Miércoles, 21 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos

Según expertos la productividad no está ligada a las horas trabajadas

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 23 de Marzo 2018

TALCA.- Desde marzo de 2017 ingresó a la Cámara Baja, un proyecto de ley que pretende modificar el Código del Trabajo para reducir la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales. La iniciativa, planteada por la diputada Camila Vallejo (PC), fue declarada admisible y quedó habilitada para ser debatida en el Congreso Nacional. Múltiples personalidades se han pronunciado a favor y en contra de la medida.
Expertos en el área de salud laboral aseguran que este tipo de temas siempre es abordado desde el punto de vista económico, sin embargo destacan que la productividad en el trabajo no está ligada directamente al número de horas trabajadas, sino que además debe añadírsele otros factores como las condiciones laborales, sueldo, bonificaciones y calidad de vida familiar.

TENDENCIA
Para Héctor Vargas, psicólogo laboral y académico de la Universidad de Talca, hay efectos contradictorios en la calidad de vida de las personas y en la productividad en el trabajo en cuanto a la disminución del horario laboral, aunque destaca que no es garantía del incremento del rendimiento del trabajador, debido a que aumentan los niveles de estrés y los objetivos a alcanzar.
“Hay una tendencia mundial a mejorar la calidad de vida de los trabajadores permitiéndoles disponer de más tiempo para fomentar el equilibro entre trabajo y familia. En países como Holanda las personas trabajan 36 horas, cuatro días a la semana y los resultados apuntan a que los trabajadores gozan de mejor calidad de vida, pero además que durante su tiempo laboral se aboquen más al cumplimiento de las tareas y se concentren en aumentar la concentración en la pega”, detalla.

CAMBIOS MÁS INCENTIVOS
Por su parte, Carolina Reynaldos, experta en salud laboral de la Universidad Católica del Maule, sostiene que en Chile se ha demostrado que se trabaja un exceso de horas, pero no se produce tanto. “Ante la alta cantidad de tiempo disponible, los trabajadores aprovechan por ratos para comunicarse con familiares, revisar redes sociales, perdiendo el enfoque de la productividad. En otros sitios con un control persecutorio se desestimula la superación al logro”.
Aunque es compatible con la medida de reducir los márgenes de tiempos laborales, advierte y concuerda en que no garantiza a las empresas aumentar los niveles de productividad, para ello, señala, debe trabajarse mancomunadamente con el empleado en la elaboración de los planes de productividad y sistemas de control, para que este se sienta más motivado. “Deben plantearse metas diarias, semanales y mensuales, así como equipos de trabajo a quienes se les asignen objetivos definidos y crear incentivos que les permitan cumplir en el tiempo esperado”.
Vargas expone que la reforma de 48 a 45 horas semanales de trabajo aplicadas en 2005, arrojó en primera resultados positivos en cuanto al mejoramiento de los niveles de productividad. “Otro ejemplo comparativo son los países de la OCDE, los países más ricos emplean menos horas de trabajo y han elevado sus niveles de productividad”.

Volver

Comentarios