Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Rotunda sentencia se anunció ayer en el Tribunal Oral de Talca

37 años de cárcel suman condenados por dejar parapléjica a víctima de un asalto

Los hechos ocurrieron el 2014 y afectaron a un ingeniero informático que recibió un balazo por la espalda, luego de encarar a dos delincuentes que estaban desvalijando la casa de su cuñado y que amenazaban de muerte a su madre

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 13 de Diciembre 2017

TALCA.- Condenas separadas que suman 37 años de cárcel recibieron ayer los tres imputados que fueron declarados culpables como autores de un grave delito de robo con violencia calificado, hecho ocurrido el 11 de julio del año 2014 en un domicilio ubicado en un condominio, en la ruta que une a Talca con Pencahue.
La víctima principal fue un joven ingeniero informático, de nombre Cristian Dimarco, quien acudió a dicha casa -donde vive su hermana con su esposo- para dejar a su madre, justamente para cuidar la propiedad, debido a que ese año se registraron sucesivos casos de robos a inmuebles de sectores acomodados de la capital regional.
Todos estos delitos, tenían en común que los antisociales andaban en un automóvil de color blanco y un mismo modo delictual, esto es, sujetos que portaban armas de fuego, amenazaban a los moradores y se llevaban dinero o especies de valor. Si no había residentes, entonces sustraían todo lo que tuviera valor y pudiera ser vendido.

 

TESTIMONIO CLAVE
Así se desprende del relato de la propia víctima, quien era funcionario judicial, pero tuvo que jubilarse como consecuencia del grave delito. Ello por cuanto luego de dejar a su madre en la casa, Cristian Dimarco entró a la vivienda al observar movimientos extraños, llegando hasta el dormitorio matrimonial.
Allí descubrió que su madre era amenazada por un delincuente y comenzó a forcejear con el sujeto. En algún momento, logró lanzar al suelo al antisocial, permitiendo que su madre saliera de la habitación, cuando de pronto, sintió un disparo por la espalda y cayó al suelo. La lesión le provocó una paraplejia para el resto de su vida, con graves consecuencias familiares y personales.
La fiscal de Talca, Gabriela Vargas, junto a dos brigadas especializadas de la PDI, lograron finalmente identificar a los autores del grave delito. De esta forma se detuvo a los responsables materiales del robo y baleo a la víctima, así como a una mujer que era conviviente de uno de ellos, y que fue sindicada como encubridora. Los primeros dos cumplen, a la fecha, condenas de 10 años de cárcel por un delito similar en Rancagua, en la Región de O\'Higgins.


reacciones
Luego de una semana de audiencias de juicio, la primera sala del Tribunal Oral de Talca dictaminó veredicto culpable para los tres acusados, y ayer realizó la lectura de sentencia. De los tres imputados, uno de ellos recibió dos sanciones: 16 años de presidio mayor en su grado máximo, por el robo calificado; además de otros 5 años y 1 día de presidio mayor en grado mínimo, por el robo a otra casa en Talca, ocurrido un día después del primer delito.
El segundo condenado como autor material del asalto y baleo, recibió la sanción única de 15 años de presidio mayor en su grado máximo. En tanto, la mujer condenada como encubridora, recibió 541 días de presidio menor en su grado medio, sanción que cumplirá bajo remisión condicional con supervisión de Gendarmería.


Al respecto, la fiscal Vargas destacó el trabajo investigativo desplegado por la PDI, que permitió aclarar los hechos y llevar a los imputados a la justicia. También subrayó la valentía de las víctimas -especialmente de Cristian Dimarco- para declarar ante los jueces, siempre bajo medidas de seguridad para evitar que sean objeto de represalias.
Por su parte, el abogado Rodrigo Chávez, de la Defensoría Penal Pública y defensor de los dos autores materiales, anunció que presentará un recurso de nulidad. Ello, por cuanto sostuvo que sus representados son inocentes de la acusación de la fiscalía, agregando que no existe prueba directa que incrimine a sus representados.
Un dato anexo es que desde el principio del juicio, y tal como se reiteró ayer, el tribunal prohibió tomar imágenes de los rostros de los condenados y publicar sus identidades.

Hernán Espinoza

Volver

Comentarios