Miércoles, 14 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Angel Gurría presentó el “Estudio Económico Chile 2018”,

OCDE alerta de baja productividad de Chile frente a otros países

Secretario general de la organización alertó que nuestro país continúa en el 50% del promedio.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 27 de Febrero 2018

SANTIAGO.- El secretario general de la OCDE, Angel Gurría, enfatizó ayer en Santiago que para Chile “es urgente” elevar la productividad, estancada en bajos niveles respecto de otros países de la organización.
“La productividad laboral continúa en un 50 % del promedio de la OCDE. De hecho, el crecimiento de la productividad ha tenido una tendencia a la baja en muchos sectores de la economía chilena, y el volumen de la inversión ha descendido durante cuatro años consecutivos”, alertó.
Gurría llegó a Santiago para presentar el “Estudio Económico Chile 2018”, que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) presentó hoy, y que alerta de que la baja productividad y la desigualdad merman la capacidad de Chile para acercarse a los niveles socioeconómicos promedio de la OCDE.


El organismo recomienda a Chile incrementar la productividad y diversificar las exportaciones para reactivar la economía, inmersa desde el 2014 en una etapa de desaceleración que, según el organismo, “parece estar llegando a su fin”.
El documento destaca que la productividad se ve frenada por la “elevadísima” proporción de trabajadores poco cualificados, la brecha en infraestructuras y los bajos niveles de inversión en innovación.
“La productividad y la desigualdad también se ven afectadas por el sistema educativo, cuyos resultados son débiles y desiguales, y reflejan en gran medida los antecedentes socioeconómicos de los alumnos”, señala la OCDE.


La baja productividad en Chile se debe también a la composición del mercado laboral, donde hay una presencia excesiva de contratos informales y temporales, según el informe.
En este contexto, Gurría sostuvo que otro de los grandes desafíos del país es la promoción de un crecimiento más incluyente, ya que pese a sus avances, “Chile sigue teniendo altos niveles de desigualdades”.


“De acuerdo con nuestras estimaciones, la brecha entre los ingresos del decil más alto y el más bajo en Chile es un 65 % mayor que el promedio de la OCDE. Esto ocurre en un contexto en el que un 30 % de los trabajadores están en la economía informal, y por consiguiente, en condiciones de mayor vulnerabilidad”, subrayó Gurría.
Aseguró que Chile, con 17,5 millones de habitantes, necesita también mejorar su competitividad internacional y diversificar sus exportaciones.
Recordó que entre 2009 y 2017 el volumen de las exportaciones chilenas creció a una tasa anual promedio de 1,1 %, muy por debajo de los promedio de la OCDE y de Latinoamérica (un 5,0 % y 4,2 % respectivamente), debido a que el 97 % de las exportaciones de bienes siguen siendo materias primas y productos manufacturados basados en recursos naturales
Para la OCDE, la dependencia en la minería limitó la diversificación de las exportaciones “tanto en productos, como empresas y destinos de exportación”, lo que provocó una “elevada vulnerabilidad ante posibles shock externos”.


El crecimiento se ha debilitado desde 2014 debido a una mayor debilidad del comercio mundial y al descenso de los precios del cobre, aunque esta fase está llegando a su fin.
Según el estudio, las reformas impulsadas por el Gobierno en el ámbito educativo y laboral, la implementación de una Agenda de Productividad, las medidas para incrementar la eficiencia del mercado eléctrico y la sostenibilidad del sistema de pensiones, apuntan en la dirección correcta.
“Sin embargo, se necesitan reformas estructurales adicionales para conseguir mayor inversión privada y un mayor crecimiento inclusivo”, apunta la OCDE, un bloque de 35 países al que Chile se incorporó en 2010.


Según la entidad, los sólidos fundamentos económicos, la mejora de las perspectivas del comercio internacional y las exportaciones, y una política fiscal y monetaria expansivas, están ayudando a conseguir una “gradual recuperación”.
Después de crecer un 1,7 % en 2017, se prevé que el PIB de Chile se expanda casi un 3 % en 2018 y 2019, señala el informe, que espera un aumento de la demanda interna y de la inversión empresarial.
En esta línea, Gurría sostuvo, además, que Chile ha logrado manejar la crisis con más éxito que la mayoría de los países de América Latina, gracias a una política macroeconómica responsable y consistente.


La credibilidad de la meta de inflación y la aplicación de una política monetaria adecuada han sido claves, al tiempo que el rigor fiscal ha permitido una consolidación progresiva que ha respaldado la demanda interna, remarcó la máxima autoridad de la OCDE, que en Santiago se reunió también con el vicepresidente de la República, Mario Fernández y con el canciller Heraldo Muñoz. EFE

Volver

Comentarios