Miércoles, 12 de Diciembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Bernardo Fontaine analiza los cambios a la legislación laboral

“Esta reforma no es para crear más empleos”

El economista, activo participante del debate sobre la modificación al sistema de relación laboral en el país, dijo que la legislación recientemente promulgada “es matapyme”

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 05 de Septiembre 2016

TALCA.- Una voz crítica a las reformas planteadas por el actual gobierno de Michelle Bachelet ha sido la del economista de la Universidad Católica de Chile, Bernardo Fontaine, quien en el marco de la discusión de la modificación al sistema de recaudación tributaria ya había hecho sentir su opinión como experto.

Fontaine formó la red ciudadana “Reforma la Reforma”, una iniciativa definida como independiente, no política, cuyo objetivo ha sido informar a los ciudadanos y aportar al debate responsable de las reformas tributaria y laboral.

Fue invitado a formar parte de la mesa técnica que trabajó con el gobierno para generar el Protocolo de Acuerdo de la Reforma Tributaria.

Y, posteriormente, a exponer en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados para debatir el proyecto de ajustes a la Reforma Tributaria presentada el ministro Rodrigo Valdés. Así también ha sido un participante activo en el debate de la reforma laboral, exponiendo como experto en las comisiones de Trabajo de la Cámara y del Senado.

“Era indispensable modernizar la legislación laboral y fortalecer el poder negociador de los sindicatos. Sin embargo, esta reforme es profundamente desequilibrada porque le da un poder desequilibrante al sindicato y eso ha sido reconocido por la enorme mayoría de los técnicos de la propia Nueva Mayoría”, afirmó.

“Esto consiste en que el sindicato, por supuesto que debe negociar fuerte, pero no puede paralizar la empresa y el hecho que se haya eliminado el reemplazo del trabajador en huelga, incluso el reemplazo interno, significa que un grupo de trabajadores puede paralizar la empresa y eso injustamente va a perjudicar a otros trabajadores o a consumidores ciudadanos”, expresó.

 

“ENCRUCIJADA”

Bernardo Fontaine afirmó que esta reforma es “matapyme” y que deja afuera una cantidad de cambios que a su juicio eran indispensables para mejorar los salarios de los chilenos.

“En primer lugar, la huelga sin reemplazo, donde las pymes no tienen una espalda financiera ancha capaz de resistir una paralización, entonces, cuando un sindicato legítimamente vaya a una huelga y paralice una empresa mediana o pequeña es difícil que pueda seguir financieramente porque no va a poder cobrar, pagar a sus proveedores ni vender”, indicó.

Detalló que “en segundo lugar está piso mínimo, porque las condiciones que acuerda un empleador con un sindicato es un piso mínimo para una siguiente negociación y eso afecta mucho a las pymes porque estas tienen ciclos de ‘vacas gordas y vacas flacas’ y en tiempos malos la ley prohíbe sacar esos beneficios”.

“Eso pone a las pymes en una encrucijada que cuando negocien con los sindicatos tendrán que pensar muy bien lo que van a dar. Tercero, las pymes no son capaces de asumir una legislación laboral tan compleja como la que pueden hacerlas empresas grandes y en eso faltó sensibilidad”, expresó.

 

IMPACTO

El economista advierte que el supuesto de la reforma laboral es que signifique el aumento de sueldo de ciertos trabajadores que tienen mucho poder sindical “pero eso debería llevar a que las empresas tiendan a automatizar”.

En ese sentido, afirmó que debe existir un equilibrio el dar más armas a los sindicatos para negociar pero sin que eso perjudique el empleo, donde agregó que “esta reforma no es para crear más empleos y es una pena porque la primera obligación moral de un gobierno es generar empleos”. Recordó que solo uno de ocho trabajadores está sindicalizado.

Claudio Rojas

 

Volver

Comentarios