Martes, 25 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
Así como un mal desempeño económico del 2015

Informe adelanta poco auspiciosas proyecciones económicas para el 2016

Documento elaborado por el economista, Guillermo Riquelme, dio cuenta de una baja estimación de crecimiento regional y nacional, además de una alta inflación que, por tercer año consecutivo, superaría el techo del rango meta del Banco Central

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 08 de Mayo 2016

TALCA.- “La economía chilena crecerá este año menos que el 2015, en un rango entre 1,2% y 1,8%”, afirmó el economista Guillermo Riquelme. Las declaraciones las formuló en el marco del poco alentador balance que realizó de la evolución de la economía nacional, al presentar el “Informe socioeconómico 2015 y proyecciones 2016: una mirada al Maule”.

El documento, elaborado por este investigador del Centro de Estudios y Gestión Social (Ceges) de la Universidad Autónoma de Chile, señala que entre los factores que explican estas bajas expectativas, figura que “tanto el sector minero como el de manufactura no tendrán una recuperación en el corto plazo, proyectándose recién para finales del 2017 una mejor performance para la comercialización de los productos mineros e industriales, en general”.

Y las proyecciones a nivel regional no son mejores, ya que se indica que “su crecimiento seguirá siendo muy bajo, entre un 0,8% y 1%. Todo dependerá del comportamiento del sector construcción y comercio, si estos sectores se recuperan, se podría crecer en torno al 2%”.

 

CRECIMIENTO

En todo caso, lo anterior es similar al 0,7% de crecimiento que el Maule tuvo el 2015. Esta cifra, si bien fue muy superior al 0,2% del 2014, estuvo muy por debajo del 1,4% registrado por el país el año pasado.

“En el 2015, las actividades económicas regionales que fueron preponderantes en la generación de valor agregado fueron el comercio y los servicios. Por el contrario, los sectores que mostraron una caída en la producción fueron construcción y agricultura”, comentó Riquelme.

Asimismo, el informe da cuenta que “en consideración a las bajas expectativas de crecimiento, la implicancia económica más negativa para la población será el aumento del desempleo en el 2016, en al menos un 1%, por lo que podría superar el 7%”.

Al respecto, el académico añadió que junto a ello, “muchos empleos asalariados (dependientes) se perderán y serán compensados con empleos por cuenta propia (independientes), que poseen una nula protección social y, por ende, se generará una mayor precariedad de los empleos a nivel nacional durante el 2016”.

 

INFLACIÓN

En cuanto a la inflación, el investigador del Ceges proyectó que ésta seguirá siendo empujada al alza, superando por tercer año consecutivo el techo del rango meta (2%- 4%) del Banco Central de Chile (BCCH), y se situará en torno al 4,2% este el 2016.

“Esto, fundamentalmente, por el aumento del precio del dólar que podría llegar a comienzos del segundo semestre nuevamente a bordear los 700 pesos. Los precios de los bienes importados, tanto de consumo, como de producción, seguirán aumentando el 2016.

Por otro lado, a nivel interno, las brechas de producción continuarán muy cerradas, con una presión al alza de los precios vía demanda interna”, explicó.

En cuanto al 2015, recordó que la inflación fue de un 4,4%, “proceso que se ha generado a pesar de la fuerte desaceleración económica del país que no logró superar el 2,1 % de crecimiento anual”.

“En razón del actuar del Banco Central, parece ser evidente que la autoridad monetaria privilegió la reactivación económica por sobre el control de la inflación. Esto se deduce de su pasividad en los últimos dos años frente al alza de precios, implementando una política monetaria contractiva recién a partir del mes de octubre del 2015, en donde la tasa aumenta en 25 puntos base, llegando a un 3,25% anual, volviéndola a subir en diciembre llegando al 3,5”, señaló el investigador.

PESIMISMO

El economista de la U. Autónoma también relevó que el clima de desconfianza e incertidumbre respecto del devenir de la economía nacional durante el 2015, provocó que las decisiones de consumo e inversión de la población se posterguen, a la espera de señales de mayor estabilidad económica del país.

En consecuencia, tanto a nivel nacional como regional, el consumo sufrió una fuerte caída que ha afectado principalmente al sector comercio. “Y, en nuestra región, este pujante sector talquino, motor de crecimiento en los últimos años, cayó el segundo trimestre del 2015 a los niveles que mostraba el año 2012”, acotó.

Añadió que a lo anterior, se sumó el aumento del 10% del gasto público, que resultó ser excesivo. Recalcó que las implicancias de las erradas proyecciones están a la vista: un Estado con un déficit fiscal creciente que sobrepasó el 2%,  y proyectos emblemáticos como la educación superior gratuita que no logró cumplir con la promesa del financiamiento para el 70% de los estudiantes más vulnerables.

Guillermo Riquelme recordó que se encuentran en curso dos reformas gigantescas como la laboral y la constitucional, que “han agregado el toque final de incertidumbre que faltaba, para hacer caer las expectativas económicas para el 2016 y 2017”.

 

Reacciones sectoriales

Tras asistir a la presentación del informe, Fernando Jiménez, presidente de la Cámara de Comercio de Talca, coincidió con las apreciaciones realizadas por Riquelme, las que calificó como “muy aterrizadas, con estadísticas de lo que está pasando, comparando el nivel nacional y regional”. 

Además, sostuvo que “el bajo promedio de ingresos (del Maule) comparado con la media nacional es preocupante, al igual que el desempleo de Linares que es muy superior al regional. Llevamos diez años así y se requiere de un incentivo del Gobierno para generar empleo en cualquier área de esa comuna y provincia”. 

Junto con valorar la realización de estudios de análisis regional, Fernando Medina, presidente de la Asociación Agrícola Central, manifestó que “hoy, encontrar mano de obra en el campo es casi imposible. Tanto así que los últimos años la cosecha se ha tecnificado mucho, producto de la falta de mano de obra, no de su valor que ha subido mucho”.

Añadió que los antecedentes que maneja el INE provienen “de los datos de los pagos de los sueldos y leyes sociales, y en el campo se hacen, pero por períodos muy cortos”.

En este contexto, Medina adelantó que ese gremio está buscando iniciar trabajos tendientes a “caracterizar cuáles son las relaciones que existen en el campo, para transparentar información y entregar propuestas para modificar las políticas públicas”. 

Volver

Comentarios