la mujer, comentaron los expertos.
Vale destacar que, según estudios recientes, el desempleo promedio nacional entre hombres alcanza el 4,9%, mientras que en el grupo de mujeres es de 6%, por tanto, para el sexo femenino “es un problema buscar trabajo”.
A esto se suma que cerca del 50% de las mujeres trabajadoras del Maule, devengan menos del $200 mil mensual.

 

PREVISIÓN
Saens detalló que en materia previsional los chilenos presentan “no lagunas, sino lagos en sus aportes”.
En promedio se cotiza desde los 25 hasta los 65 años de edad en el caso de los hombres y 60 años de edad en las mujeres.
No obstante, de un promedio de 40 años de aporte, el promedio es que se cancelen solo 19 años, es decir, menos de la mitad, para una pensión que se devengará en promedio 30 años, basado en las expectativas de vida.
Sin embargo, en el caso de las mujeres, dados los episodios de separación del campo laboral por factores como maternidad, la cotización se realiza en promedio 16 años, lo que representa un menor fondo y, por tanto, una jubilación aún más precaria.

Rosmir Sivira

Volver

Comentarios