Miércoles, 20 de Marzo de 2019
A un rango de 1 a 2%

IPoM ajustó nuevamente la proyección de crecimiento

Los economistas Rodrigo Saens y Guillermo Riquelme analizaron el Informe de Política Monetaria de marzo del Banco Central, que también estimó en un 2,7% la inflación 2017

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 04 de Abril 2017

TALCA.- Entre un 1 y 2% fijó ayer el Banco Central de Chile (BCCH) su proyección de crecimiento para el presente año, en su Informe de Política Monetaria (IPoM) de marzo de 2017. Dicha cifra constituye una nueva caída en la estimación del Producto Interno Bruto (PIB) de este año, que el Instituto Emisor había cifrado aumentaría entre 1,5 y 2,5% en diciembre pasado, luego de recortar el rango de septiembre de 2016, que oscilaba de 1,75 a 2,75%.

Respecto del informe expuesto por el presidente del Banco Central, Mario Marcel, ante la Comisión de Hacienda del Senado, el doctor en Economía Rodrigo Saens expresó que “las proyecciones del IPoM para 2017 confirman, una vez más, el mal momento por el cual atraviesa hoy la economía chilena”.

Tras comentar que los incendios forestales y el paro de Minera Escondida empeoraron aún más la situación, subrayó que “del IPoM no se desprende ninguna señal que nos permita inferir que la situación económica vaya mejorar sustancialmente en lo que resta del año”.

Asimismo, el académico de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Talca proyectó que “en términos de actividad económica, tendremos un primer trimestre muy plano, incluso podría llegar a ser negativo. Ello, obviamente, repercutirá en la tasa de crecimiento anual con la cual cerrará 2017 y que, al igual que el año pasado, debería andar muy cerca del 1,5%”.

Al respecto, el economista Dr. Guillermo Riquelme opinó que la proyección 2017 del Banco Central “da cuenta de una actividad económica más contraída respecto de lo proyectado en el IPoM de diciembre 2016, y ajusta el rango hacia el valor más probable de crecimiento, que se situará en torno al 1,5%.

 

DESEMPEÑO 2018

El citado informe también precisa que para el 2018, la economía mostrará un desempeño mejor al del 2017, lo que permitirá que la brecha de actividad disminuya gradualmente a lo largo del próximo año, considerando que el Consejo del Banco Central de Chile sigue estimando que el crecimiento potencial de la economía está entre 2,5 y 3% y el tendencial en 3,2%.

El investigador del Centro de Estudios y Gestión Social (Ceges) de la Universidad Autónoma de Chile, sostuvo que el potencial de crecimiento de Chile ha bajado, fundamentalmente, por la caída de la inversión de un 0,8% el 2016, por tercer año consecutivo. “Esto no solo traerá consecuencias para este año sino también para el 2018, ya que la inversión requiere de un tiempo mayor a la reactivación del consumo”, recordó. 

Y añadió que el informe sostiene que el crecimiento real (efectivo) de la economía está todavía muy debajo de lo esperado, y seguirá así al menos dos años.

El docente subrayó que “estas son malas noticias para todos, ya que afectará la generación de nuevos empleos, debilitándose el mercado del trabajo, especialmente respecto a la calidad del empleo. De hecho, el mismo BCCH da cuenta de una caída del empleo asalariado el 2016 de 1,2% a nivel nacional. Paralelamente, se observa un alza de las ocupaciones por cuenta propia, lo que es una clara señal del debilitamiento del mercado del trabajo”, enfatizó.

 

INFLACIÓN

En cuanto a la inflación proyectada para este 2017, Rodrigo Saens mencionó que las expectativas de inflación del mercado siguen ancladas en un 3%. “El mercado le sigue creyendo a la meta inflacionaria que se autoimpone el Banco Central, lo que permite seguir aumentando el impulso monetario y, por tanto, bajando un poco más la tasa de política monetaria”.

En esta línea, el docente de la U. Talca precisó que, como la inflación se encuentra absolutamente controlada y, además las expectativas de inflación para los próximos 24 meses están alineadas con la meta inflacionaria del 3%, el Instituto Emisor “tiene aún espacio para introducir uno o dos recortes más de 25 puntos base (0,25%) cada uno, a lo largo del año. Por ello, al igual que el 2016, este será, muy probablemente, otro año con una política monetaria de dinero barato”, adelantó el doctor en Economía.

María Isabel Triviño

 

Volver