Viernes, 16 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Felipe Rius, presidente de Asicent:

“Debo seguir con la senda del buen trabajo y que el gremio siga influyendo en la opinión pública”

El gerente general de Agrocepia asumió recientemente la cabeza de la entidad gremial y expone a Diario El Centro los desafíos que tendrá representando al empresariado maulino.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 22 de Julio 2018

TALCA.- La Asociación de Industriales del Centro (Asicent) cambió de mando. Fue una década en que el empresario Francisco MacClure estuvo al frente del gremio maulino, vínculo que por decisión propia decidió terminar para dar paso a nuevos liderazgos. Fue así como los socios resolvieron que la presidencia la tome Felipe Rius, actual gerente general de Agrocepia.
Talquino, casado, con tres hijos pequeños, asumió el desafío de liderar Asicent y de mantener el protagonismo de la entidad gremial en la opinión pública. Con 41 años de edad, es el miembro más joven en ser elegido presidente. “Dada la decisión del directorio, querían una persona joven que fuera presidente de Asicent. Creo que esto obedece a que estamos en un mundo cambiante y necesitamos muchas energías y audacia para captar las cosas que están sucediendo y darles curso”, afirmó.
Respecto al trabajo de su antecesor, Felipe Rius señaló que “la vara está alta”. “Debo seguir con la senda del buen trabajo y que el gremio siga influyendo en la opinión pública, como lo ha hecho y queremos que siga haciéndolo”, sentenció.

 

¿Cómo va a tomar este relevo que deja Francisco MacClure, aportando personalmente a los desafíos que tiene el gremio?
“Asicent es un gremio que fue creado en 1939, con personalidad jurídica, agrupa a 59 empresas de distintas actividades económicas cuyo desafío es encantar y acoger al mayor número de empresas para que se asocien. Estamos convencidos de que una de las formas de tener mayor representatividad en la sociedad es en la medida que estemos agrupados. Como asociación, en forma conjunta, es más rápido y efectivo lograr acciones concretas en beneficio del desarrollo de sus asociados y el progreso de la región. En general, en el mundo de hoy, las empresas somos más individualistas y los asociados son de mayor tamaño, por lo tanto, tienen sus propios recursos, su propio capital humano, no obstante, con el pasar de los años, nos hemos ido dado cuenta que hay ciertas problemáticas que, como grupo, son mucho más fáciles de resolver en conjunto. Ahora, mi primer desafío es que no perdamos protagonismo dentro de la región y para eso debemos tener muchos más asociados, de manera de ser mucho más representativos en la región en beneficios de los mismos asociados, pero también de la región, para que exista progreso”.

 

En la lógica de no perder el protagonismo, ¿cómo pretenden influir más en la comunidad, con la opinión de los socios o del gremio empresarial?
“Mejorando la vinculación y difusión con la comunidad, por medio de las autoridades, autoridades similares nacionales e internacionales, universidades, asociaciones paralelas. Vincularse también con los organismos del Estado, como por ejemplo, la Corfo. Hay que estar vinculado con el medio, es la única forma de comunicar e informar a la comunidad lo que estamos haciendo y lo que creemos que es necesario para la región”.

 

Señala que uno de los desafíos es mantener a los asociados e incorporar nuevos socios a Asicent. ¿Cómo reforzará ese trabajo interno para robustecer la entidad?
“En la medida que seamos capaces de captar las necesidades de la empresa. Si nosotros no encantamos a las empresas porque estamos haciendo acciones que, en estricto rigor, no van en beneficios de las empresas o no representamos a los intereses de las empresas, obviamente no vamos a ser una ventaja para que las empresas se asocien. Pero en la medida que seamos empáticos y realmente resolvamos cierta problemática o se sientan representados, vamos a encantar y ese es mi objetivo. En palabras más concretas, lo haremos con información más técnica, confiable, capaz de trasmitir verazmente la problemática empresarial que afecta finalmente el desarrollo regional y nacional”.

 

¿Cuáles son las problemáticas de la región que hoy tienen los socios de Asicent?
“Son varias. Hoy estamos en un mundo muy competitivo y en algunas industrias de la economía existe competencia perfecta. Esto significa, en estricto rigor, que los márgenes son muy estrechos, la competencia es feroz y aquella empresa que no es capaz de adaptarse al medio, termina desapareciendo. Situemos también a Chile, un país en el hemisferio sur, muy lejano y cuya economía depende mucho de las exportaciones. Cuando te das cuenta que compites con el resto del mundo y adicionalmente tienes una desventaja geográfica necesitas competir donde hay ventajas comparativas como país, productividad, tasa de cambio, una tributación acorde al mundo entre otras. Esos son factores que hacen que seamos o no competitivos y eso es lo que hemos ido perdiendo año a año”.

 

¿En pie se puede decir que está el empresariado maulino?
“Es difícil argumentar que es transversal el problema a todos los asociados porque son industrias muy distintas unas con otras. En general, uno capta de que vienen de ciertos años de bastante cautela en cuanto a nuevas inversiones y eso está respaldado con información. Las rentabilidades también han sido bastante bajas. Eso es lo que hemos ido captando a medida que vamos conversando y reuniendo con los asociados. Ahora, mientras la economía nacional creció en promedio entre 2009 y 2013 a una tasa de 5,2% durante 2013 y 2016 a 2,3% la Región del Maule en esos dos periodos lo hizo a tasas inferiores. Además, la Región del Maule registra una desocupación del 6,2%, unos 0,5% puntos porcentuales mayor que el mismo trimestre del periodo anterior. Por su parte, las provincias de Linares y Talca registran una tasa de desocupación por sobre la media regional alcanzando 8,5% y 6,3% respectivamente. El desempleo en la región sigue siendo de carácter cíclico, persistente y estacional debido a la vocación de las actividades económicas. El aparato productivo regional no es capaz de absorber el crecimiento de la fuerza de trabajo, porque en algunos periodos el desempleo tiende aumentar a pesar de que se incrementa el número de ocupados. Esto es sumamente complejo. Durante los meses de marzo-mayo 2018 la Fuerza de Trabajo, registró un aumento de 22 mil 300 personas. De igual manera, los Ocupados registraron un aumento de 18 mil 580 plazas laborales, con base de comparación doce meses. En conclusión, la región no es la más favorable en los aspectos mencionados”.

 

En su opinión, ¿cuáles son los temas que Asicent debería liderar para influenciar en la opinión pública?
“Los altos impuestos tienen un impacto económico en las empresas y si esos recursos no tienen alta rentabilidad social provoca un perjuicio en la competitividad de las empresas. La rigidez laboral trae conflictos en la forma de organizarse en las empresas, lo que empuja hacia menor competitividad y reduce el costo de oportunidad para alternativas tecnológicas. El tercer punto es que debido a los avances en robótica, inteligencia artificial y aprendizaje automático, hasta un tercio de todos los puestos de trabajo de Estados Unidos -extrapolable a nuestro país- van a ser erradicados antes del año 2030, tal y como predice un nuevo estudio realizado por McKinsey Global Institute”.

 

¿Consideran que a las empresas les han sacado recursos, pero sin claridad en la rentabilidad social?
“El problema es que son temas técnicos y, en estricto rigor, se han ido politizando. Eso es lo que preocupa y ahí es donde, como gremio, tenemos que hablar”.

Claudio Rojas

Volver

Comentarios