Domingo, 18 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Enfocarse en la demanda mejorará condiciones

Fluctuación cambiaria y adaptación tecnológica generan doble escenario en sector maderero

En el Maule aún no se ha registrado aceleración de la actividad por aumento de la demanda tras destrozos de huracanes. La reciente alza en exportaciones se atribuye a subida en la adquisición de celulosas y cartulinas.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 11 de Octubre 2017

TALCA.- Entre fenómenos naturales, el sector maderero se adapta al contexto presente y prepara camino para escenarios futuros. Los incendios ocurridos en la temporada pasada redujeron la oferta de madera en pie del Maule, lo que puede volcarse en un aumento del precio de la materia prima. Si a eso se suma un posible aumento de la demanda de los mercados nacional e internacional, este último como consecuencia de los destrozos causados por huracanes en Estados Unidos e islas, el fenómeno de alza de costos eventualmente se agravará, lo que perjudicará al productor y consumidor local.

Tal planteamiento corresponde al docente de la facultad de Ciencias Forestales de la Universidad de Talca (UTalca), Mauricio Ponce, quien apuntó que “lo que podría ser bueno para algunos (escenario de alta demanda), también puede ser negativo para otros en el mercado local”.

Al respecto existe una expectativa en el país, especialmente de la gran empresa forestal que tiene canales de exportación habitual. Sin embargo, la práctica exportadora no es usual para todo el sector, razón por la cual el experto dice ver una amenaza en caso de que los precios incrementen en el mercado local por escasez relativa de madera en trozo o en pie.

Sobre el Maule las consecuencias serán menores. Mayoritariamente serían compañías del Biobío, las favorecidas puesto que en dicha región se ha instalado una industria secundaria con mejor tecnología, sumado al acceso directo a puertos, alternativa con la cual no cuenta el Maule.

“Si bien hay una oportunidad que es real, no todos pueden tomarla. Hay que estar preparado técnica y financieramente para llevarla a cabo”, expresó.

Fernando Raga, presidente de la Corporación Chilena de la Madera (Corma), negó que a la fecha productores del Maule hayan registrado incremento en la demanda relacionado a huracanes. 

Recordó que la mayoría de los aserraderos, entre medianas y pequeñas empresas, producen para el mercado nacional.

 

PAR DE REALIDADES PRODUCTIVAS

Ponce indicó que la industria de la madera produce “commodities” que compiten en el mercado con base en un precio internacional, vinculado a industrias de alta tecnología, además de buenos niveles técnico y profesional, lo que les permite organizar la producción a objeto de alcanzar costos unitarios más bajos y competitivos.

A la par existe una industria maderera con orientación al mercado local, cuyos productos presentan alta heterogeneidad en calidad. Se trata de empresas con sistemas de escasa tecnología, carentes de una provisión que les permita mejorar su producción.

Sin embargo, según información ofrecida por el presidente de Corma la industria de aserrío del Maule registra “cierta sobreoferta de madera debido al aprovechamiento de los bosques quemados, situación que cambiará en los próximos meses”.

Detalló que si bien existe un incremento parcial en las exportaciones debido a maderas recuperadas de los incendios, concurre la posibilidad de que las cifras de comercialización de este sector incluyan los rubros celulosa y cartulinas, los cuales exploran una actividad acelerada que no está ligada a la construcción.

 

FLUCTUACIÓN

CAMBIARIA

El académico de la UTalca, expresó que la fluctuación del dólar “afecta a los que  exportan e importan”. Frente a un alza en el tipo de cambio existen beneficios en la exportación de bienes y daño a la importación, mientras que con retroceso del dólar resulta favorecido el importador y perjudicado el exportador.

“En general los consumidores no necesariamente se ven favorecidos en una baja, toda vez que no siempre a ellos se les traspasa con rapidez esta condición, mientras que cuando ocurre lo contrario, esta transferencia es más rápida”, acotó.

Es de destacar que la industria maderera se rige más por los volúmenes de venta. Si estos aumentan, también lo hace el precio y viceversa.

Por tanto, los productores de madera aserrada tienen la posibilidad de ajustar su producción con base en los niveles de consumo de madera. Pueden aumentar o disminuir jornadas de trabajo en función de la demanda.

 

FOCALIZARSE

EN LA DEMANDA

A propósito de mejorar y generar mayores aportes a la región, Ponce opina que el sector maderero debe focalizarse en la demanda.

Expresó que  “si las políticas públicas finalmente decantaran por hacer de la madera el material noble que es, destinándolo preferentemente a la construcción de viviendas”, se generarían nuevas fuentes de financiamiento, renovación de equipos, nuevas plantaciones, adelanto profesional y por tanto, crecimiento del sector.

 

Rosmir Sivira

Volver

Comentarios