Viernes, 21 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
Expusieron sus preocupaciones a la Presidenta

La fruticultura hizo escuchar su voz en La Moneda

Un penal salvó a los del río Claro de una derrota contra Valdivia. El dueño de casa quedó en deuda y solo el ingreso de Miguel Ángel Orellana y Nino Rojas cambiaron una historia que perfectamente pudo haber terminado mal

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 14 de Noviembre 2016

No valen los nombres ni menos el precio de una plantilla. Así quedó ratificado ayer en el estadio Fiscal de Talca. El Rojinegro apenas terminó igualando (2-2) ante un modesto Valdivia, que perfectamente pudo haber abrochado tres puntos.
En la previa de aquel pleito, la balanza se inclinaba a favor de los de Talca e, incluso, a esas alturas pensar en una paridad se tomaba como un pésimo resultado, considerando que los sureños llegaban con tres derrotas de manera consecutiva.
Sin embargo, los de Víctor Rivero terminaron resignando dos enteros y, más encima, se estancan en la cuarta celdilla, con 20 unidades en 12 lances. Además, Rangers aún debe quedar libre por calendario.

 

VENTAJA
Los valdivianos luchan por escapar del fondo y el punto les viene como anillo al dedo, pero tuvieron la posibilidad de haber cerrado tres unidades. Los dueños de casa abrieron la cuenta a los 13 minutos de la primera fracción. Un tiro de esquina ejecutado por un bajísimo Nicolás Trecco fue conectado por el defensa central Bruno Romo.
Ahí parecía que el ‘Torreón’ se vendría abajo; no obstante, los de Germán Cavallieri consiguieron la paridad a través de Gustavo Lanaro (58’). Y un rato después (70’), el ex Coquimbo Unido se cuadró con la segunda estocada. Solo el tanto de Sergio Comba desde el punto de penal (83′) pudo dejar atrás una sorpresa que pudo ser mayúscula.

 

LA MANO
El fútbol es de momentos y hubo dos que aprovecharon su oportunidad. Se trata de Miguel Ángel Orellana y Nino Rojas, quienes ingresaron bien entrada la segunda fracción. Gracias a su buena labor, el Rojinegro tuvo un segundo aire para empatar. Precisamente, a Orellana le cometieron el penal y el oriundo de Talca marcó presencia en la zona caliente de Valdivia.
Los del río Claro salvaron un partido que prácticamente tenían perdido, contra un rival que hizo mejor las cosas. Víctor Rivero, quien lleva dos cotejos en el banco, tiene trabajo por hacer. Sin embargo, su equipo algo mostró luego del primer gol. Le gusta que sus jugadores jueguen al pie y que no se salten el mediocampo. Eso duró poco y la intención del técnico de que esa filosofía de juego se pueda mantener durante todo el cotejo y no a chispazos como se vio ayer tarde.

Iván González

Volver

Comentarios