Jueves, 20 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos cubiertos con lluvia debil
Ante las pocas precipitaciones

Saltan las alarmas ante las consecuencias que pudiera tener en la agricultura

Varios cultivos ya están experimentando dichas secuelas, mientras que se ve con incertidumbre los efectos a largo plazo que puede tener esta escasez de lluvias en la región.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 26 de Mayo 2018

TALCA.- Transcurre otoño y no son pocos los huasos maulinos que levantan la mirada al cielo, implorando que lleguen las lluvias que volverían más fértil sus cosechas, sin embargo, las escasas precipitaciones desatan las alarmas de más de uno pensando en las consecuencias que esto pudiera traer al principal motor impulsor de la economía en la región.
Y es que la falta de precipitaciones pudiera afectar a cultivos como el trigo, según las declaraciones de Fernando Medina, presidente de la Agrícola Central de Talca, quien afirmó que la escases de lluvias retrasa esta cosecha “y en los casos que llegaron a sembrar, están en estos momentos con problemas para nacimiento de la semilla y del establecimiento de la siembra”, aseguró el directivo aludiendo al retraso en la siembra por la falta de humedad en los suelos.


En tal sentido Roberto Jara, vicepresidente de la Asociación de Economistas Agrarios de Chile, aseguró que en el caso del trigo también pudieran influir de forma negativa las lluvias tardías, las cuales afectan a todo este cultivo, al experimentar un efecto que corta el ciclo de producción y de crecimiento lo que tendrá como resultado un menor rendimiento.
Y es que la agricultura de secano en la región responde en su gran mayoría a este cultivo, según Fernando Medina al afirmar que esta “ya está con mucho retraso en el caso del trigo”, mientras que por su parte Roberto Jara realiza una alerta a otros cereales como el arroz.
Jara asegura que la primera consecuencia es la reducción de la superficie cultivable, hecho que ya lo experimentó este cultivo, sufriendo la reducción de un 30 por ciento de sus áreas cultivables durante el pasado año por este mismo motivo.


El también profesor de la Universidad de Talca resaltó que, en el caso del arroz, es un cultivo que es altamente demandante de agua, a lo que se suma que estas superficies no pueden ser utilizadas para plantar otras plantaciones, eliminando la posibilidad en el corto plazo de cambiarse de cultivo al asegurar que “los suelos arroceros son aquellos que son capaces de retener agua, así que solo servirían para la producción de arroz”.
El maíz, es otra de las cosechas que se pudieran verse afectadas de persistir este déficit de agua, el cual ya registra antecedentes que agravan su situación a entender de Roberto Jara, quien afirmó que “es otro de los cultivos altamente demandantes de agua y los productores están en el límite de su rentabilidad por cuestiones de mercado, exigiéndole al cultivo un rendimiento muy alto, para la cosecha para que sea rentable”.

 

PROLONGACIÓN
Sin embargo, a la dirección de la Asociación Agrícola Central de Talca le preocupa más si esta escasez en las precipitaciones se mantiene, pues afectaría a las siembras de primavera y verano, afirmando que en la actualidad “estamos hablando de un déficit del 80 por ciento en algunas partes de la región. Si se mantiene este déficit de aquí hasta finales de invierno, las consecuencias para la agricultura serán catastróficas”.
En esta misma cuerda, Roberto Jara opinó que las lluvias tardías en primavera afectarían a los cultivos retrasando las siembras, lo que acortaría los ciclos de producción y bajaría el rendimiento de las cosechas, a lo que se suma la reducción de la superficie cultivada.
En tanto, Fernando Medina reflexiona al comentar que “vamos a tener una situación muy compleja si esto se mantiene, porque disminuirán significativamente las reservas de agua de riego para la próxima temporada”.
Por su parte Jara analiza que desde lo productivo ya ha percibido “una baja en el rendimiento, y eso obviamente es un menor ingreso para los productores, y eso siempre va a afectar la economía de la región”.


El economista advierte que se evidenciaría “el impacto negativo para los productores en sus ingresos, pero también los consumidores. Si esta disminución no se suple con importaciones podría experimentarse un alza en algunos precios de productos que depende de estas cosechas”.

Michel Hechavarria

Volver

Comentarios