Viernes, 19 de Octubre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos nubosos con lluvia debil
Inflación 2016

No todo lo que brilla es oro

El economista Dr. Guillermo Riquelme expresó que el bajo 2,7% acumulado por el IPC el año pasado “se explica por una economía muy debilitada, que no crecerá más de un 1,6% el 2016, lo que evidencia un declive del mercado del trabajo y del consumo”

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 07 de Enero 2017

Talca.- Con una variación negativa de 0,2% en diciembre pasado, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) acumuló para este 2016 una inflación de 2,7%, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Al respecto, el economista Dr. Guillermo Riquelme comentó que este resultado está por debajo de lo proyectado a principios del año pasado, por autoridades de gobierno y agentes privados, que estimaban una inflación un poco superior al 3%. Incluso, a comienzos del 2016, el Banco Central de Chile proyectaba llegar a esa cifra en un plazo de dos años, lo que claramente se ha anticipado”.

Indicó que los precios a nivel general estén controlados y hayan convergido el 2016 a la meta del Instituto Emisor es, en general, una buena noticia, porque “el poder adquisitivo de nuestro dinero se mantiene fuerte y el costo del él (tasa de interés) no debería tampoco aumentar al no existir mayor presión inflacionaria”.

Y recalcó que “sin embargo, que la inflación sea baja a costa de un crecimiento económico paupérrimo, ya no es tan buena noticia”. Y precisó que el bajo IPC se explica por una economía muy debilitada, que no crecerá más de un 1,6% el 2016, lo que evidencia un declive del mercado del trabajo y del consumo, porque las personas no poseen un mayor ingreso o temen perder su trabajo y posponen sus decisiones de compra, lo que genera una baja demanda interna.

                                                                               

PONDERACIONES

El Investigador del Centro de Estudios y Gestión Social (Ceges) de la Universidad Autónoma de Chile mencionó que tampoco es una buena noticia que los bienes y servicios de primera necesidad sigan teniendo un alza anualizada muy importante.

Precisó que los productos que incidieron mayormente en el aumento de los precios son aquellos denominados No Transables, como la vivienda (4,6%), los servicios (4%) y la energía (2,9%), entre otros, que en conjunto tuvieron una inflación del 4%, muy por sobre la cifra general.

Recalcó que “este tipo de alzas golpean el poder adquisitivo de las familia de bajos ingresos, ya que son productos que no se puede dejar de consumir y forman parte importante de sus gastos. Ello es socialmente más significativo si se agrega que, aunque de forma moderada, los precios de los alimentos también subieron”.

En este contexto, el economista aclaró que el incremento en productos tan sensibles como la vivienda y la energía no necesariamente se traduce en un aumento de la inflación promedio. Según indicó, ésta se calcula de acuerdo a la distinta ponderación para los productos en la canasta del IPC, que da cuenta “de un comportamiento de consumo promedio que es levantado a través de la encuesta de presupuestos familiares del INE. Sin embargo, la mayoría de las veces las medias y/o promedios no representa la particularidad de cada familia”, opinó.

El docente de la U. Autónoma también consignó que las principales bajas en el 2016 fueron evidenciadas por productos más suntuarios (no de primera necesidad) como vestuario y calzado, además de comunicaciones, con una caída acumulada en el año de 2,6% y o,9%, respectivamente.

María Isabel Triviño

 

IPC subyacente

 

Junto con recordar que durante la primera parte del 2016 lo más preocupante había sido el IPC subyacente, que corresponde al IPC sin la variación por precios estacionales de frutas y verduras frescas o la volatilidad de los valores internacionales del petróleo y combustibles, el economista expresó que este indicador fue gradualmente bajando en el segundo trimestre, acumulando en el año un 2,9%, cifra muy similar a la del IPC general.

“Ello da cuenta que la inflación más estructural del país se ajustó a la baja, permitiendo al Banco Central alcanzar su meta de inflación antes de lo previsto y registrar el 2016 un resultado por debajo de la media del rango meta objetivo (2% a 4%)”.

Volver

Comentarios