Sábado, 16 de Febrero de 2019

Calidad del aire

¡Brilla por su ausencia!

Desaparición de la jibia preocupa a pescadores maulinos

Hasta la fecha no se ha podido extraer ni un solo kilogramo del recurso, lo que complica la ya comprometida situación financiera de muchos de los pescadores artesanales

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 09 de Febrero 2019

TALCA.– La jibia vuelve a ser noticia en la región. En esta ocasión no por su método de captura, sino porque brilla por su ausencia, hecho del cual se lamenta la pesca artesanal maulina, al no reportar ningún tipo de extracción de este recurso en el presente año.
La situación es preocupante si se tiene en cuenta que, en igual periodo del año anterior, ya se habían capturado unas 106,6 toneladas de jibia, según Sernapesca.
Roberto Umaña, director regional (s) de Sernapesca Maule, manifestó que “durante el presente año no se ha registrado ningún desembarque de jibia en la región, tanto a nivel industrial como artesanal, no tenemos antecedentes las causas del este fenómeno”.
Pese a lo anterior, Juan Carlos Gallegos, presidente de la Organización de Pequeños Acuicultores del Maule, si trae una explicación para este fenómeno, al citar la tesis de un estudio científico de la Universidad de Concepción, la cual se sustenta en que la jibia no estarían llegando probablemente por un alza en las temperaturas de las aguas del mar.
“En todos los grupos de WhatsApp y Facebook de pescadores artesanales, están todos expectantes a que aparezca la jibia, pero en ninguna caleta se ha oído decir que se allá capturada durante el mes de enero”, aseveró.
El líder de los pequeños pescadores maulinos señaló que esto ya esta afectando a la economía de muchos de ellos, considerando lo invertido en modificaciones de sus embarcaciones para la extracción de la jibia.
“He conversado con algunos pescadores de la caleta de Duao y hay muchos que han invertido y comprado embarcaciones y motores nuevos a través de créditos bancarios. Están preocupados por lo que pueda suceder. Hasta el momento ni un solo kilo de jibia se ha capturado, por lo que ese tema comienza a preocupar, porque hay que pagar los créditos y la pesca no está muy buena durante este último tiempo”, expuso.
“El futuro es incierto porque no sabemos si va a aparecer o no. O sea, esta es la incógnita que hoy día tenemos hoy los pescadores considerando que hasta el momento no se ha desembarcado ningún kilo de jibia ni indicios de que pueda haber jibia”, manifestó.
Sin embargo, aún quedan esperanzas tras las declaraciones de Claudio Bravo, presidente del sindicato Mar Brava de Duao, quien aseguró que “se han visto ejemplares de pequeña y mediana magnitud. Por suerte la jibia es de rápido crecimiento y es por eso que considero que para finales del mes se puede comenzar la extracción”.
El pescador maulino también aseguró que “he escuchado cometarios que están fuera de las 200 millas náuticas. El año pasado sucedió algo similar, al empezar las pesquerías de la misma a partir del 20 de enero”.
Bravo señaló que en su defecto, los pescadores de la región están pescando otros productos como la merluza, reineta, corvina, pichigallo y el tollo, entre otros, pero que no están siendo muy bien cotizados en el mercado.

TRIPULANTES Y
ARMADORES
Además del problema con la extracción del recurso jibia, lo que más le preocupa a Gustavo Quiroz, presidente del Gremio de Pescadores de Constitución, es el conflicto existente entre tripulantes (pescadores) y armadores (dueños de embarcaciones), tras la intención manifiesta de estos últimos de imponer un nuevo sistema de repartición de un 50/50 en las pesquerías, distribución que tan solo aplica a las embarcaciones de tamaños medios.
“Hasta el momento se trabaja a la parte”, señaló el dirigente de los pescadores, quien explicó que en la actualidad en un bote embarcan hasta cuatro tripulantes, quedando dos espacios, los cuales representan las ganancias del armador, cuyo total se distribuirian entre seis, sistema de distribución que desean alterar los armadores, adjudicándose la mitad de todas las ganancias y dividiendo la otra mitad entre los pescadores.

Michel Hechavarria

Volver