Viernes, 24 de Mayo de 2019
Medida genera dudas entre los clientes

Recambio de medidores llegará a la región en los próximos seis años

El carácter obligatorio del decreto, el costo de la renovación del aparato y el temor a un alza en la cuenta de la luz, son algunas de las interrogantes que rondan a los maulinos.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 07 de Marzo 2019

TALCA.– Una cifra cercana a los 460 mil medidores de luz serán substituidos en la Región del Maule por otros de carácter “inteligente” en los próximos seis años. Dicha renovación –que comenzará en Santiago y, paulatinamente, se extenderá a todo el país- ha sido calificada como una revolución en la calidad del servicio, a pesar de la polémica, cuyas críticas apuntan a la obligatoriedad del cambio, el costo del equipo que asumirá el cliente y los mitos respecto a que los nuevos instrumentos de medición provocarán un alza en las cuentas de la luz.
“Este medidor inteligente significa en la cuenta que pagamos todos los meses un monto de 700 pesos, lo que representa 200 pesos más si tenemos en cuenta que antes se pagaban 500 pesos”, explicó Anita Prizant, seremi de Energía. Sin embargo, las circunstancias actuales no son tal como las señaló en su momento Vicente Marinkovic, otrora seremi de Energía, al momento en que se impulsó esta iniciativa.
“Su diseño original disponía que la empresa entregara este servicio como uno más y cobraba por ello, cosa que en la actualidad es distinta, porque tienes dos alternativas: o te compras un medidor y lo instalas o arriendas un medidor a la compañía. La gran mayoría de los chilenos tiene un medidor propio, por lo que no pagan arriendo”, comentó el propio Marinkovic.
En esta línea, Rodrigo Castillo, presidente ejecutivo de Empresas Eléctricas A.G., aseguró que la ley establece que una vez que la empresa cambie el medidor, todos pasan a ser propiedad de la compañía eléctrica, por lo tanto, las responsabilidades respecto a su funcionamiento son responsabilidad de la entidad privada y no del usuario.
“Las empresas son las responsables de las áreas concesionadas para ejecutar los cambios y, para ello, tienen hasta el 2025 para ejecutar esta iniciativa, lo cual evitará en buena medida los más de dos mil 600 reclamos que se presentaron durante el 2018, otorgando un mayor control al usuario de la energía que consume”, expuso Prizant.
Marinkovic sostuvo que el proyecto que ellos impulsaron fue modificado de alguna forma “porque va en contra de la Constitución generar un cambio de un artículo que está funcionando por uno nuevo. Eso afecta el derecho de propiedad, porque nadie puede entrar en tu casa y cambiarte un medidor por algún decreto. Sería interesante que las autoridades vigentes aclararan quien y cuando se hicieron estas modificaciones a dicho proyecto”.
En todo caso, igualmente confirmó que el pago de este arriendo representaría un aumento aproximado de un 1%, asegurando que el precio máximo de estos dispositivos de medición es fijado por el Estado, por lo que la empresa no tendrá ningún incentivo en encarecer el costo de la inversión.
En conocimiento de lo inminente que debe ser este cambio, Marinkovic insistió que más allá de decretar la obligatoriedad del cambio, el Ministerio de Energía debiera enfocarse en divulgar los beneficios que la implementación de estos instrumentos de medición tendría consigo, provocando la masividad de un cambio voluntario en los medidores.
Por su parte, Prizant puntualizó que la renovación de estos contadores eléctricos no se sustentará en un cambio estético, sino que el recambio de los medidores en los inmuebles domiciliarios, industrial o comercial, permitirá medir, monitorear y controlar de forma remota la calidad del servicio eléctrico, dando mayor certeza respecto a los consumos ejercidos por el cliente.
Castillo aseveró que muchos de los mitos que rondan por las redes sociales con respecto a los nuevos dispositivos son falsos, aclarando que estos medidores inteligentes registraban hasta los pequeños consumos, como la carga del celular o el estado de “stand bye” de la televisión.

Michel Hechavarria

Volver