Sábado, 22 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia moderada
Miguel Ángel Sánchez de ChileBío, indicó que no existe diferencia agrícola de trabajo

Maíz transgénico permitiría mejorar rentabilidad

La semilla es producida en Chile y exportada a mercados como Estados Unidos. El material no puede ser empleado en suelo nacional, pero se importan productos de este.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 22 de Enero 2018

En el escenario chileno de producción de maíz se desconoce el precio al cual será comercializado el producto en 2018.
Sin embargo, en Argentina se observa un leve incremento en el valor y en Estados Unidos este se mantiene estable, lo que podría ser de beneficio para los productores de Chile que han confesado sentir una amenaza en la mercancía extranjera, que al ser de menor valor de producción se interna a costes que representan pérdidas para ellos como sector.
Expertos sostienen que la importación es necesaria. La producción nacional solo atiende el 50% de la demanda doméstica (humana y animal), por lo cual ingresarlo de otro país permite atender dicho consumo.
No obstante, la limitante para el incremento de la producción es multifactorial. Al decaimiento en el interés por cultivarlo, motivado a sus bajos precios y alto costo, se suma que la nación solo cuenta con un millón de hectáreas arables para la actividad agrícola.
Debido a que estas son empleadas para la siembra de diversos productos, el suelo disponible es insuficiente a objeto de acrecentar la producción.
Al respecto, Miguel Ángel Sánchez, gerente ejecutivo de ChileBío, empresa de biotecnología de semillas agrícolas, acotó que se debe incrementar la producción en la misma cantidad de terreno aprovechable.
En este sentido, en el sector que representa figura como una herramienta útil que permitirá dicho aumento productivo.
En el maíz permitirá aumentar rendimientos, disminuir pérdidas y enfrentarse a condiciones climáticas adversas como la sequía, lo que se traduce en aumento de la producción local y requerimiento de menos importación.
Pero en Chile la utilización de esta tecnología para la producción de alimentos no se encuentra claramente definida en términos legales. Se descarga en un sub-reglamento que no existe, lo que impide que esta semilla, multiplicada nacionalmente para exportación, sea llevada al campo local. Esto a pesar de que parte del maíz internado que es de origen transgénico.
Es de destacar que entre los tipos de semilla de maíz transgénico disponibles, se encuentran los tolerantes a herbicidas y plaguicidas, con los que se controlan las malezas o los insectos y así se perfecciona la producción.
“Si se tiene un cultivo tolerante a herbicidas para control de maleza, no se requieren distintos tipos de este, sino uno tolerado por el cultivo. Así disminuye la cantidad aplicada al igual que la maquinaria asociada a la colocación del producto”, comentó.
Se dejan de emplear insumos y los costos asociados se acortan considerablemente.
Es de destacar que las semillas de maíz transgénico producidas en Chile se exportan a mercados como Estados Unidos.

MANEJO DE LA SEMILLA
Sobre el manejo de estas semillas, Sánchez indicó que no existen diferencias agrícolas en su siembra, por lo cual los productores tradicionales pueden abordar esta tecnología sin problemas.
“Muchos de los temores que existen no son reales, porque cuando se habla de transgénico se hace como si estos productos tuviesen un trato distinto. Son semillas que se comportan de la misma manera que las corrientes. No hay manejo especial, salvo que algún país por una razón especial quiera evitar que el polen de un cultivo viaje a otro campo. Ahí se toman medidas, pero son las mismas que los agricultores abordan en la actualidad, para evitar que sus siembras se crucen. No hay ningún trato distinto ni de seguridad”.
Al consultarle si al mejorar los niveles de producción se logran mejorar las condiciones de trabajo y de vida de los agricultores de maíz chileno, afectados por los bajos rendimientos y precio internacional, expresó que esta tecnología puede encarar diversas mejoras a los cultivos, con base en los objetivos planteados.
“Cuando uno habla de transgénico tiene que entender que no todos sirven para lo mismo (…) Podemos abordar el tema de los insectos plaga, maleza, rendimientos, adaptación a sequía, salinidad y otros. Pero cada uno de esos productos es distinto. Teniendo clara la tecnología se puede avanzar”, refirió.

COMPLICACIONES POSIBLES
Respecto a las posibles complicaciones de introducirlos en Chile, el gerente de ChileBio manifestó que el único riesgo sería que el país como economía exportadora lleve estos productos a un mercado internacional que no desee recibir transgénicos, como Europa.
No obstante, Chile no exporta maíz a esta región, por lo cual su introducción no representaría riesgo para las exportaciones.
“Distinto sería que usemos un transgénico en un producto que sí exportamos, como una fruta (…) Ahí habría que controlar el potencial riesgo en exportaciones”, refirió.
Cada producto se analiza por separado, por lo que no es idóneo hacer un juicio genérico sobre la tecnología, señaló.

Rosmir Sivira

Volver

Comentarios