Miércoles, 26 de Junio de 2019
Según Informe Socioeconómico del Maule

Se acentúa la precarización del trabajo para los profesionales en la región

El estudio desarrollado por el Centro de Estudios y Gestión Social (Ceges) de la Universidad Autónoma de Chile, señala que se acrecientan los bajos salarios para los profesionales en el mercado laboral maulino, lo cual está teniendo como resultado el éxodo hacia otras partes del país.

Periodista: Michel Hechavarria - Fecha de Edición: 13 de Junio 2019

La precarización acentuada en el trabajo de los profesionales en la región fue expuesta mediante los resultados Informe Socioeconómico del Maule (Isoma) 2019, estudio desarrollado por el Centro de Estudios y Gestión Social (Ceges) de la Universidad Autónoma de Chile.


Guillermo Riquelme, investigador del Ceges, comentó que muchos profesionales están obteniendo remuneraciones bajo los 500 mil pesos, y en algunos casos en torno al salario mínimo, lo que da cuenta del rezago respecto a las competencias de éstos o el requerimiento de las empresas en este sentido.


El académico sostuvo que es necesario establecer una coherencia en la relación entre el mercado laboral, las instituciones formativas y el Gobierno, “donde las políticas públicas también tienen que orientar esto, puesto que la información que se tiene con respecto al futuro de las profesiones, parece ser que no está muy aterrizada a la realidad del mercado laboral”, denunció.


Como parte de las consecuencias de esta precarización, Riquelme lamentó el éxodo de profesionales formados en esta región hacia otras localidades del país, donde sus expectativas de renta serán muy superiores a la realidad que les ofrece su propia región.


“Esa fuga de profesionales de alguna forma da cuenta que nuestra región no es capaz de cobijar con trabajos que estén a la altura de estos profesionales. Seguimos teniendo un nivel flotante de población estudiantil muy alto, un nivel muy alto de ocupados que es mano de obra no calificada y un grupo de profesionales con un nivel de remuneración muy bajo”, especificó.

 

ECONOMIA A LA BAJA
Otro elemento que destacó dentro de los resultados otorgados dentro de este Isoma es la disminución significativa del volumen exportador de la región en este año, mostrando el mayor retroceso en este sentido el sector agrícola.


A esto se suma una representativa contracción dentro del sector inmobiliario, lo que, junto a un comercio mucho más ralentizado -mostrando una tasa de crecimiento más baja- provocará un significativo decrecimiento económico.


Es por ello que el también académico de la Universidad Autónoma vaticinó una depreciación en las mediciones del Indicador de Actividad Económica Regional (Inacer), el cual para este año podría estar en torno a cero, “incluso si nos ponemos un poco pesimistas, podría llegar a ser negativo la medición del comportamiento económico”, indicó.


Riquelme señaló que esta incertidumbre en la economía regional traspasa sus temores a la población, por lo que las personas actuarán de forma más aprensivas y conservadoras, realizando menos gastos, teniendo como resultado una disminución en el consumo, lo que afectará a las empresas, las cuales experimentarán una baja en sus ventas.


“Antes los ciclos económicos duraban dos o tres años de expansión y un tiempo similar en su contracción. Hoy en día parece que todos los años tenemos que ver qué es lo que sucederá. Y eso afecta al consumidor por el riesgo de estabilidad, pero también al productor, quien bajo estas condiciones también se atreve a invertir menos y está más preocupado por lo que puede venir en el futuro”, manifestó.

Volver