Miércoles, 26 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Según estudio cualitativo

Niños y adolescentes trabajan para comprar bienes de consumo

La investigación, orientada a los menores que laboran en el sector agrícola, fue aplicada en el Maule, Bío Bío y Araucanía. Entre los resultados destacó que la motivación no es aportar a la economía familiar y que los padres prefieren que no abandonen los estudios

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 22 de Julio 2016

TALCA.- Un cambio en los fines a los cuales destinan los dineros obtenidos, constató el estudio cualitativo sobre trabajo infantil en niños, niñas y adolescente en el sector agrícola, aplicado en un total de seis comunas de las regiones del Maule, Bío Bío y Araucanía.

Marcelo Conde, seremi del Trabajo y Previsión Social, aclaró que “como se trata de un estudio cualitativo, no hay cifras de trabajo infantil”. De acuerdo a la Encuesta de Actividades de Niños, Niñas y Adolescentes (Eanna) 2012, cerca de 229 mil niños y niñas realizan trabajo infantil, lo que representa un 6,6% de los menores de 18 años del país.

Acotó que “el estudio arroja que la motivación está dada por la adquisición de bienes de consumo personales (zapatillas, celulares, etc) y no por una obligatoriedad o imposición de los padres para que trabajen como una forma de colaborar económicamente con la familia”.

El personero también manifestó que “los niños y familias privilegian los estudios, pese a que en cierto período los abandonan. Según las entrevistas, la motivación para que los jóvenes trabajaran pero se mantuvieran en el sistema escolar, es que los padres prefieren que sean más y surjan, para que no se queden en los campos”.

 

ANÁLISIS

Alejandra González, encargada del Observatorio contra el Trabajo Infantil del ministerio del ramo, destacó que este estudio cualitativo dio cuenta de “la modernización del sector agrícola, cómo las familias terminan siendo un tremendo aliado para la erradicación y sensibilización respecto del trabajo infantil, ya que juegan un rol fundamental”.

Añadió que esta investigación permitirá “fortalecer la estrategia, que la Presidenta Michelle Bachelet firmó en junio del año pasado, para la erradicación del trabajo infantil y adolescente protegido”,

La profesional resaltó que “en virtud del bajo porcentaje que tenemos a nivel de país, respecto del trabajo infantil, apostamos a poder entrar a las casas, comunidades educativas, poder escuchar sus historias o cómo ellos percibían este tema”.

En cuanto a la necesidad de un estudio que permita cuantificar este flagelo, señaló que “después de la estrategia, tenemos que evaluar cuánto es lo que se ha avanzado y cómo se ha trabajado este tema. Entonces, desde ahí, necesitamos hacer un estudio más cuantitativo y más representativo, porque las regiones lo están solicitando, pero esto debiese ser en dos o tres años más”.

Acotó que en este primer año, están “apuntando a ir a focos más específicos como el comercio en las regiones de Antofagasta, Valparaíso y Metropolitana, además de este sobre el sector agrícola,  y esperamos hacer otros estudios cualitativos en esta materia”. 

Consultada respecto de la posibilidad de realizar un estudio regional sobre este problema, la encargada del Observatorio de Trabajo Infantil dijo que ello no es posible por un tema de recursos. Además señaló desconocer que en julio del año pasado autoridades anunciaron un estudio regional sobre este problema, que sería llevado a cabo por el el Centro de Estudios sobre los Derechos de la Infancia y la Adolescencia (Cedia) de la Universidad de Talca,  que en noviembre se avisó que no se concretaría.

“Hay regiones que están haciendo investigaciones, de manera de buscar otras estrategias, porque el trabajo infantil es multifactorial, e identificar resultados sobre este tema puede motivar a otras instancias o instituciones a investigar respecto del tema”, sostuvo.

 

 Muestras

El estudio fue desarrollado entre noviembre 2015 y febrero de este año, con focus group y 146 entrevistas a niños, niñas y jóvenes, profesores, equipos directivos y familias.

Se trabajó en dos comunas por cada una de las tres regiones, seleccionadas de acuerdo a los quintiles más bajos. En el caso del Maule, las seleccionadas fueron San Javier y Colbún.

Volver

Comentarios