Miércoles, 17 de Julio de 2019
Siniestro afectó 16 locales comerciales en dicha comuna

A la cárcel imputado que provocó incendio en pleno centro comercial de San Javier

Juzgado de Garantía, a petición de la fiscalía, determinó que existe peligro de fuga, por cuanto el sujeto –de nacionalidad peruana- trató de escapar hacia Santiago luego de causar el siniestro.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 09 de Marzo 2019

SAN JAVIER.- “Sí, estoy arrepentido, por toda mi vida. Fue una negligencia, nada más. Espero que Dios me perdone por todos los afectados. Les pido disculpas”. Con estas palabras, Carlos Alexander Esquivel Chico, de 33 años y de nacionalidad peruana, abandonó ayer la Quinta Comisaría de Carabineros de San Javier.
Bajo custodia policial, el imputado fue trasladado hasta el Juzgado de Garantía de esta misma comuna, con la finalidad de ser objeto de control de detención y formalización de la investigación. Allí el fiscal adjunto de San Javier, Oscar Salgado, presentó cargos criminales por incendio intencional bajo la figura penal de “dolo eventual”.
Para ello, un antecedente de relevancia fue una diligencia realizada ayer, a las 08.00 horas. En el sitio del suceso, específicamente, en el destruido local de la multitienda “Mily”, el fiscal convocó a peritos del Laboratorio de Criminalística de Carabineros (Labocar) de Talca y al propio imputado, quien accedió de manera voluntaria.

 

UN MILLÓN DE DÓLARES
En compañía de expertos policiales y del persecutor penal, el imputado confirmó su responsabilidad y fijó el punto de origen, además de las circunstancias en que comenzó el fuego que, en cuestión de horas, destruyó la multitienda “Mily” y terminó afectando a otros 15 locales comerciales, en las calles Arturo Prat y Esmeralda.


La fiscalía reveló que, en el caso de la multitienda, las pérdidas fueron avaluadas en un millón de dólares, ya que sus bodegas estaban repletas de prendas de vestir y artículos para la temporada de invierno. A ello se sumaron los millonarios daños en otros tres locales que también fueron totalmente destruidos por el fuego.
Con estos antecedentes, el fiscal Salgado explicó en audiencia judicial los detalles respecto a cómo se inició el siniestro. Confirmando versiones extraoficiales, explicó que el imputado trabajaba en la remodelación de un hotel que ocupa el tercer piso de la esquina de Arturo Prat y Esmeralda, en calidad de jornalero.

 

FOTOGRAFÍAS
En estas circunstancias, el detenido tuvo acceso a cables eléctricos que se estaban dando por desuso. Y para vender el cobre, tuvo la idea de quemarlos a fin de deshacerse del plástico que protege el cable. Pero lo más grave es que para ello, escogió prender fuego en un rincón de la techumbre de la bodega de la multitienda.


Esto por cuanto, desde el tercer piso del hotel accedió con facilidad a la techumbre del local comercial. Allí, mientras prendía el fuego, esta persona fue fotografiada por trabajadores de la multitienda, imágenes que ayer fueron exhibidas por la fiscalía al juez (s), Cristian Albarrán, así como al abogado defensor del imputado.
El detenido relató que, mientras se quemaba el plástico del cable, optó por retirarse del lugar por cerca de una hora, esto es, cerca de las 11 de la mañana del jueves. Pero cuando intentó volver, no pudo subir al hotel, porque el incendio ya estaba desatado en la bodega de la multitienda y las llamas alcanzaban gran altura.

 

“NO FUE ACCIDENTE”
El fiscal precisó que, tras volver a su hogar, el imputado afirmó que tuvo miedo de las consecuencias de su acto y, de inmediato, se cambió de ropa y se fue a la carretera, donde tomó el primer bus que pasaba hacia Santiago. El vehículo de pasajeros fue obligado a detenerse en Pelequén, en una Tenencia de Carreteras de Carabineros.
Allí la policía uniformada detuvo al imputado, quien simulaba ser un inocente pasajero. “Él se representó o no podía menos que representarse que la acción que protagonizó -que era provocar una fogata para quemar cables eléctricos y desprender el plástico- podría causar un incendio, como finalmente ocurrió”, dijo Salgado.
“El tribunal acogió todos los argumentos del Ministerio Público, entendiendo que, en primer lugar, que se da la figura del incendio intencional; que el imputado es el autor de un delito y no de un accidente; y que el detenido no tenga arraigo, que se dio a la fuga y que la sanción podría llegar a presidio perpetuo”, añadió.

 

CÁRCEL DE LINARES
Consultado si existen testigos que hayan visto al imputado prendiendo fuego, el fiscal destacó que personal de Carabineros ubicó a dos personas que constaban esta situación. “Uno de ellos es un trabajador que se desempeñaba junto al imputado; y otro es un empleado de la multitienda que incluso tomó una fotografía”, sostuvo.
Salgado añadió que “el testigo le exigió al imputado que apagara la fogata, pero el incendio ya estaba descontrolado. Además, el imputado declaró y manifestó que él habría causado el siniestro y confirmó que el punto de inicio es el mismo que precisaron los otros testigos, lo cual permitió formalizar esta investigación.
El juez () del Juzgado de Garantía, decretó el ingreso del imputado a la cárcel de Linares, como medida de protección, y también limitó en 60 días el plazo de cierre de la investigación. El fiscal Salgado precisó que “las víctimas están siendo empadronadas y señalaron los daños. Por ahora no existen querellas, pero no las descartamos”.

 

HABLA LA DEFENSA
Por su parte, el abogado, Alfredo Grandón, de la Defensoría Penal Pública de San Javier y quien representó al imputado, sostuvo que “esto va a ser un tema de discusión jurídica. Como lo señalé en audiencia, no existe el cuasidelito de incendio, salvo en la ley de bosques. Y lo que se va a discutir es justamente ese punto”.
“Esto es, si estamos ante un delito de incendio con dolo eventual, aunque nosotros señalamos que se requiere dolo directo; ante una falta penal o ante una situación atípica que no es delito. Ello se va a resolver en juicio oral en Linares, calculo que en unos tres meses y medio más. La discusión allí será de fondo y no de forma”, añadió.
El defensor no descartó que “se negocie o se acuerde un juicio abreviado, con condena rebajada. No es un hecho menor que el imputado no tiene antecedentes penales y que declaró de manera consciente ante la policía, señalando cuál era la conducta que hizo arriba de un techo, en el lugar donde ocurrió el incendio”.

 

Hernán Espinoza

Volver