Martes, 24 de Abril de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Según encuesta del INE solo el 20% labora en oficina o locales comerciales

Desde sus casas microemprendedores impulsan su crecimiento económico

La necesidad de generar dinero para el núcleo familiar los lleva a reinventarse, apostar sus ahorros a un proyecto, brindar servicios y, en algunos casos, hasta generar fuentes de empleos.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 17 de Abril 2018

TALCA.- Según la quinta Encuesta de Microemprendimiento del Instituto Nacional de Estadística, en la región del Maule se contabilizaron 117 mil 671 personas microemprendedoras, de los cuales el 22,7% ha instalado sus negocios en sus propias viviendas. El 26,2% de los emprendimientos fueron en las áreas de comercio y servicios, impulsados en un 61,1% por la necesidad de generar ingresos para la familia.
El terremoto de 2010 marcó un antes y después en la vida de los maulinos, pero sobre todo en la economía familiar de los habitantes de la villa Las Américas. Fue este fenómeno natural el que potenció el microemprendimiento de algunos vecinos de esta comunidad. Tal es el caso de Erika Rojas, quien ayer celebró el Día del Emprendedor con una sonrisa y satisfecha de los logros que ha obtenido en ocho años.

RESPONSABILIDAD SOCIAL
El 28,2% del total de microemprendedores maulinos son mujeres. Erika Rojas forma parte de esta estadística. En el corredor de su vivienda hace ocho años colocó seis baldes con flores e inició su negocio. “Yo comencé cargando las cajas de flores y vendiéndolas fuera del cementerio. Cuando ocurrió el terremoto quedamos sin nada y nos tocó empezar de cero, volví a las calles a vender, reuní y pude montar mi negocio, esta vez con mi esposo decidimos hacerlo desde mi casa y así nació Florería Papullo”.
Junto con su esposo y su hijo se turnan para cumplir con las labores del trabajo y del hogar que solo está a una puerta de distancia. Ahora tiene cerca de 50 baldes llenos de flores y realiza ramos. Destaca que intenta destacarse del resto de las floristerías realizando labores de responsabilidad social. “En Pascuas entregamos dulces a los niños, en fechas especiales como el Día de la Madre, Padre o en Fiestas Patrias realizamos sorteos para nuestra clientela y colaboramos con instituciones benéficas como la Teletón, abuelos del parque Las Rosas y bingos”, detalló.

CON AHORROS
Según la quinta Encuesta de Microemprendimiento, el 59% de quienes inician esta actividad lo hacen utilizando sus ahorros o recursos propios. Uno de los que se suman a esta lista es Homero Valenzuela, quien tras vivir 10 años en la 19 Norte, hace tres años decidió ampliar la entrada de su casa y allí colocar verduras y algunas legumbres. El hombre trabajaba en el parque mayorista, pero durante la época de frío sufría de espasmos, a ello se le sumaba el incremento de la mercadería y de los pagos por ingreso al mayorista. “Terminé desistiendo y pensando en montar mi negocio en mi casa”.
Lo que había logrado ahorrar le alcanzó para comenzar comprando verduras y poco a poco ha abarcado otros rubros. Junto con su pareja se divide los quehaceres del hogar que se encuentra posterior al almacén. “Lo más difícil es competir con la gente que se pone a vender en la calle productos de más baja calidad, pero más barato. Tratamos de ofrecer lo mejor y mantener bien a nuestros clientes”.

GENERA EMPLEO
El 18,9% de los microemprendedores de la región desarrollan sus proyectos y generan puestos de trabajos para personas ajenas al núcleo familiar. Francisco del Valle es uno de ellos. Desde hace más de 10 años decidió tomar sus ahorros y montar una peluquería en el centro de Talca, ahora además brinda oportunidad de empleo a barberos venezolanos y cubanos. El terremoto de 2010 destruyó su emprendimiento, pero no sus ánimos de seguir adelante. Se reinventó y llevó al living comedor de su casa, en la población Padre Hurtado, su peluquería.
“Queremos darle todo esto a la población, para que se sientan incluso mejor que en el centro”, asegura Luís Arenas, encargado de la peluquería, quien advierte que no cambiarían la población por un local del centro. “Tenemos un local moderno y bien equipado, además de buenos profesionales a costos bajos para la gente de la población”, sostuvo al tiempo que contó que como la clientela sabe que viven en la casa contigua, es recurrente escuchar un “aló” a los minutos de cerrar el negocio.

FORMALIDAD
El 47,2% de los microemprendedores registran su inicio de actividades ante el Servicio de Impuestos Internos como personas naturales. Bárbara Miranda es quien figura como representante del almacén El Próspero ante el SII. La idea del negocio también surgió luego del terremoto al darse cuenta que los ingresos de asalariado del esposo no eran suficientes para cubrir las necesidades de ella y los tres hijos que para entonces tenían.
50 mil pesos fue la inversión que usaron para la compra de verduras, y a medida que ganaban clientes ampliaban los rubros a ofrecer, ahora venden de todo un poco. Los seis hijos que tiene han sido educados gracias a los ingresos que produce el almacén. “Queremos comprarnos un terrenos más grande para poder agrandar el negocio y tener espacio para que los niños jueguen y puedan tener su espacio, este nos quedó pequeño”, contó Bárbara quien asegura que lo más difícil es mantener el número de clientes.

Fraymar Pagua

Volver

Comentarios