Jueves, 20 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos cubiertos con lluvia debil
Según experto, Jorge Navarrete, el entorno laboral es fundamental en el desarrollo creativo

Escasa confianza de los empleados hacia las empresas limita crecimiento productivo

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 22 de Noviembre 2017

TALCA.- La relación laboral en Chile es una dinámica compleja. Más allá de una jornada productiva que se cumple según pautas establecidas y se paga con base en acuerdos pactados, la vinculación entre empresa y trabajadores comprende una serie de interacciones y estados, como la confianza,  cuya  calidad da paso al desarrollo creativo.

Entonces, ¿empresarios manifiestan su incertidumbre y desconfianza en los sistemas económicos, pero confían los trabajadores en sus empresas? 

Según un estudio realizado por la consultora DataLab  aplicado a 72 empresas nacionales, denominado Índice de Relación Laboral, se conoció que la evaluación fue de 53 puntos sobre 100, lo que da cuenta del deterioro del nexo entre empleado y empleadores. Se reveló que en el indicador Confianza Organizacional, la evaluación fue de 51,3 puntos.

Sobre el escenario laboral local, fue consultada Soraya Apablaza, presidenta del Comité Único de Trabajadores (CUT) provincia de Talca,  quien opinó que relación laboral en la región no alcanza su nivel óptimo. “Nosotros lo constatamos con algunos empleadores, sobre todo en los procesos de negociación colectiva”, ya que más de 90% de estas culmina en huelga, por falta de acuerdo.

Sobre este item, Jorge Navarrete, director del Centro de Competitividad de la Universidad de Talca, detalló que en la región el escenario es aún más complejo por tratarse de un territorio con desafíos mayores y una de las tasas de sindicalización más bajas, esquema de organización que a su juicio está relacionado con los niveles de confianza entre trabajadores y empresa, y que además representa “un desafío”.

Vale acotar que en el apartado Gestión Laboral afín a la relación entre sindicato y la administración, la evaluación nacional fue de 60,8 puntos sobre 100.

BUENAS PRÁCTICAS

En materia de prácticas de gestión de personas, el puntaje fue de 53,1 puntos, puesto que las empresas no permiten a sus trabajadores  participar con total creatividad y libertad al interior de la organización.

Al respecto, Apablaza detalló que son escasos los espacios donde los empleados pueden tener participación y libertad”. Agregó que si un representante sindical tiene intención de dirigirse a los trabajadores, se les prohíbe que lo hagan en horario de trabajo.   En tal sentido, razonó que “difícilmente existen estos espacios de libertad, creatividad y planteamiento de sugerencias”.

Agregó que donde existen estos esquemas “los empleadores no escuchan las ideas”.

Al respecto,  Navarrete refirió que el entorno laboral es vital para implementar la productividad y desarrollar la creatividad.

Recordó que las empresas creativas funcionan esencialmente con base en el capital humano. “Si allí hay limitantes, la innovación y la creatividad se transforman en un objetivo muy lejano”, comentó.

En término de gestión de empresas, el punto neurálgico son las personas. “La esencia de las  buenas prácticas laborales establece que es importante que al interior existan condiciones de adecuada gobernanza, es decir, empresas que sean cada vez menos verticales y, por tanto, más horizontales”.  Estas desarrollan mejores relaciones de confianza.

En el Maule hacen vida más de 65 mil empresas, en su mayoría microempresas. Al consultarle si esto dificulta o favorece la relación laboral, explicó que más allá de la cantidad de trabajadores, “hace falta un gran pacto social, en el cual Estado, empresa y trabajadores orienten la actividad productiva, hacia un mayor intercambio, sinergia y colaboración”.

 

Rosmir Sivira

Volver

Comentarios