Viernes, 19 de Octubre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos nubosos con lluvia debil
Ahora cuentan con agua caliente

La vida les sonríe a los niños de Lo Figueroa

Un proyecto, impulsado por la viña Palo Alto, instaló paneles solares que generan energía para el funcionamiento de bombas de calor, las cuales pondrán fin a las duchas de agua fría en la Escuela Santa Laura y reducirán a cero su gasto de energía eléctrica

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 10 de Marzo 2017

PENCAHUE.- Mejorar sustancialmente la calidad de vida de alumnos, profesores y trabajadores de la escuela Santa Laura del sector Lo Figueroa, y reducir a cero el gasto de este establecimiento por concepto de energía eléctrica. Esos fueron dos de los principales logros alcanzados por esa comunidad escolar, como consecuencia del proyecto de energía renovable impulsado por la viña Palo Alto, filial de Concha y Toro, que fue inaugurado ayer en esta comuna.

La iniciativa fue destacada por Luis Amigo, director de la escuela, que posee 197 alumnos de pre-kinder a octavo básico, el 20% de los cuales está relacionado directamente con trabajadores de Palo Alto, que posee viñedos en las comunas de San Javier, Cauquenes, San Clemente y Pencahue. “Muchos padres de estos niños son operadores o trabajan en las viñas”, contó el profesor. 

El docente de vasta trayectoria afirmó que la escuela “fue bendecida, ya que gracias a este proyecto se reduce a cero nuestro gasto en energía, lo que significará un ahorro para la municipalidad. Además, contamos con tres termos que entregarán agua caliente para las duchas de niños, niñas y personal del recinto”, subrayó.

Amigo recalcó que ello se ha traducido en “un cambio de vida, con energía limpia, sana y silenciosa, que se ha convertido en un sueño hecho realidad, ya que el proyecto solo ha traído beneficios a esta comunidad”.

 

PROGRESO PARA TODOS

Respecto de las motivaciones de la empresa para impulsar iniciativas en esta línea, Alfonso Larraín, presidente de Viña Concha y Toro, expresó que “nos mueve nuestra inquietud social, porque la compañía se preocupa de su gente, de las familias, y muchos de los niños que están estudiando aquí son hijos de trabajadores nuestros”.

Añadió que “mientras mejor estén los niños, mejor será su educación y su futuro. Pienso que todas estas son medidas de progreso, que queremos que alcancen a todos”, recalcó el timonel.

Larraín señaló que “más adelante, ellos podrían ser nuestros trabajadores o formar parte del equipo de profesionales de nuestra compañía, que es una gran exportadora y los vinos que se producen aquí son enviados al exterior”. 

Martín Cuthbert, subgerente de Marketing de Quinta de Maipo, grupo vitivinícola al cual pertenece viña Palo Alto, comentó que el proyecto desarrollado en la escuela Santa Laura está en línea con uno de los pilares fundamentales de esta empresa, que dice relación con la sustentabilidad, que abarca “desde los viñedos en los campos, los insumos que utilizan y acciones sociales como esta”.

El ejecutivo resaltó que, “además del agua caliente que tendrán los camarines de la escuela, esta iniciativa genera ahorro económico, y parte de la energía solar que será ocupada para la iluminación de la escuela, y todo a costo cero”.

APOYO UNÁNIME

Maicol Castillo, alumno de quinto básico, contó que “después de hacer gimnasia no nos bañábamos, porque solo había agua fría, y solo nos cambiábamos de polera”.

En tanto, Magdalena Barría, estudiante de séptimo, manifestó que “antes era muy incómodo no poder ducharnos después de la clase de educación física, porque nos sentíamos sucias”.

Una opinión similar es la que tiene Rosa Araya, apoderada y auxiliar de servicios menores del establecimiento. Relató que su hija, alumna de segundo básico, estaba muy entusiasmada y “hasta quería traer hoy (ayer) su traje de baño y una toalla, porque la profesora les había dicho que se podían duchar acá”.

La madre y asistente educacional de la escuela, Valeria Bustamante, expresó que su hijo está en cuarto y dijo que “acá son buenos para jugar a la pelota, transpiran y solo podían lavarse y cambiarse de polera. Ahora,  traerán sus útiles de aseo y se podrán bañar con agua caliente”, valoró.

María Isabel Triviño

 

Sistema

Carlos Fuentealba, ingeniero del proyecto ejecutado por la empresa de energía renovable Tesla, explicó que en la escuela constantemente se les cortaba el suministro de luz y tampoco tenían agua caliente. Entonces, viña Palo Alto les pidió una solución tecnológica.

“Propusimos un sistema de bombas de calor eléctricas, que acumulan 900 litros de agua y sirven para calentar el agua con electricidad. Pero, para que no subiera la cuenta de luz, planteamos la instalación de paneles solares ubicados en el techo que generan 5 Kilowatts. Esta potencia suministra toda la energía eléctrica que gastan estas bombas y el excedente se distribuye también en todos los consumos que tenga la escuela, lo que permite al recinto autoabastecerse en términos energéticos”, explicó.

 

Volver

Comentarios