Sábado, 22 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia moderada
La víctima tuvo su hijo el año 2016

15 años de cárcel para hombre que violó y dejó embarazada a hijastra

El imputado confesó su participación en los hechos, pero advirtió que habían sido relaciones consentidas. Sin embargo, la afectada –de apenas 11 años- relató que el acusado le decía que no le iban a creer si lo denunciaba a su madre.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 30 de Junio 2018

LINARES/TALCA.- Desde el 12 de agosto de 2017 que un imputado de 42 años -de oficio operador de maquinaria pesada y domiciliado en San Javier- se encuentra en prisión preventiva, en la cárcel de Linares, tiempo que será ahora descontado de una condena de 15 años y un día de cárcel decretada por el Tribunal de Juicio Oral de esta última ciudad.
Ello luego que el detenido fuera acusado por el grave delito de violación reiterada de una menor de edad y llevado a juicio por el fiscal jefe de San Javier, Oscar Salgado, en compañía del abogado, Gastón Pérez, en calidad de querellante. Ambos tuvieron como contraparte a la abogada, Claudia Landeros, de la Defensoría Penal Pública.
El caso tuvo características especiales, porque el imputado había reconocido legalmente a la víctima el año 2013, luego de contraer matrimonio con la madre de la menor –nacida el 2004- en 1998. Las agresiones sexuales ocurrieron entre el 2015 y 2016, producto de lo cual, la menor resultó embarazada y tuvo un hijo en octubre de éste último año.

FISCAL SALGADO
Al respecto, el fiscal Salgado comentó que se trató de una investigación muy poco frecuente, precisando que “en algunas ocasiones podemos escuchar de agresiones sexuales con resultado parecido, pero de parte de parientes lejanos de las víctimas. Nunca del padre. Se trata de un caso muy inusual en los últimos años”.
“Este delito ocurrió en San Javier y fue recién develado una vez que la menor tuvo un control médico prenatal. Fue a partir de allí cuando se logra establecer los hechos, una vez que la menor fue interrogada para saber la identidad del padre de su hijo. Allí ella revela que era agredida sexualmente desde hace siete años”, indicó.
Salgado agregó que “pese a las primeras negativas, se confirmó que el padre del bebé era el marido de la madre de la niña. Y, además, que este sujeto tenía a la menor bajo amenazas para que no lo denunciara. La fiscalía investigó los hechos por largo tiempo, confirmando incluso con examen de ADN la paternidad del imputado”.

SANCIÓN
EJEMPLARIZADORA
En cuanto a la magnitud de la condena decretada por los jueces del Tribunal Oral de Linares, el fiscal Salgado calificó la sanción como “ejemplarizadora”, añadiendo que “el imputado no sólo tiene el repudio social y familiar de la niña y su entorno, sino también, un reproche penal que deberá cumplir de manera efectiva”.
“Hay muchas causas por las cuales los menores de edad finalmente logran dar a conocer que han sufrido hechos de connotación sexual, aunque haya pasado mucho tiempo. En este caso, la menor no quería ver sufrir a su madre, que estaba enamorada del imputado. Además, este sujeto abusaba del temor e inseguridad de la niña”, sostuvo.
El fiscal destacó que “hay que recordar que este sujeto primero fue conviviente de la madre de la víctima y, luego, pasó a ser su legítimo marido. Entonces, claramente, aquí hay situaciones sociales que el tribunal oral también tuvo a la vista. Además, este sujeto sacaba a la niña de su hogar y la agredía sexualmente”.

“LO VE COMO
UN HERMANO”
En la sentencia, los jueces consideran como elemento relevante la confesión del imputado, quien declaró voluntariamente ante el tribunal. Así se le reconocieron las circunstancias atenuantes de irreprochable conducta anterior y colaboración con la investigación, pero en contraparte, se tuvo en cuenta que el delito tuvo carácter de reiterado.
“Ha quedado acreditado que el daño infringido a la niña es irreparable, por cuanto se ha visto enfrentada a hechos dramáticos que no solo le produjeron agresiones sexuales, sino que fruto de ello ha quedado embarazada, siendo madre a los 12 años, de un niño respecto del cual ve como hermano”, indica la sentencia.
Pero no es lo único, ya que los jueces también considerando que estos hechos provocaron “un quiebre definitivo del núcleo familiar de la menor, viviendo actualmente al cuidado de terceros, considerando este tribunal relevante el mal producido por el delito, que no tiene reparación, debiendo la ofendida vivir su vida con ese dolor”.

Hernán Espinoza

Volver

Comentarios