Miércoles, 21 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
Las dos caras del Maule

Director Nacional de Ciren visibiliza las realidades opuestas de la agricultura del norte y el sur de la región

El directivo se refirió además a la necesidad de implementar la innovación, ciencia y tecnología en las soluciones propuestas para acortar esta brecha entre ambas realidades.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 29 de Octubre 2018

TALCA/SANTIAGO.-A las puertas de la revolución industrial 4.0, la agricultura debe nutrirse de la innovación y la tecnología en pos de otorgarle un mayor agregado a sus producciones, revitalizando un ramo que, ha criterio de Felix Viveros, Director Nacional de Ciren, se ha convertido en la segunda fuente de ingreso de divisas y la primera fuente de empleo en el país, “donde el sector silvoagropecuario tiene una tremenda significación en el PIB nacional, teniendo en cuenta además que, por cada millón de dólares vendido en la agricultura se genera entre 60 y 140 empleos, sin embargo, en la gran minería por cada millón de dólares vendidos, se genera entre 4 y 6 empleos”.
Es por ello que el directivo del Centro de Información de Recursos Naturales expresó que la necesidad permanente de avanzar en materia de innovación, ciencia y tecnología al servicio del desarrollo agropecuario, “y en este sentido Chile ya presenta avances sustantivos y significativos, que lo ha convertido en una potencia alimentaria de carácter mundial, transformándose en uno de los principales abastecedores de frutas”.
Con respecto a este tema particular, Viveros detalló que en la Región del Maule existen dos realidades diametralmente opuestas en este sentido, al resaltar que en cuanto a fomento de la producción de recursos que entran al mercado mundial de forma satisfactoria, al norte de la región existe un desarrollo frutícola muy interesante, con muestras significativas de avance y con una alta tecnificación en el manejo, la administración, la cosecha; lo cual repercute en los altos volúmenes de exportación.
De igual forma en el Maule Norte, a criterio del Director Nacional de Ciren, todo lo que es innovación y desarrollo tecnológico ha ido acompañando al creciente desarrollo de la agricultura, al expresar que “si uno observa, y lo pudimos ver a través del catastro frutícola que desarrollo el Ciren, en materia de riego prácticamente todo, muy por encima del 90%, es riego tecnificado por goteo o por micro aspersión. Simultáneamente todo los programas de preservación, de manejo, de fumigación, están basados en tecnología de alta calidad”.
Sin embargo, el Maule Sur tiene otra realidad en ese sentido, donde sobresale la complicada situación de los remolacheros, situación para la cual Viveros considera impresindible una reconversión de la mano de la tecnología y la innovación, donde Ciren está aportando su granito de arena a través de la presentación al Fondo de Innovación Agraria, “un proyecto orientado a definir una línea de base de los que pueden ser los nuevos cultivos de la fruticultura mayor y menor en el Maule Sur, orientado en una reconversión productiva que haga mucho más rentable estos terrenos que tradicionalmente se utilizaron para el cultivo de la remolacha”.
Esta plataforma en la cual trabajaron especialistas del Ciren, le proveerà a los agricultores maulinos un balance de la información quele pudiera ser útil en cuanto a la uso que le dena la misma a la hora de labrar la tierra, destacó Rivero.
De igual forma, la máxima autoridad de Ciren en el país destacó el complejo estado de los suelos pertenecientes a las áreas cultivables en el Maule, impactando esto de forma directa en el resultado agrícola de las cosechas, al calificar este hecho como “extraordinariamente complejo”,
“Recordemos que estos incendios según datos específicos y validados por Ciren afectaron directamente a unas 207 mil hectáreas de la región”, subrayó Viveros, asegurando que los siniestros forestales del verano del 2017, agravaron aún más la erosión y degradación que presentaban los mismos.
A esto se suma el problema del manejo y la erosión creciente que se visibiliza en predios menores, los cuales demandan de la canalización de medidas básicas y avanzadas a través de programas recuperación de suelos de Indap y el el SAG regional, en los cuales dichas instituciones asisten no solo con recursos, sino que también aportan una asesoría importante en estas iniciativas.

Michel Hechavarría

Volver

Comentarios