Lunes, 15 de Octubre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos

Estimaciones del FMI son más conservadoras y reales

Expectativas por posible aumento de precio del cobre y cambio de modelo económico, tras elecciones parlamentarias y presidenciales, impulsan crecimiento del próximo año.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 12 de Octubre 2017

TALCA.- Menor crecimiento de lo previsto y mayor déficit fiscal para Chile calculó el Fondo Monetario Internacional (FMI) en los periodos 2017 y 2018, como parte del informe Perspectiva de la Economía Mundial. Estimaron una reducción del crecimiento económico durante el presente año de 1,7% a 1,4%. Para el venidero periodo expandieron el pronóstico de desarrollo del Producto Interno Bruto (PIB) de 2,3% a 2,5%, evaluación que expertos califican como “cautelosa”.

Al respecto fueron consultados los economistas y docentes de la Universidad de Talca, Rodrigo Saens y Gabriel Pino, quienes coincidieron en señalar que en los últimos meses el “pesimismo” se ha apoderado de los inversionistas.

Sobre el ajuste hacia la baja, realizado en la estimación de crecimiento de 2017, Saens expresó que el FMI realizó la modificación puesto que a la fecha se conocen las cifras de crecimiento de Chile de los ocho primeros meses del año. “Teniendo en cuenta que la economía chilena creció 0,5% en el primer semestre, es muy difícil que cierre el año con 1,7%”.

A su juicio es probable que la economía crezca el segundo semestre de este año 2,5% y culmine 2017 con crecimiento de 1,5%.  

Por su parte, Pino explicó que Chile ha experimentado en recientes periodos, un bajo crecimiento con constantes correcciones a la disminución en sus proyecciones, lo que hace que las nuevas estimaciones incorporen esta tendencia.

“La principal razón que ha caracterizado el bajo crecimiento ha sido la importante incertidumbre interna para el desarrollo de nuevas inversiones, lo cual está influenciado por la serie de reformas estructurales llevadas a cabo con un nulo acompañamiento de políticas procrecimiento. Claramente el crecimiento ha estado muy abajo en el ranking de prioridades de este gobierno, razón por la cual hemos visto bajas cifras”, expresó.

El índice de expectativas económicas que publica el Banco Central de Chile completó 40 meses seguidos en terreno negativo.

Saens acotó que en 2016 la inversión agregada  de Chile (o formación bruta de capital) cayó por tercer año consecutivo, hecho que no había ocurrido desde principios de los años 70´. Si no se logra aumentar la tasa de inversión, será “imposible” extender el canon de crecimiento.

 

MENOR A LA PROYECCIÓN DE HACIENDA

En opinión de Pino, la divergencia entre la estimación de crecimiento para 2018 del Ministerio de Hacienda de 3% y del FMI de 2,5%, ocurre porque “las proyecciones de crecimiento del Gobierno están influenciadas por las últimas cifras, las cuales han sido afortunadamente positivas”. La tasa de julio fue de 2,8% y en agosto de 2,4%.

Sin embargo, considera que los cálculos del FMI son “más conservadores y cercanos al contexto actual de la economía chilena”.

Sobre este respecto, Saens indicó que “no hay contradicción”. El Banco Central de Chile establece un rango entre 2,5% y 3,5%, en el cual el punto medio es la proyección de crecimiento del Ministerio de Hacienda.  El crecimiento de la economía chilena el próximo año dependerá  de las elecciones parlamentarias y presidenciales de fines de año.

“Si al próximo gobierno, el crecimiento económico realmente le importa y vuelve a ser primera prioridad en su agenda política, la tasa de crecimiento de Chile en 2018 va andar en una cifra cercana al 3%, lo que está en línea con ambas proyecciones, tanto la del Banco Central como la del Ministerio de Hacienda. Si hay algo que hemos aprendido en estos últimos años, tanto moros como cristianos, es que cualquier paquete de reformas sociales es imposible sin crecimiento económico”, manifestó.

En relación al crecimiento de 2018, explicó que existen mejoras en el precio del cobre y un aumento en la probabilidad de cambio de rumbo como resultado de las próximas elecciones presidenciales. Por tanto, la economía general, y las decisiones de inversión particulares, se moverán con base en esta expectativa. 

 

Rosmir Sivira

 

Volver

Comentarios